Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 02
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    LAS 4 RAZONES

    LAS 4 RAZONES

    Ya sé que me estoy poniendo muy pesado con el tema de los refugiados. Lo Admito y lo permito. Ojalá y no me abandone esta angustia, pues empezaría a dejar de ser humano con todo lo (bueno y malo) que eso lleva consigo… La gente que me envía sus comentarios y con los que hablo en cenáculos improvisados y callejeros – deberían organizarse charlas de divulgación, o, por lo menos, de concienciación – me mantienen sensible al problema, gracias especialmente a los que opinan en contra. Pero ya no es solo sensibilidad humanitaria, son también razones de orden práctico… Gracias al Dios de todos, llámese como Éste se llame, no soy yo solo el que así opina…

                    La primera y principal razón, por supuesto, es de orden moral. Europa está tirando a la basura su razón de ser más importante: su humanística. Son centenares de miles de personas que huyen de su país perseguidos por una muerte segura y nosotros los empujamos a una muerte probable. Son decenas de miles de niños que mueren, desaparecen sin dejar rastro, los condenamos al sufrimiento y les negamos su futuro. No es un genocidio practicado pero sí es un genocidio permitido. Eso puede pasar en cualquier satrapía del mundo, pero no en Europa..

                    La segunda razón es eminentemente legal. Se está violando de forma sangrante la Declaración de Derechos Humanos de 1.948, la Convención de Refugiados de 1.951, y la Convención Europea de Derechos Humanos de 1.953… Y eso, como poco. Aparte de una más que dudosa legalidad al acordar, bajo pago, el servicio de contención y depuración de los refugiados, con un país de escasa ética humana, democrática y política…

                    …Como política es la tercera razón. El Estado Islámico está encantado con el regalo que le estamos haciendo. Esos jóvenes y niños que rechazamos y maltratamos serán los fanáticos soldados con que el EI alimentará su odio. Los habremos adoctrinado nosotros en el resentimiento y la venganza, no ellos. Los terroristas tan solo tendrán que decirles que eso de la igualdad, la libertad y la fraternidad de Europa es una retórica falsa y embustera. Se lo estamos demostrando con toda frialdad. Y en lugar de hacer lo contrario y enfrentarlos a los del Isis, los estamos convirtiendo en su munición.

                    La cuarta razón es puramente económica. Lo están diciendo desde Thomas Pickey hasta Jens Weidmann, pasando por Guillermo de la Dehesa y los principales economistas europeos y mundiales: necesitamos a los refugiados para nuestra supervivencia futura, pues serán ellos los que paguen nuestras pensiones. Europa envejece a marchas forzadas y el sistema comercial y productivo se resentirá más pronto que tarde de la baja natalidad del continente. Hay muchos más motivos racionales y prácticos parar obrar con inteligencia acogiéndolos ahora, disponiéndolos y preparándolos para un futuro en común bajo los valores europeos… La extrema derecha y el nazismo se combaten con ellos, no contra ellos.

                    La visión de las diferencias culturales, distintos valores y formas de vida es cierta. Eso es verdad. El mestizaje es bueno porque sirve para fundir y asimilar culturas, no para enfrentarlas, y Europa lo ha hecho siempre, durante toda su historia. Ahora tiene una nueva oportunidad. De hecho, en los campos de Idumeni y de Samos, Europa se está jugando su futuro. O los hacemos aliados o los convertimos en enemigos. Y será por generaciones enteras. Si permanecemos ciegos, no lo duden, lo pagaremos caro. Es la forma que tiene la historia de enseñar a los que no aprenden de sus lecciones.-

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ /// www.escriburgo.com

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook