Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 28
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    LA GRAN LECCIÓN

    LA GRAN LECCIÓN

    Otra lección del Papa Francisco. Quizá sea la de mayor importancia de todas, dada la trascendencia de su enorme y humana sinceridad, aunque parece que se nos haya pasado por alto. Sobretodo a los de la curia de la propia Iglesia, y a los sanctasanctórum seguidores ciegos de la ortodoxia. Peero no... solo la han silenciado.

    En su último viaje, en Filipinas, en una de esas misas multitudinarias, una niña de 12 años que había sufrido ser "niña de la calle", preguntó en sus palabras al pontífice, llorando, porqué Dios permitía que los más inocentes del mundo, los niños, murieran y sufrieran tanto sin recibir Su ayuda ni la ayuda de nadie... Francisco se levantó de su sitial, se dirigió a ella, y, abrazándola, le contestó: "me has hecho la única pregunta para la que no tengo respuesta"...

    Pero esa respuesta del Papa tiene un alcance mucho, muchísimo mayor, que el significado de la propia pregunta. Está contestando y declarando, públicamente, que no es infalible, que no puede, o no sabe, responder a ciertas preguntas. Está confesando su humanidad por encima de su divinidad. Está diciendo, claro y alto, con su humana franqueza, que no es mas que una persona buena que ha asumido una enorme responsabilidad sobre sus hombros. Está gritando que la infalibilidad en el papado que la Iglesia ha impuesto y defendido hasta derramando la sangre de los que se oponían, es una mentira más de las muchas que ha amontonado una institución preocupada solo en conservar y aumentar su poder temporal.

    Pero si la infalibilidad papal es un dogma, que lo es, y es falsa, que también lo es, quiere decir que todos los demás dogmas pueden ser, si no lo son, igualmente falsos, por el mero y único hecho de ser dogmas. Alguien dijo que una religión construída sobre dogmas, puede ser religión, sí, pero no puede ser verdadera...

    Es posible. Puede ser que con la verdad pueda construírse una falsedad, no lo sé... Pero me convence más, mucho más, este Francisco con su sinceridad fresca y clara, que todo el magisterio impostado con el que el catolicismo ha ensuciado el primigenio y auténtico cristianismo. Un papa que contesta como un hombre y no como un dios, que dice que un insulto merece un puñetazo, aún pudiendo equivocarse, su error es más santo que cualquier rebuscado milagro canónico; lo de tener hijos como conejos, simplemente genial; y soltar ante el mundo entero que su infalibilidad no llega para contestar la simle pregunta de un niño, es tan estremecedor como revelador, a la vez que enternecedor y desgarrador...

    ...Al menos para mí, por supuesto. Ojalá y el Dios de Francisco lo mantenga muchos años al frente del montaje que debe desmontar piedra a piedra. Es su misión. Demoler un anticristo montado en nombre de Cristo. Es más que posible que se vea abandonado de millones de católicos que solo saben ser seguidores de cualquier tiara que le pongan por delante. Y que solo le queden unos pocos aspirantes a cristianos que le apoyen. Ese día seré de los suyos. Ahora me limito a seguirle en la distancia y desde mi soledad.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook