Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 16
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    INGRATITUD y DESMEMORIA

    INGRATITUD y DESMEMORIA

    Imagínense ustedes cuarenta mil millones de marcos del año 1.953.- Un valor casi cien veces (de existir aún) los de hoy... aproximadamente. Bien, pues esa era la deuda que tenía Alemania en esas fechas, y no por motivos financieros, especulativos, ni porque sus habitantes consumieran por encima de sus posibilidades, ni por una calidad de vida, servicios y prestaciones que no podían pagar, ni por causas de segundos ni terceros, no...

    Su espantosa deuda solo tuvo una sola y única causa: una  guerra mundial que nada más que ellos desataron, y que, además de su enorme agujero económico, causó millones de muertos y una inevaluable destrucción en muchos países de su entorno. Eso ya es historia, y no me gusta trasladarla aquí. Pero cuando se olvida tan fácilmente por parte de quiénes más deberían recordarla, pues...

    Bien. El estado alemán de la posguerra quedó en bancarrota total, atrapado en una deuda que multiplicaba su Pib angustiosamente. Era absolutamente imposible hacer frente a la misma, así que, a través de los buenos oficios de Norteamérica, se convocó la conferencia de Londres, donde se citaron a sus principales acreedores para negociar el pago tras una sustancial quita de la deuda. Se le perdonó casi que la mitad de la misma, y se alargó el plazo del resto ostensiblemente y en excelentes condiciones.

    Ese, y no otro, fué el comienzo que hizo posible el famoso "milagro alemán"... Esos casi 25.000 millones de entonces que le fueron condonados, les fueron perdonados graciosamente por países, asómbrense ustedes, como Grecia, Italia, Irlanda, España... sí, leen bien, España y Grecia, entre otros. Tras ello, el crecimiento de su economía se disparó hasta convertir a Alemania en la primera y principal potencia económica europea.

    Saquen ustedes sus propias conclusiones. Esos mismos países están hoy bajo la inmisericorde bota alemana, que domina el BCE a su antojo, y pone y dispone troikas a su interés y voluntad. La führer Merkel, por cierto, y dicho sea de paso, oriunda de la extinta y comunista RFA, que igual de generosamente fué redimida por la antes rescatada RDA, ya no se acuerda, o no quiere acordarse, de la historia de su país y de su propia historia...

    No me recuerden el papelón de España en esta misma historia. De mamporrera del nazismo de Hitler antes, y de palanganera del absolutismo financiero de Mérkel hoy. El servilismo ha sido nuestra muy heróica divisa para con ambos,y todo a cambio de las palmaditas que el perro ladrador recibe de su amo. Esa es la vergonzosa realidad.

    Esa tercera guerra, incruenta pero económica, las han ganado ellos. Pero el problema es que nosotros las hemos perdido todas... Lo que pasa es que siempre, siempre, es más digno poner la cara que poner el culo.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook