Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 19
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    ESPAÑOLIDADES

     ESPAÑOLIDADESEspañoles todos... Así empezaba todos los discursos aquél Franco cada vez que se dirigía al pópulus. En ese totus existía entonces una inmensísima mayoría de españolitos de producción propia y una ridícula minoría de producto foráneo, y no había más árabes que los de la guardia mora del generalísimo, aparte de que hubo una época muy dura en que nos afanábamos mucho en traer ciudadanos vía cumplimiento conyugal a machamartillo. Es curioso que en una posguerra y bajo una dictadura en que faltaba de todo - hasta libertad - no nos poníamos en peros ni en pelos, y hoy, que a pesar de la crisis ni punto de comparación, somos unos tiquismiquis a la hora de procrear.

     Hoy aumentamos el censo a base de nacionalizar al que nos llega en busca de curro y chusco. En un trienio se han nacionalizado 437.050 personas de diez países distintos. De esa cantidad, tan solo a 21.075 les ha sido denegada. Muy negados han tenido que ser, pues somos un país muy poco exigente a la hora de dejarles jurar bandera. Pero esta blandenguería tiene una explicación lógica. Si no fuera así, la población española decrecería de forma peligrosa. Aún y así, se cree que en menos de una década comenzará la mengua. De hecho, ya se ha invertido la pirámide de población, y cada año hay más viejos y menos niños en España. A la administración, pues, no lo queda otra que "importar" la ciudadanía que hemos dejado de producir.

    Lo que no tiene ningún sentido es que los españoles que nos consideramos pata negra, aún siendo unos milpolvos históricos, nos pasemos la vida poniendo palicos en las ruedas de los inmigrantes, y dificultando su inserción al mismo tiempo y a la vez que nos negamos en redondo a aumentar nuestro número de hijos. Esto es un flagrante contrasentido que nos vá a pasar una seria factura a medio plazo, muy difícil de pagar a los que vienen detrás...

    El empecinarnos en no reconocer esta realidad nos llevará a que, en breve, una cuarta parte de la población española sean españoles oriundos de nuestros actuales inmigrantes. Eso es irreversible, y una nueva situación a la que hemos de empezar a acostumbrarnos y enfrentarnos. La cuestión es nuestra ceguera al respecto. Nos quejamos de lo mal que están las cosas y lo ponemos como excusa para no traer zagales. Vale. Pero también nos quejamos de que los inmigrantes "nos están invadiendo", por usar un utilizado tópico. Bien. Pues ambas quejas son una incongruencia, un contrasentido, una huída suicida. Hemos de elegir entre dos opciones de las que nosotros mismos somos responsables. No hay más caminos.

    ... Y, además, somos el país europeo con menos inmigración de todos. Y encima nos quejamos. Pues miremos a Europa, y cuando veamos las barbas del vecino pelar pongamos las nuestras a remojar, ya que hemos perdido la capacidad y el hábito de pensar. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook