Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 15
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    ES LO QUE HAY HOY...

    ES LO QUE HAY HOY...

    Bien... Pues acabo de llegar de viaje, y me encuentro con la realidad política confeccionada y con el pescado vendido y el pan que dejé amasando, ya repartido. Como es de esperar, hay de todo. Donde la lógica se ha impuesto, donde lo incomprensible se ha hecho realidad, y donde la realidad de lo que era comprensible ha impuesto lo ilógico. Pero, me temo que, en algunos sitios, nadie (o muy pocos) han quedado contentos conforme a lo que esperaban.

    Por ejemplo en mi pueblo, Torre-Pacheco. Cantidad de gente me dice estar defraudada. Sobre todo jóvenes, muchas personas jóvenes que esperaban un cambio y aseguran haber sufrido una decepción. Que si antes con mayoría absoluta era un desastre ahora con minoría vaya usted a saber... Algunos incluso me dicen que no van a votar más... Bueno, es el juego democrático que tenemos. Si no gusta, habrá que cambiarlo, y para cambiarlo, o hay que seguir votando lo que queremos o hay que montar una revolución. No hay otra. Si los apandadores siempre se votan a sí mismos, solo los votos de los demás pueden "desvotarlos", y si dejamos que solo sumen los de ellos, pues siempre seguirá igual la cosa. Nada cambiará. Y eso es, precisamente, lo que ellos quieren.

    La lista más votada es un hecho incuestionable. Ahí está. Pero, si no alcanza la mayoría, existe otro hecho igual de indiscutible, y es que la mayoría de los votantes no la ha votado a ella. No tienen su confianza, y, por lo tanto, es lógico que esa mayoría esté disgustada. Y así mismo hay que entenderlo. Ahora bien, si esa mayoría ha fragmentado su voto, de igual manera ha fragmentado la solución. Y debe entenderse que solo se puede gobernar pactando. No hay otra forma, guste o no guste...

    Y aquí es donde radica la responsabilidad, o la irresponsabilidad, de los políticos electos. O la lista más votada se busca apoyos para dar estabilidad a su gobierno, y, si no los encuentra, no le envidio en modo alguno su puesto, y lástima me dá el pueblo que sufra tal situación, porque más le vale buscar una salida honrosa... O los otros, si no están dispuestos a darle su apoyo, más vale que pacten entre ellos y formen un gobierno de coalición, si es que de verdad les importa su pueblo y no le desean inestabilidad e inseguridad alguna.

    En este punto, lo natural, lo lógico, lo de sentido común, es que las listas menos votadas avalen al candidato de la lista más votada que estime deba gobernar. Pero no preferir la muerte de todos al propio suicidio. Nunca mirarse el propio ombligo. Claro, eso es una actitud generosa difícil de encontrar... Por eso, cuando no se ve ni lo uno ni lo otro, es explicable que la gente esté cabreada. Y no comprenda... y no entienda...

    Pero, naturalmente, es lo que digo siempre. Es lo negativo de la partitocracia. Cuando se mira más el interés del partido que el del ciudadano suelen pasar estas cosas y darse estos casos. Por eso hay que elegir a los que facilitan las listas abiertas. Y para eso, hay que seguir votando hasta lograrlo. Sobretodo, los defraudados, los decepcionados y los comodones insolidarios. Cuando se vote al candidato, a la persona, por encima de las siglas, esto dejará de pasar. Pero, hoy por hoy, usted no vota al personaje, si no a un partido que lo ha puesto ahí para que le obedezca. Y hará lo que convenga al partido, no a usted... ¿O es que aún no se ha enterado?..

    www.elescribidor.net MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ www.escriburgo.com

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook