Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 29
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    EL MIEDO

    EL MIEDO

    Grecia ha hecho su elección. Allí, Samarás copió la estrategia de su partido homólogo español PP. El voto del miedo. De hecho, Rajoy se pasó por allí para echarle una mano y mostrarle el camino, a fin de conjurar aquí la maldición de Podemos, en lo posible. Si hubiera perdido Syriza, a sacar pecho y proclamar que aquí lo mismo, pero como ha ganado, basta con proclamar que España no es Grecia... Todo controlado. Pero sea como fuere, los griegos no han tenido miedo.

    Y sea como fuere también, existen demasiadas concordancias, aunque ahora no se quieran ver. Tanto Syriza como Podemos deben sus áuges a la corrupción y los abusos de los partidos en el poder. Ambos son un efecto rechazo de la ciudadanía, harta de robos y engaños, de pobreza y humillaciones, de prepotencias y desigualdades...

    Aquí, el PP, aún y a pesar de sus esfuerzos por mostrarse como el adalid de las medidas anticorrupción, no es ajeno al disimulo y a la mentira, al embuste y a la ocultación. De hecho es todo lo contrario. Persigue imponer leyes de control para tapar su propia basura y amordazar a los jueces en lo posible. Hasta el pasado año han sido imputados, procesados y encarcelados un vicepresidente económico del gobierno de Aznar, dos tesoreros del partido, un número uno de la capital y número dos a nivel nacional, la cúpula del PP en Valencia, el presidente de Baleares, su factótum en Castellón, su alcaldesa de Alicante... y una sangría de cargos menores que no cesa.

    Lo único que ha hecho Rajoy es pedir un mal disimulado y genérico perdón mientras su grupo parlamentario zancadilleaba todas las comisiones de investigación habidas y por haber, dentro de la pasividad y la vista gorda a cuanto se pudre dentro del aparato. Aparte los tres ministros dimitidos y el talante de los factótums del partido, como la inefable Esperanza Aguirre, chuleando a la policía, imponiéndose a los jueces y exigiendo la alcaldía de la capital, o su expresi murciano, autocolocado en Europa y manipulando el partido para sacrificar al que ha usado para su escape porque huele a honrado y recolocar a encausados porque son manejables...

    Tratarán de convencernos de su gestión económica, pero lo cierto, la puñetera verdad, es que la corrupción también ha estado en la crisis económica. Aquí, en España, la crisis no explotó en la banca privada, si no en la pública (cajas), donde los políticos de los grandes partidos, PP en especial, jugaron a financieros siguiendo intereses políticos y/o personales, alterando el precio del suelo, distorsionando el valor de los mercados, falseando las cuentas... y llevándoselos a manos llenas.

    Y, cuando el saco de mierda explotó, se apresuraron a malvender acciones para que el pueblo pagara su latrocinio de su propio bolsillo. Encima, aún tuvieron la desfachatez, cuando esa estafa no fué suficiente, de rescatar a esa misma banca que habían utilizado para sus abusos, con dinero público sacado del ciudadano a base de recortes, impuestos y sobrevenida desigualdad y pobreza.

    Pero van a basar su campaña en la ejemplaridad de su administración. Precisamente. Y para eso utilizarán el miedo, como en Grecia. Hemos de temer a los que están llamando a la puerta, porque por la pinta que lucen pueden venir a robar. Ellos no, ellos no han robado, ni se han corrompido, ni se han aprovechado, ni han abusado... No. Ellos, de hecho, son los ángeles de la guarda. Tenemos por delante unos meses de miedo. Preparémosnos.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook