Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 17
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    DESEQUILIBRIOS

    DESEQUILIBRIOS

    Existe un antes y un después de la gran recesión, de la gran crisis... Por supuesto que en unos países más que en otros, pero hay un algo en común que levanta la inevitable sospecha de que ésta no fuera una crisis provocada, precisamente para ser dirigida hacia un mismo y único objetivo: la transferencia de la riqueza repartida en la sociedad y en las clases medias al mundo del capital, al oscuro abismo especulativo. La gran crisis ha generado un monstruoso trasvase de dinero de los bolsillos de los ciudadanos a las élites financieras.

    De tal modo que, es posible, que en un futuro más o menos inmediato ya no se hable de derechas e izquierdas, si no de pobres y ricos, no importa a qué palo ideológico se apunten para medrar, puesto que el interés prima, cada día más, sobre la idología. Así, los desequilibrios entre capitalismo y democracia, y el papel de las nuevas instituciones que puedan salir a intentar soldar la cada vez mayor brecha, sería el objeto de una nueva literatura económica.

    Me atrevo incluso a pronosticar el traspaso de la política liberal de siempre al absolutismo financiero. El capitalismo será fagocitado por ese agujero negro absoluto y absolutista. Por eso que la democracia como tal lo tenga cada vez más difícil: o se reinventa, o se rinde y se entrega, y entonces dejaría de ser democracia para pasar a ser otra cosa. En el fondo, creo que los movimientos políticos del cono sur actuales obedecen a un eje de resistencia en ese mismo sentido. Pero igual me equivoco.

    Lo cierto y verdad es que antes de la crisis, el 69% de los españoles apoyaban abiertamente el sistema capitalista liberal, y hoy, apenas el 45% de los mismos españoles lo apoyan. Digo yo que será por algo, que existirá algún motivo... Y claro que lo hay. El capitalismo ha empobrecido de forma brutal a las clases medias, y a las menos favorecidas las ha hundido en la más absoluta pobreza. El hilo conductor es que el principal enemigo del capitalismo son los propios capitalistas, por sus abusos e irregularidades.

    La cuestión es: ¿quiénes son, o han sido, esos capitalistas?.. Pues todos los que nos hemos creído que lo éramos, sin serlo realmente. Todos los que hemos jugado a ese juego. Un juego que tenía una trampa oculta, como un dispositivo automático programado para saltar a cierto nivel del juego y recoger todo lo que había en el tablero. La banca gana, todo para la banca... Rian vá plus. Todos hemos sido partícipes, responsables y culpables, a la vez que víctimas de nuestra propia necedad...

    ...Bueno, todos no. Las financieras y sus agentes ladrones, banqueros y políticos, son mucho más culpables que nosotros por tener conocimientos del plan, que lo tenían, pero nunca, jamás, se pueden considerar víctimas, porque se han enriquecido del lucro y de la gran estafa a costa de nosotros. En definitiva, no son víctimas, si no verdugos. Y esa es la enorme brecha, las sangrantes diferencias de hoy, las cade vez más insalvables desigualdades, los brutales desequilibrios entre los de arriba y los de abajo. Los primeros son los grandes timadores, y los segundos los grandes timados. El timo ha sido el de la estampita, donde los segundos creían aprovecharse de los primeros, cuando era al contrario... Un pobre nunca tendrá suficientes recursos para engañar a un rico. No así al revés. Y eso, colorín colorado, es lo que ha pasado... Pero, ojo y cuidado, que este cuento aún no ha acabado.

    www.elescribidor.net MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ www.escriburgo.com

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook