Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 05
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿DE VERDAD PODEMOS... NACER?

     Podemos está sufriendo los dolores de encajamiento para el parto. Es así de simple. Es una formación político-ciudadana, como aquella extinta UCD salvando las distancias y a mal comparar, que fué concebida por razón, o necesidad si se prefiere, social, para ser alumbrada en una España precisada de ello. Aunque Podemos, más que por necesidad sea por rechazo. Pero no por eso supone menos necesidad tampoco. Lo que ya no puedo afinar es si la criatura ha sido buscada o viene por descuido...

    El caso es que está aquí como quién dice. Y todos esos vaivenes y contradicciones que van de las alegrías de la concepción a los dolores del nacimiento, son casi que naturales. No es lo mismo hacer un zagal que parirlo. Ahora, como digo, estamos en el doloroso proceso del encaje, antes del último acto del parto.

    Lo que pasa en este caso, es que esta otra boca no es bien recibida por sus hermanicos. Y que ya le están buscando defectos al crío, antes ni siquiera emitir el primer berrido, a ver si con todas esas críticas, ataques y zancadillas hicieran abortar a su señora madre, doña Sociedad, a la que, entre todos, llevan a mal traer dicho sea de paso...

    Cuando nació PSOE, ocurrió casi que lo mismo que ahora. El zagal gritaba barbaridades, pero se sabía que no se gana uno la vida de bárbaro, y que cuando creciese, se asentase y madurase, y le llegase la hora de pilotar el avión, aprendería a despegar con las utopías y a aterrizar con las realidades. Como así fué. Aquel rojo irredento de Felipe y su mal-encarado copiloto Alfonso, nos llevaron desde las cumbres proletarias a los valles de la Otan. Y es bueno ser utópicos, pues los cambios vienen con los restos, con lo que queda de las utopias... Y siempre vienen bien.

    El otro hermano princpal, PePito, es ya otro cantar. No fué concebido en una noche loca, si no sin pecado original. En una unión por razón de estado, necesitada de la disolución civilizada de una dictadura en una sociedad democrática. Por eso, hoy don PePe, es un ser que reune en sí mismo todo el arco que vá desde el postfranquismo más extremo al centro más moderado. De ahí sus retortijones internos, ocultos y callados, silenciados, pero violentos y crónicos (fíjense, como simple ejemplo, lo del aborto)... El caso es que no sabemos si Podemos podrá.- Todo depende de las generosas ubres de la gran madre, y de su propia inteligencia, tras ser parido en esta jodida y dividida familia de fraticidas.

    Yo no digo ná, que luego me dan capones... Pero sí opino que sus hermanastros más que hermanos, podían darles las mismas oportunidades que se le dieron a ellos. Es lo menos...

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook