Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 07
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CRUDO AVISO

     La ONU nos lo está avisando Onu y otra vez: En 35 años, este país, España, se va demográficamente a tomar por el saco, pero un saco viejo, raído y remendado. No creo que me pille. Tampoco lo quiero. Lo malo de esto es que marcha poco a poco, no es de golpe, y va a durar la caída todo lo que me queda de vejez y vida. Y me jode mucho tener que asistir a mi decadencia y a la decadencia de la sociedad que me rodea, a la vez. 

    En el 2.050, dicen, seremos el tercer país más viejo del mundo. No de Europa, no, del mundo mundial. A mí me parece mal, muy mal, pero tendremos el 35% de vejestorios, aseguran, y eso es sencilla y llanamente inasumible para ningún país. En la tasa de fertilidad de la UE, España también está la tercera por la cola, con 1,32 hijos por mujer... Ni siquiera un crío y medio por cada par de ovarios. Ruinoso...

    Pero es que, para terminar de cuadrar el miserable milagro, las españolas son las más abuelas de las madres, y las más madres de las abuelas. Se ponen a parir, y raquíticamente, cuando la edad fértil le ronda la fecha de caducidad, dice la OMS... A mí no me preocupa en absoluto que el 40% de los hijos que nos nacen sean de madres solteras, ¡qué vá..!, a mí lo que me preocupa es que no nos nazcan ni de casadas ni de solteras.

    Es que esa es otra. En una sola década han bajado los matrimonios un 27% nada menos. Y tampoco veo mal yo que la pareja quiera consolidar la relación conviviendo cuanto haga falta, sin ataduras, ni mucho menos... Lo que pasa es que sin ataduras significa sin hijos, y eso nos (bueno, les, a mí ya no) vá a llevar a un desastre cuando ellos pinten mis años. Se van a encontrar en un gigantesco y monstruoso geriátrico donde las monitoras más jovencicas del Inserso rondarán los sesenta y cinco añetes. Tristísimo, la verdad...

    Me dicen que, claro, naturalmente, tal y como está la cosa no se puede esperar otro caso... Que hay que ser muy irresponsable traer crios al mundo con este desastre... Bueno, puede ser, sí, pero entonces, los de la posguerra fueron/fuimos unos absolutos canallas irresponsables, porque esto es una guinda comparado con aquello... y, sin embargo, los trajeron, y gracias a ello, pues eso...

    Así que no, no cuela, abuela... Yo sigo pensando que es síntoma de cobardía, de inmadurez, de comodidad, de hedonismo, de no querer asumir responsabilidades, de huir y perderse en un presente sin afrontar que todo hoy tiene un mañana que nos ha de venir a pedirnos cuentas, por mucho que nos escondamos de él.

    Y, repito, yo no lo siento por mí. Lo siento por mis hijos, que van a tener una jubilación de concurso y lotería, y por mis nietos, que, como no se pongan pilas alcalinas en la bragueta, tendrán que inventar una píldora para currar un siglo sin parar y luego morirse de golpe, si es que quieren comer... Y todo por no tener lo que hay que tener, ni hacer lo que hay que hacer cuando hay que hacerlo...

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook