Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 17
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    CRÓNICAS DE AQUÍ

    CRÓNICAS DE AQUÍ

    El otro día leí en el periódico que el obispo había publicado en las redes que el Papa había sobrevolado la región de Murcia a su regreso al Vaticano de su viaje a hispanoamérica. ¡Cachislá... qué cosa más trascendental!. Ya que estuvo sobre nosotros, coña, podría haber dejado caer una lluvia de urbis et orbis, y el que coja una que Dios se la re-bendiga y Santa María se la conserve. O, como gritábamos los críos de mi época y de mi pueblo, cuando en las bodas tiraban peladillas, el que la coja p´a él... Tampoco es que hubiera venido mal haber intercedido, puesto que estaba a medio camino de altura entre el Jefe y los desgraciaos de aquí abajo, para que hubiese llovido lluvia de la buena, un poquico de agua de nube, que tantísima falta nos hace, joer... O café en el campo, que tampoco hubiera estado nada mal...

    Y si no podemos presumir algunos en la esquela de lo de habiendo recibido los santos sacramentos y la bendición de su santidad, que es regalo caro ese para los malditos que padecemos en esta tierra, dejar caer al menos unos saquicos de indulgencias plenarias, que eso sí está en su pontificial mano... y desde luego podrian habérselas aplicado algunos que yo me sé, que falta les van a hacer... Como il capo di capo que, aunque en Bruselas esté, aquí tiene y reside su acolitaje. Porque lo último que han hecho con mi paisano Garre es la venganza más chapucera y navajera que existir pueda. Como es taparle la salida al cementerio de elefantes, el Senado, que es el agradecimiento por los servicios prestados. Hay que tener poca dignidad y aún menos conciencia...

    ...Pero ya digo, en su banda se puede ser cualquier cosa menos honrado. Alberto lo fué, quiso limpiar lo sucio, actuar con honestidad, y el pago tras haberse valido de él para encaramarse a la chepa europea, es éste. Claro que eso retrata a los unos y al otro. Y pluralizo en lo primero porque hasta el que va de puro, el hereu, no ha movido un solo dedo para que Génova no secunde tan barriobajera villanía... Sí bwana, amenjesúses y rendivuses... El perfecto político de lo que no debería ser la política, dado que la política debería ser una vocación, pero nunca, jamás, una profesión, porque entonces, pasa lo que pasa. Que yo defiendo mi puesto, mi pan, mi sueldo, y hago lo que tenga que (mal) hacer para seguir viviendo de lo que tendría que ser una dedicación desinteresada a los demás.

    ...Y no digo más, que luego me riñen, y se meten conmigo hasta los que deberían animarme y defenderme, dado que defiendo los intereses de todos. Pero alguien tiene que denunciar lo que esos mismos todos deberían denunciar y no lo hacen. Preferimos sufrirlo, y criticarlo en las esquinas y no en el foro, en los mentideros y no en el ágora, en vez de gritarlo codo con codo con todos los demás...

    Como, por ejemplo, ese santo paciente que, para unas pruebas médicas lo han tenido cuatro días aparcado en boxes a la espera de una cama hospitalaria, en un hospital que tiene plantas enteras cerradas por falta de recursos para mantenerlas abiertas. Un sistema funcionarial que permite que se triplique una población por temporada, pero no permite que ocurra lo mismo en consecuencia con el personal sanitario, que sirven y cobran, en definitiva, de la misma empresa pública y se deben a ella y a sus necesidades. O que ningún consejero, o director general, o alto cargo encargado, que cobran pastones, discurra que es más humano, más práctico, más ágil, incluso más económico para el gasto público, mandar a ese santo paciente a su casa, con los suyos, y llamarlo cuando se le pueda ingresar para atenderlo como Esculapio manda...

    Es un ejemplo real éste, pero existen muchísimos ejemplos tan reales como él en todos los ámbitos de una administración y un servicio público estratificado, anquilosado y parasitado por un estamento político que medra muy bien pero resuelve muy mal. Pero, claro, este sistema tampoco puede dar otro resultado que el que dá... del modo que lo dá, y al costo que lo dá...

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ - www.escriburgo.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook