Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 20
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    CORRUPTELECCIONES

    CORRUPTELECCIONES

    El excelente columnista J.J.Millás se preguntaba en El País qué pasaría si uno de los candidatos políticos de estas elecciones usara como slógan la frase VÓTAME, PUES SOY UN CORRUPTO. Él se responde a sí mismo que la gente, simplemente y con toda la simpleza del mundo, lo votaría. Yo también lo creo. De hecho, si utilizase la de VÓTAME, QUE SOY UN INEPTO, funcionaría exáctamente igual. Ocurriría lo mismo: que la gente los votaría.

    Él no lo sé, pero yo me baso en algo muy simple: no es necesario colgarse el cartel de corruptos o inútiles, porque los ciudadanos lo saben perfectamente. Se los conocen y, a pesar de ello, se les vota. Es muy ilustrativo que, a estas alturas, aún tengamos un 40% de indecisos con la cantidad de mierda que nos está cayendo encima. Un dato como ejemplo: En las pasadas elecciones, casi la cuarta parte de los de las listas iban imputados o estaban en vías de ello, y la gran mayoría de los mismos salieron electos... Sencillamente, al personal le importó un comino la suciedad, ineptitud o afición al trinque de sus políticos.

    Esto dá para un nacionalpsicoanálisis, y, claro, aquí no se dispone de espacio suficiente para ello, pero habría que preguntarse el porqué en este país se jalea y aplaude al sinvergüenza e inepto y se aparta, critica y exige al razonable y capaz. Estoy hablando, por supuesto, en términos generales, no quiero que los lanzadores circenses de cuchillos se ceben en mi careto.

    No invento nada. Las salidas de los juzgados de los apandadores siendo animados, aplaudidos y jaleados por sus fanáticos fundamentalistas han sido vergonzosamente aireados por los medios y noticiarios como para ahora pretender minimizarlo... Aparte, claro, lo de los directamente damnificados en su propio bolsillo. Cualquier país en esencia democrático que vea eso puede pensar que en España se dan vivas a los corruptos porque su ciudadanía es corrupta. Como en un chiste de El Roto, donde una mosca dice a otra: NO LO DUDES, VOTA MIERDA...

    Se dirá, y será cierto, que esos tarados, aplaudidores por ignorantes o pringados, son cuatro gatos en comparación. No digo yo que no, pero cuando esos elementos salen reelegidos en sus cargos o promovidos a otros por el poder que los ciudadanos otorgan a sus partidos, es que el descerebramiento ha tomado dimensiones epidémicas. La matemática electiva no deja ningún lugar a dudas.

    En democracia existe un principio insoslayable: así los ciudadanos, así sus políticos. Si un pueblo elije de entre sí a personas corruptas o corruptibles para ser sus administradores, es que la corrupción forma parte del mismo pueblo. La cuestión está cuándo coño despertarán los cómodos pero honrados, que quiero creer son la mayoría, y empezarán a desperezarse y levantar su voz y a los apandadores de sus puestos.

    Si lo que dice Millás en su artículo fuera cierto, este país estaría irremediablemente perdido, para alegría y beneficio de sus partidos y políticos corruptos. Me gustaría creer que no es así... y que, al final, los comodones largaremos a los ladrones. Así sea.

    www.elescribidor.net MIGUEL GALINDO SANCHEZ www.escriburgo.com

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook