Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 25
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    ¿APRENDEREMOS..?

    ¿APRENDEREMOS..?

    Veamos... Todos, o casi todos, o muchos, queremos que los partidos cambien. Aspiramos a que sean capaces de regenerar la vida política, que se termine con el sectarismo, los abusos, la corrupción, la prepotencia, su ilustrado absolutismo... Vale, pero, ¿estamos dispuestos a cambiar nosotros?, ¿somos capaces de coger el toro por los cuernos nosotros mismos?..

    La crisis trajo algo de bueno: un acercamiento de la ciudadanía a la realidad. Aunque fuera brutal. Nos dimos cuenta del engaño del caramelo, de los embustes, del dame pan y dime tonto... incluso de los chantajes más burdos o más sublimizados, de las luchas intestinas por el poder, del nepotismo y el despotismo, de los robos... Sin embargo, ahora parece - digo parece - como que surge la vieja, intolerante e irracional tentación de "apartidarse" como el hacerse forofo del Cebollétic Club o del Bacalao Atléthic, abandonando todo sano principio crítico y ético, para convertirnos en unos ultrasures de cada cual sus siglas.

    Votadores útiles, se llama eso. A los míos aunque no lo merezcan. O a los que se confiesan buenos porque aún no han demostrado ser malos. El segundo ejemplo, aún en su simplicidad, es más coherente e inteligente que el primero, que es ciego y tan impotente como incompetente. Pero ambos tienen el peligro del no compromiso del que acude a la urna. Preferimos convertirnos en comparsas, en siervos de, antes que comprometernos con... Con nosotros mismos, claro, y con nuestra propia conciudadanía.

    Yo entiendo que el enorme dolor social y ansiedad que ha traído la crisis, y el desencanto y la desconfianza que nos han ocasionado nuestros pésimos administradores, nos empuja a la necesidad de creer en algo bueno, algo positivo, limpio y veraz. Y nos hace cerrar los ojos y soñar que que algunos alguienes nos traerán algo mejor, más justo, o a si los nuestros de toda la vida cambiaran su mala vida por nuestra buena vida... Pero la historia nos enseña que el poder corrompe, porque el poder absoluto es corruptor a la vez que corruptible por naturaleza.

    Así que si hemos de aprender correctamente la lección y que sirva de algo el precio que estamos pagando por ella, hemos de implicarnos activamente en la administración, el control y el manejo de los políticos, a fin de que la posibilidad de corrupción sea mínima o nula en lo posible. Tenemos la ocasión y la obligación de forzar el nacimiento de un nuevo paradigma para que sea la propia sociedad la que diriga la política de la auténtica democracia.

    Y hay muchas maneras, muchas formas y fórmulas, muchos sistemas para poder hacerlo. Lo que pasa es que hemos conocido una democracia secuestrada, limitada, una especie de pseudodemocracia paternalista y casi que cesarista, que se ha corrompido a sí misma con nuestro aplauso y beneplácito idiota. Pero la verdadera, la genuína democracia, no es así. El ciudadano debe ser el garante, oficiante, depositante y beligerante del voto que mete en la urna. Además de exigente. Lo otro, lo que hacemos ahora, es suicida, y dejar el gallinero en manos, perdón, en las garras, de las zorras.

    Miguel Galindo Sánchez / www.elescribidor.net

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook