Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 02
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    AÑO VIEJO, NUEVO AÑO...

     De todos es conocido el orígen de la costumbre de la comida masiva de uvas en nochevieja... o de la inmensa mayoría. Así que no voy a consumir aquí espacio para explicarlo. Baste pues decir, que fué por motivos estríctamente económicos. Es posible que hoy sea justo al contrario, al menos aquí, en España, y es que existan muchas familias que no se las habrán podido comer por otras razones económicas, salvo que tengan el detalle en los comedores sociales, claro...

    Pero lo que casi nadie conoce es la ancestral costumbre en Gales para esa noche de fin de año. Allí existe la antígua tradición de abrir la puerta trasera de la vivienda momentos antes del toque de las doce para, una vez dadas, proceder a cerrarla e inmediatamente abrir la delantera. El motivo es muy simple: se abre la puerta de servicio para que el año viejo abandone la casa, y se abre la principal para que entre el nuevo año.

    Como verán, se ve que en el país de Gales los años suelen comenzar bien - entran por la puerta grande - pero terminan bastante mal - salen por la gatera - dando la razón al refrán español de que lo que bien empieza mal acaba, que es igual al de la arrancada de mula y parada de burra. Claro que eso les pasa a los ingleses estos por tener casas con dos puertas, que, como muy bien sabemos los españoles, malas son de guardar...

    Precisamente, en España, el nuevo año que entra por la puerta grande de la supuesta y semifalsa recuperación económica, el 2015, también nos trae la posibilidad de hacer lo que los galeses: abrir la puerta pequeña para despedir a los mediocres políticos mamones que han hecho a los ricos más ricos a base de hacer a los pobres más pobres, y dejar entrar en la casa a otros que sean más justos y menos sinvergüenzas... al menos en lo posible, claro.

    Pero no nos engañemos, ni esperemos el milagro. Nada cambia de golpe ni se arregla deprisa. Antes hay que sembrar la nueva semilla. Y no se trata de votar a los unos, a los otros, o a los otrosunos, no... Se trata de votar a los que no nos impongan a los que votar, precisamente. Me explico: aquellos que propongan listas abiertas, aquellos que pongan lo que los ciudadanos propongan, y no ellos. Se trata de votar a los que traigan la auténtica y genuína democracia. Sin falsos juegos de manos de primarias para primos, que están tan torpemente manipuladas como lo demás, ni leches fritas...

    Se trata de abrir la puerta de la casa a políticos dispuestos a hacerse el harakiri junto a un sistema corrupto y corrompido para dar paso a uno nuevo más limpio y puro... Igual que hicieron aquellos que sacrificaron la dictadura a la democracia en la transición. Más o menos, eso mismo...

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook