Blog 
El Cyberdiario
RSS - Blog de David Arráez

El autor

Blog El Cyberdiario - David Arráez

David Arráez

Responsable del Cyberdiario, sección de tecnología de este periódico en el que estás, y creador de usuarioarraez.com, este curioso personaje no para de meterse en cualquier lío relacionado con la tecnología. Colaborador de diferentes publicaciones y según dice, "dueño del mejor trabajo del mundo: es...

Sobre este blog de Tecnologia

Toda la tecnología vista desde un punto de visto diferente y cercano, para todos los públicos y los paladares más exigentes. Es hora de que los tecnicismos se queden a un lado para dar paso a una nueva forma de entender la más moderna electrónica.


Archivo

  • 19
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA PIEDRA EN EL ZAPATO DEL IPAD

    La semana tecnológica, al igual que la pasada, ha sido calentita. Si hace tan solo unos días, Apple presentaba nuevos y revolucionarios productos, el martes Microsoft hacía lo propio. Y de qué manera.

    El pasado jueves día 14, Microsoft enviaba una misteriosa invitación a los periodistas especializados de todo el mundo en la que les invitaba a un evento sorpresa que se iba a celebrar tan solo cinco días después en Los Ángeles. Sin más datos ni información, la prensa tecnológica más selecta del planeta solo era capaz de adivinar y especular, puesto que la falta de datos –ni tan siquiera se especificaba la dirección del evento– no permitía otra cosa.

    El evento empezaba a parecerse demasiado a las famosas keynotes de Apple, maestra en el arte de crear espectación. Y Microsoft, sabedores de lo bien que funciona esa fórmula, hicieron exactamente lo mismo: crear una expectación totalmente desconocida hasta ahora en un evento de la compañía de Redmond.

    Los rumores no se hacían esperar, y casi todos coincidían en que Microsoft se iba a atrever a presentar un tablet que le hiciera competencia de verdad a la todopoderosa Apple y a su exitoso iPad. Tan solo el nombre era el punto de discordia de la mayoría de analistas mundiales, ya que sobre el tipo de dispositivo no había ninguna duda.

    El martes, en los Milk Studios de Los Ángeles, se iniciaba la esperada y ansiada presentación. El escenario, presidido por una solitaria silla y una pequeña mesa era ocupado con cierto retraso por el inconfundible Steve Ballmer, quien tras dar cifras de la implantación de Windows en el mercado mundial de PCs y ofrecer un repaso a los productos creados por la empresa de Redmond a lo largo de su historia, entraba al trapo con lo que realmente importaba ese día: el Microsoft Surface.

    El público aplaudió con ganas en el momento en que Steve Ballmer presentó el Surface, y es que no era para menos.

     

    Por primera vez en su historia, Microsoft iba a cambiar su forma de hacer las cosas. La compañía se ha dedicado desde sus orígenes a crear software y dejar que fueran los demás quienes fabricaran el hardware para ese software. Está en su adn. Este histórico giro de 180 grados en su política supone un golpe sobre la mesa para decir que están aquí, que quieren cambiar y que tienen capacidad y ganas de hacerlo. La línea que estableciera Apple desde sus inicios puede estar provocando cambios en el otro gran gigante informático, Microsoft. El éxito alcanzado por la empresa de la manzana al encargarse ellos mismos de todo el proceso de creación de los nuevos dispositivos puede ser la clave para que un gadget triunfe en el mercado.

     

    ¿Y EL SURFACE, QUÉ?

    Con un inmejorable y muy cuidado aspecto, el nuevo juguete salido de Redmond destaca por muchas razones. En primer lugar está fabricado en magnesio, lo que lo hace ligero y resistente, a la vez que lo aleja visualmente de su más directo competidor, el iPad. La jugada está clara: no nos queremos parecer en nada a la competencia. El hecho de incluir un puerto USB lo pone en las antípodas del iPad ya que Apple siempre ha negado que sea necesario. Pero una de las cosas más importantes de este dispositivo es que podrá usarse como un ordenador al incluir el próximo Windows 8 –al menos en uno de los dos modelos presentados–.

    El Surface de Microsoft estará disponible con dos configuraciones distintas. La más baja incluirá un Windows especial para el dispositivo, denominado RT, una ranura para tarjetas microSD, un puerto USB, conexión micro HDMI de vídeo gracias a la cual se podrá conectar a cualquier televisor, procesador ARM de Nvidia y una pantalla de 10,6 pulgadas. Estará disponible con 32 y 64 Gb. de capacidad.

    Su hermana mayor funcionará con Windows 8 y tendrá una ranura para tarjetas microSDXC –de más velocidad y capacidad que las microSD–, un puerto USB 3.0 –¡genial!–, conexión de vídeo Mini DisplayPort y la misma pantalla de 10,6" pero esta vez en un dispositivo con un espectacular procesador Intel de última generación. La capacidad aumenta considerablemente: 64 y 128 Gb.

    En ambos casos la nueva tableta de Microsoft será capaz de trabajar en los tan deseados entornos Office lo que puede hacer mucho daño a los dispositivos de la competencia, que se ven obligados a trabajar con programas que no siempre son 100% compatibles. La posibilidad de trabajar con documentos Office originales sin convertir puede hacer que las ventas en entornos profesionales sean masivas. Más aún si tenemos en cuenta que se ha presentado junto a una cubierta con un delgadísimo teclado físico incorporado, lo que lo convierte en la perfecta oficina portátil.

    El teclado, denominado Touch Cover, tan solo tiene 3 mm. de grosor de manera que se puede llevar acoplado a la tableta sin problemas. Gracias al acelerómetro que incorpora se apaga cuando no está siendo utilizado y se activa cuando detecta la presión de los dedos. Sin duda todo un alarde de ingeniería.

    Ahora falta esperar. Ni se dijo ningún precio ni tampoco fecha exacta de disponibilidad. El Surface para Windows RT estará en la calle coincidiendo con Windows 8, lo que significa que lo tendremos este otoño. El precio, una incógnita, aunque ya se adelantó que será similar "al de otros tablets con procesador ARM".

    El susto puede llegar con el Surface para Windows 8. El hecho de que se anunciara que su precio será similar al de un ultrabook deja un margen muy grande, ya que hay ultrabooks desde 1.000 y hasta 2.300 euros. En cualquier caso no será precisamente económico.

     

    En definitiva, un nuevo y poderoso jugador a entrado en liza para poner el mercado de los tablets aún más interesante. La consultora IDC estima que este año se venderán 107,4 millones de tabletas en el mundo, siendo un 62,5% del total de Apple. Habrá que ver si esas cifras se cumplen con la entrada de la todopoderosa Microsoft en el tablero de juego.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook