Blog 
El centro de Mühren
RSS - Blog de Nacho Azparren

El autor

Blog El centro de Mühren - Nacho Azparren

Nacho Azparren

Álvaro Faes y Nacho Azparren son los encargados de escribir sobre todo lo que rodea a la gran cita futbolística del verano.

Sobre este blog de Murcia

Arnold Johannes Hyacinthus Mühren (Volendam, Holanda, 1951) es posiblemente el héroe anónimo más importante de la historia de la Eurocopa. De sus pies nació el centro que Van Basten convirtió en la imagen más reconocible del torneo continental: aquella volea imposible que dio a Holanda su único gran...


Archivo

  • 15
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bizcocho a la italiana

    Los italianos lo llaman "biscotto", bizcocho o galleta al cambio. Parece coherente que Italia, el país donde los enredos son marca nacional le ponga nombre propio a un trampa muy común. Hay algo de controversia en cuanto al origen del término, pero la mayoría de explicaciones si inclina por señalar a la hípica. Para asegurar la victoria, antiguamente a los caballos se les suministraban sustancias donantes escondidas en galletas o "biscotti". Italia aplica ahora la trampa a cualquier tipo de deporte: la simple amenaza del pacto de un resultado que beneficia a los dos equipos hace saltar instintivamente a los italianos. "¡Biscotto!", señalan alarmados. Los precedentes son demasiado dolorosos.

    Nadie olvida en el país de la bota su salida del europeo de Portugal en 2004. Cassano marcó el gol de la victoria en el último minuto de su partido ante Bulgaria. No podía ser de otra forma. La celebración del delantero aún marca a los transalpinos. Cassano corrió con la sonrisa en la boca y los brazos extendidos por la banda. Por fin, el polémico y no siempre comprendido genio italiano se había convertido en el héroe nacional. Una simple mirada al banquillo le hizo derrumbarse. Los gestos de sus compañeros eran claros: se había producido el "biscotto".
     
    A Italia no le valía con ganar, debía evitarse un resultado improbable, una combinación casi imposible. Si Dinamarca y Suecia empataban a dos goles, los italianos estarían fuera del torneo. ¿Les suena? El 2-2 final pasó a formar parte de las pesadillas italianas como el "biscotto" escandinavo. Parece ahora improbable que España y Croacia vayan a pactar un resultado similar, pero en Italia no se fían.
     
    La indignación aún mantiene su eco. En una reciente rueda de prensa, antes de la Eurocopa, Trapattoni, ahora seleccionador irlandés y técnico italiano en 2004, se refirió al asunto. "Antes de aquel partido entre Dinamarca y Suecia, Johansson -presidente entonces de la UEFA- me dijo que si empataban abriría una investigación. Aún la estoy esperando...", comentó el veterano técnico. Así es Italia, una sociedad que se emplea con la misma vitalidad para organizar un engaño que para denunciarlo. 
     
    Nacho Azparren.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook