Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 19
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una pequeña casa de 120 metros cuadrados

     

    Esta semana os sugiero que anuléis los compromisos que copan, siempre, esa agenda tan cuca que tenéis y os reunáis con las amigas más malvadas y arpías que conozcáis para comentar las revistas cardíacas. Lecturas, Diez Minutos y Semana vienen de un tostón de los que hacen época. Pero ¡Hola!, ay ¡Hola!, viene realmente divertida. Por fin, Tamara Falcó en portada. Hoy, mostrándonos su nueva casa  -ático- situada en el barrio de Salamanca. Si con el ¡Hola! pensáis que vais a comprender algo de la España actual, olvidaos. España irá cuesta abajo y sin frenos pero ¡Hola! demuestra que la verdad está ahí fuera. Dejaos de análisis sociológicos y clasistas y disfrutad.
    “La casa es pequeña. En total debe tener 120 metros cuadrados”. Así comienza a desgranar, la joven Tamara, su nueva morada. Tened en cuenta que está acostumbrada a vivir en el palacete de mamá Preysler y en la finca del Marqués de Griñón, comprended que para ella 120 significa  pequeño. No empecéis.
    Si la primavera aún no ha llegado a vuestros hogares… al de Tamara sí. ¡Cómo le gusta una planta a esta zagala!: hierbas aromáticas, fresias, lilas, girasoles  y ramajes de helecho trepando por el techo.  En medio de un vergel o selva vive la hija de Isabel Preysler, con muebles restaurados, dicen algunos, para mí oxidados como los muebles de hierro de la terraza, con vistas al Retiro, que ha dedicado a la Virgen. Creo que, tal vez, esos muebles oxidados ruinosos serán para los invitados que no se van nunca. Pero juro que he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser y también he visto muebles abandonados en un contenedor  en mejor estado que los que luce la hija del Marques de Griñón. Y  la de polvo que coge esa casa con tantas alfombras cortinas y terciopelos. Lo que echo en falta es la Thermomix, como en las fotos del palacete de Pedralbes de los Duques de Palma. Tal vez ya no se lleva el artilugio y haya salido otra cosa más moderna.  
    Tamara posa, de lo más pía, en tonos neutros, beige y pastel con una considerable y bonita  medalla de la Virgen en su cuello. La Tamara vivaracha ha dejado paso a una jovenzuela más madura, “no me compro un calcetín sin contar con la ayuda de mi amiga estilista Cristina Reyes”. ¡Hola! insiste en mostrarnos a una Tamara como una María Magdalena que se flagela continuamente, “necesito tener un espacio donde alejarme del mundo. Mi vida interior es importante para mantener el buen equilibrio”. La revista se empeña en casarnos a la joven y, mientras nos deja claro que sirve para todo, sabe partir una manzana y preparar paella, la acribillan con el tema ‘novio’: “¿Qué echas de menos en esta etapa de tu vida, quizá alguien con quién compartir esta casa?” o “¿te impacienta no haber encontrado, aún, a ese alguien o los impacientes somos nosotros?”. Y, Tamara (menos mal que es educada  porque soy yo con  tanta preguntita sobre si se me ha pasado el arroz y no respondo dónde mando a los de ¡Hola!), contesta como alumbrada por esa’ llama de amor viva’ que recitaba San Juan de la Cruz : “Dios dirá…”  Y hace bien la chiquilla, recordad aquella terrible confesión de Ana Obregón, “mi corazón se ha convertido en un corcho”,  tras tantos desengaños amorosos y cuernos por doquier. Porque, digo yo, ¿y si Tamara  ha decidido seguir sola toda su vida? ¿Y si pasa tres pueblos de encontrar novios millonarios y de asistir a fiestas insustanciales? Ella, que lo mismo te mezcla un posado junto al príncipe Charles y Porcelanosa que la visita diaria a la iglesia más cercana, sabe que los caminos de Dios son inescrutables…pero si están bien encaminados por un suculento reportaje para ¡Hola! la luz se distingue mejor.
    Tamara nos aparece pelín MariaOstizada pero también tiene su momento gafapasta. En su despachito con mesa, silla y todos los aparatos tecnológicos como Tablet, móviles, Mac… pocos libros. Aunque la mayoría son sobre moda Audrey Hepburn, Grace Kelly, Perfums, Wardrobe o ‘Style a to Zoe’ de Rachel Zoe, la estilista de los famosos de Hollywood, hay homenaje a su madre, ‘Filipiniana’, que pensé que fuera el de Inma Chacón,  ‘Las Filipinianas’, pero no. Y, también, The Feast of All Saints, de Anne Rice, la autora gótica y religiosa . Y todos en inglés, qué os creíais.
    Y, el baño. No puedo dejarlo. Sobre la ducha-bañera  ha colocado fotografías antiguas de  familiares acompañados de personajes ilustres como Sofía Loren o Don Juan Carlos, Rey de España. Ducharte mientras miras, cara a cara, al Rey sólo puede hacerlo una mujer y una mente preclara como la de  Tamara. Por eso nos cae tan bien.   
    Por lo demás, el resto de publicaciones dedican espacio a seres como el Duque, que quiere arrebatarle el título, “deambulo abandonado, abatido y melancólico cual enamorado” a quién, por ahora, sigue ostentándolo, Cayetano Rivera, y pasea triste junto a su madre tras su enésima ruptura con Blanca Suárez. ¡Corred, chicas! Todo para vosotras.
    Sara Carbonero,  -con botas, por supuesto- , que salió a cenar con Iker el día de los enamorados para hacer algo muy original: aceptar un ramo de rosas y una cena. Eso sí, a la salida les esperaba un chófer para abrirles la puerta del coche y conducirles a casa. Os recuerdo que sólo son un futbolista y una periodista. Por si a alguien se le ha olvidado.
    Y Carlota de Mónaco… que sigue con la malísima cara de ‘altamente hasta las narices o hasta los ovarios ya’ desde que ha parido. Qué  mal le ha sentado el parto a esta muchacha.
    Y Rosa Benito, ingresada en un psiquiátrico. Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿veremos imágenes como aquellas de Raquel Mosquera hablando sola desde una ventana? A mí ya no me extraña nada. Yo prefiero no preguntarme nada, así una es más feliz.
    Y, dejo para el final  lo que podríamos llamar la sección,  ‘ha nacido una estrella’. La mujer de Alec Baldwin nos imparte una clase magistral de yoga en pleno Madrid  mientras su marido rueda Torrente 5 (os recuerdo, también, que rueda junto a Jesulín) . Boca abajo, con brazos y piernas enroscados/as como una tuerca o con la piernas en alto en un sillón del AVE acompañada de la ricura de su hija, Carmen, que con seis meses que tiene ya  hace ídem de lo mismo, como dice Curro Romero,  la loca muy tiernamente como su madre.

     

    Si os ha interesado algo, seguidme. En @NievesJemezB  aún hay más

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook