Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 23
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ruth pone rumbo a Copenhague

     

    Como Sara Montiel, ¿pero qué invento es este?, es lo único que se me ocurría decir mientras veía la gala ‘Mira quién va a Eurovisión’. Otra gala que se marca TVE con toda la pinta de haberla preparado deprisa y corriendo. Voy a obviar el número ¿musical? del arranque de Anne Igartiburu porque ella (se supone) no se dedica a cantar. Que parece mentira Anne. Tú, que casi has echado los dientes en el Ente, que te has criado a los pechos de la televisión española nuestra de cada día y que pareces nueva, hermosa. Es inaudito que, presentando, siga cometiendo errores y se muestre nerviosa o desubicada a estas alturas. Pero si no acertó ni a decir bien, ni una sola vez, el nombre de una de las aspirantes. Que si Bragueta, Brequeta, Brigita, Vegeta…y todo peinada y vestida por su peor enemigo. Parecía que la hubiera peinado Fernando Trueba. El moño asomaba pelín escorado hacia la izquierda. Con lo mona que va esta chica otras veces. Me imaginaba a Mariló Montero, en casa, diciendo, mientras comía palomitas, ¿veis, veis como yo no iba desencaminada con lo de oxidada…?” Para colmo, le colocan a una sirenita repintada de cobre y con acento de Triana para sacarle ese humor de Bilbao que lleva dentro. Aún me pregunto el sentido de ese recurso animado. Inexplicable. La misma sirenita estaba que se partía de risa viendo lo absurdo del momento. Anne no tiene sentido del humor. Que no. Que no lo tiene. A Anne le pones delante, anoche, a los de Triana Pura con aquello de “¿qué le habrá pasado al ‘probe Migue’, que hace mucho tiempo que no sale” y se mosquea por si va la cosa por ella. 
    La gala fue transcurriendo por los derroteros esperados. Que si un ventilador por aquí en plan Beyoncé, que si muchos lloros de algunas concursantes cuando les enseñaban al hijo o a la tía del pueblo y “temazos”, ahí no había más que temazos, según el jurado, y con unos vozarrones de esos de “a romper la pana, güey”, un griterío que para qué. Cada aspirante, en su presentación al gran público, nos prometía que si les votábamos harían algo que es superior a sus fuerzas. Superior al sentido del ridículo, por lo visto. Raúl tiene un vértigo que no veas, “haré puenting”. Yo creo que lo hizo al salir directamente de la gala. Pobre; Dama, “tirarme en paracaídas”; Ruth se plantará ante tiburones, Brequette, “dar de comer a los leones” y bla, bla. Vamos, al grano, que se hace tarde, Guayomini, two points. Y, de jurado, Mónica Naranjo. Que ese día libraba de 'Tu cara me suena'…los que no nos libramos de ella somos nosotros. Dentro de poco la tendremos de presentadora en ‘A bailar’. Merche y sus “¡ole!”. Y Bustamante. Ay, Bustamante. El extriunfito intentaba darle una explicación lógica a una noche que tenía de todo menos eso, lógica. Lo que nos quedó claro es que el jurado es un mero postureo. La audiencia pasa tres pueblos de lo que opine una Naranjo, un Bisbal o el Bustamante de turno. Un ‘no me chilles, que no te veo’. Propongo que la próxima vez lleven a alguien como el sobrino de Miguel Bosé, el tal Olfo, que por lo menos tuvo el cuajo de decirle a su tío, una vez, tras un concierto de dos horas y pico “has desafinado en algunos momentos”. Olfo aún no sabe por qué Miguel no le habla.  “Lo que estamos valorando esta noche son a compañeros”. Bustamante estuvo toda la noche pasándose el orden del sujeto, verbo y predicado por el arco de triunfo. Oye, que casi eché de menos momentos como los de El Semáforo, cuando Cañita Brava razonaba su actuación con argumentos sólidos, “es complicada porque tengo que hacer un cambio de voz mortal. Lo digo con una sinceridad”, y Jordi Estadella lo miraba, como el profesional que era, serio y convencido de lo que le estaba diciendo el otro, “será difícil en siglos olvidar este regalo que nos ha hecho”, y tan contentos.  Porque eso eran momentos gloriosos artístico-musicales  y a la conversación entre Jorge y David ya le ponéis nombre vosotros. Jorge elogiaba a David no por su voz, “ojalá llegue yo a tener esos bíceps” y Bustamante,  “anda, calla, si con esa cara para qué necesitas tú unos bíceps”. ¡Horror! Me niego a analizar esto. Porque esa es otra. No sé a qué se le daba más importancia, si a las canciones o a los estilismos. Para mí que el estilista de RTVE se toma el fin de semana libre. Jorge llevaba más purpurina e iba más depilado que cualquiera de las otras féminas.   Look pasado de rosca, que ríete tú de la época de Duran Duran y esas hombreras en los ’80, por no hablar del instante Rafaella Carra cuando, al principio, le arrancan el abrigo los del ballet.  Pero Jorge tuvo otro momento ochentero impagable cuando dijo que sería padre próximamente y le pondrían de nombre ‘¡Dayana!’. ¡Ese recuerdo V de la noche!  ¿Y si es niño, Donovan? Y luego se mete la gente  con Los Morancos…
    A nuestra Ruth le tocó el iluminador que en una ocasión escuchó decir a Isabel Pantoja “eh, por favor, los cañones hacia mi persona” y se pasó en cañones de luz, sí, pero por la retaguardia. A contraluz, mira que costaba verle la cara en condiciones a la murciana. La cosa se iba animando. Sale Gisela y Anne le suelta, “Tú que eres como omnipresente”. Ahí, el responsable de Fundeu del español urgente, estaría  con sarpullidos. A Urgencias ya lo llevarían cuando Bustamante argumentó cómo votaba, “voy a votar en base a lo que a mí me late que deba de ir”.  El guirigay seguía. Anne, por otro lado,  continuaba  con sus cosas. Entusiasmada proclamaba, entre gritos, que eran récord y líderes en las redes sociales, como si no se hubiera visto en otra. Que daban ganas de soltarle aquello de “Dios, que estás prendiendo un fuego, no inventándolo”, como el ama de llaves de Downton Abbey a una de las cocineras, creo recordar.  Al final llegaron Brequette y Ruth empatadas. Y se llevó el gato al agua la murciana. Porque empate, en TVE, significa que has ganado. Y es que no hay nada más engañoso que un hecho evidente, como decía Conan Doyle. Y aunque Anne se empeñe también en decirnos que el Festival se celebra el día 9. Que no. Olviden todo lo que oyeron y vieron anoche. Empiecen de cero. Tenemos representante. Bien. Pues ya tenemos lo más importante. Bueno, esperad, que ahora se tiene que enfrentar a los tiburones…glups…Bueno, pero a mí ya se me ha pegado el theraintheraintherain.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook