Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 02
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Que ni el viento la toque...!

     

    Con el pie cambiado. Y esta primavera tan anodina y melancólica tampoco ayuda. Ora resplandece el sol, ora llueve, ora te lleva un huracán. Para colmo, acabo de ayudar a un estudiante de nuestra patria a sacar el ticket del tranvía. ¡La Virgen!, que me ha tenido que tocar a mí el adolescente ‘retarded’ de la estadística del informe PISA: “Uno de cada tres adolescentes no sabe comprar el billete adecuado en el Metro”. En Murcia es que vamos en Tranvía aún. Ay, qué pena todo. Suerte que se me ha cruzado, en este miércoles gris, la portada de ¡Hola! con la reina del baldosín, Isabel Preysler. Sí, esa que cumple años pa´tras. Hoy es uno de esos miércoles revisteros en que la existencia de ¡Hola! se justifica… y con creces.
    Volvemos a la realeza. Y no lo digo yo, que han sido los dueños de la revista que la equiparan con un miembro de la Casa Real ya en el titular, “con motivo de nuestro setenta aniversario”, lo mismico que pusieron con aquella portada photoshopeada del Rey en Navidad. Siguiendo con la costumbre, ésta también está photoshopeada a tope. Algún  día, las facultades de Periodismo deberán explicar  (ya que no explican cómo sacar un billete de metro ni de autobús, por Dios) cómo aplican la técnica a la Preysler. Eso no sale en el Photoshop que yo tengo. Ni la media de Sara Montiel. Esto de hoy es un fino velo que casi susurra “que ni el viento la toque, ni mirarla…”, del gran poeta Antonio Ferrandis (si, el de Verano Azul, qué pasa). Desgraciadamente, por mucho Photoshop que intentes aplicarte para disimular el paso del tiempo, las palabras son tus carceleras y te delatan. Comprueben: “La primera vez que salí con Julio (iglesias) fue a cenar algo rápido porque íbamos a Florida Park a ver a Lola Flores”. Hala, ponle Photoshop a esto. Cuánta crueldad.
    Al lío. Veinte páginas, veinte, para la mujer de Boyer. Recuerdo cuando se decía que Julio Iglesias se ponía muy celoso porque su ex tenía más portadas que él. De nuevo, el BOE rosáceo  le da un ¡zas! en toda la boca al cantante con “la mujer que más portadas ha protagonizado en ¡Hola!”. No falla, portada de uno, portada de la otra.
    El reportaje se inicia un poco despistante porque a Isabel parece que la hayan pillado a puntico de salir de casa ya que lleva el bolso colgado. Le dirían, “espérate, siéntate  un momento en la tumbona que te hagamos la foto, coña”. En fin, misterios de los estilismos. A vosotros os recomiendo que os hagáis de una buena mesa con chocolate y churros porque la Preysler se nos remonta al Pleistoceno, a su más tierna juventud en Filipinas, hasta llegar a nuestros días. Va para largo.
    Y lo mejor, La Pregunta: -“¿Cómo llevas el paso del tiempo? ¿Sabes aceptarlo sin rechistar, como ley de vida que es?”, e Isabel responde  -“¡Por supuesto, no me queda más remedio!” La cara más dura que el cemento armado, ¡pero si tiene  las entradas del pelo que le llegan ya a la nuca, por Dios! Pero, eso sí, es única. E impagables las fotografías que rememoran las entrevistas (¿entrevistas?) que hacía para ¡Hola!, desde  Clint Eastwood, Richard Chamberlain  (¡El pájaro Espino!), Paul Newman, Gregory Peck, Ted Kennedy, George Clooney, cuánta gloria!…Que sí, que hoy envidio en toda la extensión de la palabra, a Isabel Preysler, pocas hay que entiendan lo que es la vida como ella.
    En contraste, la página siguiente la ocupa Anita Boyer que aparece derrengada, despeinada y rodeada de raquetas en un aeropuerto. Es lo que tiene la vida de groupie de un tenista. Espeluznada estará Isabel al contemplar a su hija de semejante guisa.  “¡Tráigame las sales al ala oeste, Ambrosio!”, se oirá por los pasillos a estas horas.
    Y Terelu y su carrusel de emociones.  Que tiene novio nos dice Diez Minutos,  “Mario es un hombre alto”. Os va a horroencantar el nuevo.  El otro día, la muy hija de la Campos, agarró un mosqueo considerable por la calle contra los fotógrafos, “¡que me dejéis en paz!” y cerró tan fuerte la puerta del taxi que aún me duele la mano como si me la hubiera pillado a mí. Yo es que visualizo al taxista que se estaría acordando  de todos los familiares de los que inventaron las dietas, que no le están dando resultado a esta mujer, tras ver que estuvo a  pique de descolgarle la puerta del coche con esa finura.  Terelu es que vive la vida como Elizabeth Taylor que un día confesó que le gustaría estar delgada… pero le gusta mucho más comer. Y se dice. Y se reconoce. Y ya está.
    La noticia más singular la trae Lecturas.  El padre de la novia del capitán del Real Madrid es un estafador. En el diario El Mundo suavizan la situación diciéndonos que el dinero sustraído no supera los 945.000euros. Vamos, que para El Mundo es pecatta minuta.  
    Y Cayetano. Ay, Cayetano, que se nos había animado para hacer la vuelta al mundo en 80 días, como Willy Fog,  para olvidar el desamor y Pablo Motos nos lo ha descalabrado por los pies. Ya que se nos había duchado y afeitado la barba esa de náufrago y era persona…ay, Cayetano es un penas…¿pero el pupas no era el Atlético de Madrid?
    Hallazgos encontrados que me perturban. En Diez Minutos sale Jordi Cruz, el cocinero de MasterChef, y tiene los muslos mucho, pero muchísimo, más gordos que yo. Nunca había visto un hombre con esos muslámenes, ni al exmadridista  Roberto Carlos que volviera a encañonar las porterías futboleras. Y también sale una señora que dice que es Ivonne Reyes pero, para mí, es una impostora que se ha comido con papas fritas a la venezolana.  Ah! y un tipo que dice que se llama Leo y que su currículum cuenta que salió en Mujeres Hombres y Viceversa y que no tiene abuela el muchacho: “Despierto el odio de mis amigos por tener el físico que tengo sin cuidarme”. Despierta el odio, no la envidia, ¡el odio! y ahora le cantamos todos a coro eso de “me duele la cara de ser tan guapo”… y de ser tan corto, chiquillo. Este tipo debe ser también de los que no saben comprar el billete del bus.
    Por cierto, costumbrismo literario lo de las páginas dedicadas a Letizia. Como un anuncio de El Corte Inglés, oiga: “La princesa Letizia redecora su hogar en primavera”. Al menos no los han pillado, otra vez, en el cine y yéndose de tapas nocturnas, que el verano está encima y eso la dieta lo acusa.
    Y esta semana os recomiendo que guardéis, de nuevo, el ¡Hola! junto al de la semana pasada. Las imágenes que no entraron, por tiempo, del entierro de Adolfo Suárez aparecen hoy. Espectaculares imágenes del paso del armón de artillería, tirado por los cuatro caballos, hasta la plaza de Cibeles donde la compañía del ejército de Tierra dio el toque de oración y la descarga de fusilería.

     Y sin más, me retiro haciendo el moonwalk recordándoos que, si sois tan majos, me podéis seguir en Twitter 

     @NievesJemezB

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook