Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 12
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Gente

    ¿Por qué lo llaman amor cuando...?

    ¿Por qué lo llaman amor cuando...?

      Las publicaciones semanales continúan con un panorama rosáceo más bien yermo. Desde ya, os digo que carecen de interés alguno. Pero tiene que haber de todo. Vamos a echarle un vistazo, pues. Portada de Hola dedicada a los Goya. ¿Absurdo? , sí. Isabel y Vargas Llosa, protagonistas. No nos sorprende. Eso sí, Isabel siempre posando desde su lado derecho que es donde está el ojo que se le ha quedado menos mermado tras los arreglillos. Algo le tenía que quedar en común con Julio Iglesias, los perfiles. Dos que se acuestan juntos…El subtítulo de Hola: "Deslumbró como una auténtica estrella de película", la revista se pasa de frenada en el halago o ahora comprendemos cómo está el cine español. Aunque veo de peor gusto el otro título, 'cuatro óscar y un premio Nobel', inevitable pensar en 'cuatro bodas y un funeral'. Vargas, huye, estás a tiempo -Llosa, con ese mechón entre Christine Lagarde y urdangariniano, me desasosiega bastante-. No lo veo yo mucho por huir. Llosa no quita su mano de la cintura de la reina de corazones. Incluso (ay, qué grima) de su muslamen cuando están sentados viendo la gala. La leyenda continua y aún retumban por algunos círculos (qué bien queda esto tan ambiguo) aquello de, "se decía que ella se desmayaba al llegar al éxtasis", comprenderéis que yo no he estado ni estaré (gracias a Dios) como Pilar Urbano debajo de la cama como cuando escribió "se quitó primero el calcetín izquierdo" en aquellas memorias sobre el juez Garzón. Beigbeder (autor de Oona y Salinger), contaba que "casarse con un escritor es estar condenado a la infidelidad mental". No digo más a las que estáis predispuestas.

      Pero hablemos del amor. Mejor, del amor-odio, que es lo que de verdad da vidilla. ‘Amor, odio’, que cantaba Ana Curra. En las revistas tenemos varios ejemplos, afortunadamente: la periodista María Ángel Alcázar (a cuento de qué ese odio) tirando a hundir y a matar a Ana Obregón. Qué bonito es hacer leña del árbol caído. Pero María Ángel, ¿tú no te dedicas a la información sobre Casa Real, hija mía? : "La retribución que recibe la actriz por su papel en la obra de teatro es de 300 brutos por función lo que multiplicado por los días de trabajo, y una vez descontados los impuestos, supondría unos ingresos mensuales netos de 3000 euros", explica exhausta. Y ahora le ponéis la música de fanfarria del Un Dos Tres como cuando terminaba la azafata de la calculadora de decir lo que había ganado la pareja concursante. Desde ya mariángel que me haga la Declaración la Renta, con ésta no se me escapa un euro de más. Pero como el papel del periodista es traer también el pasado yo prefiero recuperar declaraciones de Anita la Fantástica en todo su esplendor, (ella lo llamó, 'Mis momentos y sentimientos, Así soy yo' en Hola): "Hay una Ana dentro de muchas anas, pero la ana que bailó el vals con el heredero al trono de Montecarlo es la misma que salió con un stripper, porque no importa cuántas anas haya, a mi corazón nunca le importó el quién eres sino el cómo eres. No es como mi posado en triquini, es un posado de alma". ¿Habéis entendido algo?, yo tampoco.

    Y otro momento estelar: "Después, en una cena, Alberto le presentó a Rainiero.

    -"Papá, ella es Ana Obregón, la actriz y bióloga española de la que te hablé". No sé cómo la demonizáis. Si no existiera, habría que inventarla.

      Y no termináis de creeros lo mal que está el periodismo, amigos, hasta que llega Fran Rivera, que se ha tenido que meter a colaborador y escribe “de su puño y letra” sus páginas de Hola (ya). Lo que no iguala al común del resto de mortales periodistas es su remuneración, claro. Rivera hace un análisis de su vuelta al ruedo plagado de lugares y frases comunes, haciendo especial hincapié en el valor del esfuerzo y el trabajo bla, bla… posando con la mirada en lontananza mientras resuelve sus dudas existenciales. Observamos que el antaño torero fibroso ha cruzado ese umbral en el que comienza el declive corpóreo, ya no luce jugosa tableta de chocolate y en su lugar parece un misántropo que esa tarde ha abusado de la merienda. De lo que parece que también ha abusado es de lecturas como las de Paulo Coelho "hasta que no sale el toro de verdad a la plaza y vives esa responsabilidad, la presión de los compañeros y el público, no conoces las verdades del barquero". ¡Las verdades del barquero! qué manera de romper la magia de las cinco de la tarde más lorquiano con una expresión que puedes oír en el polígono de tu pueblo. En definitiva, este panta rei es la viva imagen del todo fluye, cómo se estropean los cuerpos.

      Vamos con la segunda batalla amor, odio, que os enviciáis, enamorados. Maravillosa la otra cruzada, ésta entre videntes, en Lecturas. Octavio Aceves y Rappel. La mejor manera de no meter la pata en una entrevista es no hablar de lo que no quieres contar, cosa que no se ha aplicado Octavio. Él ha preferido el “yo he venido a hablar de mi vida privada”, de Nuria Bermúdez. Octavio deja cosas tan graciosas como su amistad con doña Sofía (lo que le faltaba que supiéramos a Zarzuela), "la conocí en un curso de parapsicología oriental". –"¿Cómo era como alumna?" - Muy buena, pero copiaba. La pillé copiándome dos o tres veces”. ¡Horror! el título de parapsicología también es un fraude! Para colmo, cuando le preguntan si le echó las cartas Octavio lo confirma: "También. Yo los quiero mucho, a ella, al rey, las infantas, pero nunca me pagaron". Y luego el malo es Urdangarín. Ahora comprendo ese apoyo incondicional y esas miradas arrobadas por parte de la Reina al ahora cuasi reo. Bueno también Rubalcaba citó a Amaral en aquel rifirrafe con el diputado del PP, Ignacio Gil Lázaro, a cuenta del 'caso Faisán’: "Como la canción de Amaral, sin ti no soy nada". Que todos tenemos nuestros errores. De todas formas, no veo yo a Rappel que se vaya a alterar mucho con ese aspecto de tener menos pulsaciones que Induráin. Por cierto, tremenda esa cara de Cristina esta semana luciendo sonrisa ufana destilando impunidad, nada que ver con la primera aparición demacrada y ojerosa en la apertura del juicio por el caso el caso Nòos.

      Y tenemos bicho nuevo en la oficina. Lo mas divertido de los ‘realitys’ y de las revistas del corazón es que aparezcan caras nuevas, esa mezcla a lo Melrose Place. El marqués de Griñón ya lleva a los sitios públicos a ‘novia’. Perdón, según Paloma Barrientos "novia no, pareja", le ha dicho el propio Marqués. Esther Doña -la doña y no María Félix, más quisiera- es la "bella revolución" (cursis) en la vida de Carlos Falcó y canta mucho que ahora salte la noticia como un gol en Las Gaunas. Como currículo Hola sólo nos dice que “a los seis años fue modelo en una campaña de moda infantil” y "durante una época estuvo vinculada a una agencia inmobiliaria". A mí, lo de vinculada me suena fatal, como si estuviera relacionada con la banda de El Padrino. Treinta años de diferencia cuecen entre ambos. Fiorella Faltoyano decía en una entrevista, "me gustan los hombres de mi generación porque aún invitan a gambas". El Marqués, además, te las acompaña con sus vinos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook