Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 30
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Madres, qué coraje

     

    Que no tenéis excusa. Pobres aquellos que os presentéis en casa el domingo sin un presente para vuestras madres después del numerazo que se ha marcado ¡Hola! Un número que es toda una aventura antropológica, pamplinera bucólica-pastoril, de madres e hijas, similar a una sobredosis de azúcar almibarada brutalmente con tanta baba, topicazo y cursilería que me están dando ganas de empezar a quemar árboles al estilo Rummenigge.  Y que tampoco ofrece mayor deleite a las lenguas de doble filo. Toditas dan mucho coraje, vestidas de blanco, de fresco lino, en vaqueros y con tartas, muchas tartas, con flores y césped y dientes, dientes muy blancos todas… Aviso, si alguno de vosotros padece azúcar, absténganse de abrir ¡Hola! esta semana.
    Las declaraciones son un pegajoso azúcar glas: Parida 1, Alba Carrillo: “Lucas es mi sonrisa. Mi sueño. Nunca pensé que querría tanto. Feliciano (López) me quiere sin límites. Le agradezco la sonrisa que tengo, esa sonrisa con la que despierto cada mañana a mi hijo”. ¡Alba, que pares!!  Parida 2, Eugenia Silva: “Estoy dedicada a Alfonsito y a su padre”. Eugenia no ha caído en que llamándole Alfonsito está predisponiendo al nene a que lo corran a gorrazos, dentro de unos añicos, en el recreo. Lo bonito ha sido esta declaración de amor: “Cuando nació no pude verle, no llevaba las lentillas y no me dejaban en el quirófano las gafas”. Madre mía, Eugenia. Está claro que el fotochof no llega al cerebro. No tienen arreglo estas misses. Pero como malas son malísimas (porque ellas pueden) y nos da un zasca en toda la boca a las demás mortales con “no podía pensar que a los 15 días de tener a mi hijo ya iba a poder ponerme mis jeans de siempre”. Sí, ahora odiamos a Eugenia por poder ponerse los vaqueros cuando nosotras estamos, a diario, corriendo por media Murcia y sólo eliminamos unos malditos gramos para seguir entrando en los puñeteros vaqueros. Bah! pero yo no necesito lentillas. Y, Eugenia, sigue para bingo, “Alfonso (el padre de la criatura) está en un periodo de observación”, una forma muy elegante de decir, el puñetero no pega chapa con el crío. Recordad que es un runner, él no tiene la culpa.
    Otra cosa que nos ha confirmado ¡Hola! es que el fotochof no es Lourdes. Sí, amigas, mirad a la Parida 3, Isabelita Pantoja. Porque, ¿a Isabelita no le han puesto fotochof, no? ¡Hola! no sabía cómo meter la exclusiva del nieto de la folclórica y ha aprovechado la festividad maternal metiéndola  en una ventanita, bajo Eugenia Silva. Y las comparaciones son odiosas pero vaya par de nenes más diferentes y más distintos. Y hasta aquí puedo leer.  Leerme este reportaje ha sido como ascender el Tourmalet. Desde aquí os lo digo, canonizadme  a mí también. Me lo acabo de merecer. No le arriendo la ganancia al que ha tenido que lidiar con estos dos para el reportaje. Que ríete tú del reto Fairy. Esto sí es un reto.  Dos adolescentes sin criterio. Alberto Isla con camisita rosa con el caballito Polo Ralph Lauren (que para otros genial; para él, nunca) y el entrecejo espeeeeso. Unas pincitas de depilar, miarma. El bebé es el más listo del reportaje, sale dormido en todas las fotos desentendiéndose del absurdo con dientes hiperkilométricos que le rodea. Con estas dos preguntitas os hago el epítome (venga, el resumen) de la entrevista para que veáis el percal:
    “Y el colegio, lo dejaste”. – “Sí,  lo tuve que dejar”  - “¿Y buscarás trabajo?” –“Como está la cosa tan mal, buscaré en donde sea. Como tengo de primer idioma el inglés (¿ein? de primer idioma el inglés?) espero que eso me ayude”. A ver si se nos van a enfilologar estas dos prendas… Alberto también ha dicho cosas.  Cosas que incluyen, ya de por sí, lo insustancial del hecho. Alberto tiene toda la pinta de ser de esos que se presenta con los amigotes a las fiestas, sin estar invitado, y con la litrona para hacer botellón. Respecto a  Isabelita, creo que aún no puede decir eso de “ya entro en mis vaqueros de antes”, para mí que dijo a mitad de entrevista “ay, tengo más hambre que dos”. Reitero, el reportaje es agónica  y profundamente interminable.  
    Pero ¡Hola!, no contentos con el producto Nacional, nos trae a la petarda de Tamara Ecclestone (la hija del magnate de la Fórmula 1)  en cuyo reportaje el prota no es el bebé… es el anillaco que luce en su dedo. Un pedrusco más grande que la roca donde está el Cristo de Monteagudo.  
    Y como no hay día, ni semana, que no nos topemos con la illuminati de rigor no tenemos una, mejor tres que da más grima aún. Empezamos con Petarda 1, Telma, la hermana de nuestra princesa de Asturias. Siguiendo con su pretensión de pasar desapercibida se ha presentado en el torneo de tenis Conde Godó con gafas negras modo folclórica talla XXl contrarrestadas con la minifalda que más bien parece un cinturón. Para Telma no hay medida. Todo está descompensado y en el sitio incorrecto. Pero, repito, es su forma de pasar desapercibida.   Petarda 2: Isabel Sartorius, la sobrada de la semana: “Tengo pretendientes, pero no me interesan. No quiero planchar las camisas de ningún hombre”. ¡Cuánto amor hacia el género masculino rezuma esta mujer! Pero, hombres del mundo,  ¿qué le habéis hecho? Está de un modo agresivo pasivo que lo tira. Y la Petarda 3, Nieves Álvarez, de un hipócrita que lo peta: “Disfruto igual de un hotel de lujo que de un lugar humilde”. Nieves y su dolcevitismo oculto…
    Y, como siempre, Diez Minutos nos baja a la tierra y nos muestra la cara oculta de la Luna con una perfecta maniobra de distracción. Si ¡Hola! es un canto a las madres y la felicidad de parir Diez Minutos nos trae a un padre. Los pelos de punta de la risa tengo todavía. Si es que no se puede sacar a los tíos a la calle…El presentador  Frank Blanco deja unas lindezas acerca de los hijos que te destrozan el castillo de naipes que te estés haciendo ahora mismo en tu cabeza: “La paternidad me pasó factura. Mis hijos me agotan. Además, me costaron mi trabajo en la radio”. ¡Todo de una tacada! El contrapunto ideal. Que le ha faltado decir, ‘ser padre es una gran estafa y una gran porquería. No los regalo porque me denunciaría alguien que si no…”. Pero que yuyu da este tío, de verdad. La madre de los peques debe estar más tensa que un perrico en una lancha motora. Aunque,  fríamente, esto es una tendencia varonil como cualquier otra, separarse de la propia experiencia. Hay tíos, de verdad, que parece que los sortean sin algoritmo lógico o algo…
    Y no falta la visita semanal de las revistas rosas a la cárcel. Las imágenes de Gloria Camila visitando, ahora a su padre, la cárcel junto a la actual pareja del torero y el hijo de ambos parecen sacadas de un fotograma de ‘El Lute: Camina o revienta’ o ‘La Estanquera de Vallecas’.
    ¿Las demás portadas? Pues Diez Minutos con Rociíto para explicarnos que ella no se ha metido, por ahora,  en ningún lío que merezca cárcel. Lecturas con Gloria Serra que espera gemelos de un chaval 22 años menor que ella (vaya tela). Y Raquel Sánchez-Silva a vueltas con la familia de su marido y su particular investigación sobre la muerte de su hijo. Semana, por su parte, con la reina favorita, la espléndida Máxima de Holanda.   

     Y como lo bueno si breve, dos veces bueno os dejo ya, por esta semana, para que vayáis al quiosco mientras por el camino me seguís en  @NievesJemezB  que me hace muchísima  ilusión, pero mucha.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook