Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 26
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Gente

    Los Predictor de Raquel Mosquera dicen Sí

    Soporíferas revistas las de esta semana. No está valorado lo epatada que quedo, cada miércoles, a las 8 de la mañana cuando, mientras me curto a base de footing el muslamen, debo echar un vistazo a las portadas rosáceas. Otros se encuentran El Retiro a esas horas a ministros runners que luego les sirven para comentarios en las tertulias. Yo, no. Yo veo a chabelitas y raqueles mosqueras. ¡Valoradme! ¡Es muy dura la vida de provincias!

    La revista Lecturas, publicación de cabecera de Belén Esteban, sigue haciendo amigos y ahora va a poner contenta a la princesa del pueblo. A falta de los exabruptos (hasta dentro de poco) de la de Paracuellos nos endilgan los exabruptos de Olvido Hormigos, que está encantada de verse en las portadas: “Ahora yo tengo el apoyo del público”, y lo dice con esa boca de señora de 60 años.

    Por su parte, la revista Semana trae si no los reportajes más destacados sí más singulares (demasiado benévola soy). El primero, Raquel Mosquera va a ser madre. Por segunda vez. Vuelven los reportajes de carne rebosante. Amor de madre Raquel aparece lozana, sin brotes psicóticos (por lo menos en la revista parece que no le ha dado ninguno) y ya no toma suavizante para suicidarse “eso fue pura invención”. Al grano, que me despisto. El novio, Isi, ( de dónde vendrá Isi? De Isidro, de Isidoro…?) con un corte de pelo a lo último mohicano y los labios bañados en brillo. Gloss. Horror. A primera vista no sé quién de los dos lleva los labios más embadurnados. La Mosquera o el futuro padre. Las imágenes son unas continuas ganas de llorar. Aparecen los tres (la hija también) haciendo el trenecito o en pirámide, tan pegados que parece que cada uno es un apósito del otro. Tal vez, al terminar la sesión, regresaron a casa así, pegados como los trillizos que nacen unidos por la cabeza o por el esternón. Pero… en el amor siempre hay un PERO, llegamos al momento adversativas, “Isi tiene que resolver aún unos papeles”. Yo sigo llorando mientras paso otra página. Un no parar. Sobre todo por los pantalones con lentejuelas que lleva el tal Isi. Ni en el ballet Zoom de Lazarov vi tantas lentejuelas ni brillos. Por supuesto, aparecen la niña, la que tuvo Raquel con Anikpe, que lleva unas botas que quieren parecerse a las Ugg de Sara Carbonero, como para ir a cazar osos polares, pero sin serlo, aquí es todo muy low cost. Raquel sigue repitiendo una y otra vez que Isi la hace muy feliz. Por favor, que le quiten ya los libros de Coelho o, peor aún, de Jodorowski. Ni que decir tiene que el reportaje es una concurrencia de pelos, cardados, pieles de leopardo en la cabeza de Raquel…y hasta un poni en el que aparece subida la hija de la Mosquera. Hay veces que confundes el pelo rubiesco del poni con la pelambrera alborotada y tintada como un toro jabonero de la peluquera. Toda esta estética salvaje-selvática en Colmenar Viejo me tiene, francamente, desconcertada.

    Raquel ya no está para la López Ibor (por ahora). Los que están para ingresar ya son los Contreras, Julianín y Julián. Vamos con el segundo reportaje de Semana. Y yo que me las prometía tan felices porque había evitado a Chabelita y a Julianín la semana pasada y me encasquetan al padre y al hijo otra vez. La semana pasada era American Horror Story, esta semana es The Walking Dead. Qué caras de amargamiento. Y qué poco te los crees. Cuentan que 450.000 euros es la deuda mientras muestra las fotos del piso de uno y del otro con piscina, gimnasio …”necesito un trabajo con una remuneración alta, trabajar de albañil o camarero no cubriría mis necesidades”. Claro que sí, hijo mío, bróker de Bolsa en Nueva York a lo Leonardo di Caprio, para qué vamos a ir por lo bajo. Éste no sale del atolladero, os lo digo yo. Y el dramón que se acrecienta: “en Nochebuena cenamos los dos solos una lata de lentejas Litoral”. Los de Litoral estarán contentos…“mis hermanos no me han llamado” y, lo más grande, en cuanto a sexo “estoy totalmente inerte, mis 29 años los siento como si fueran 60. La medicación provoca incapacidades…” y no sigo porque luego sale con no sé qué tema de ludopatía…en fin, que no se priva de nada el chico. lulián padre tiene su columnita. Triste columnita: “Soy el viudo de Carmen Ordoñez y le he fallado en mantener unidos a sus hijos como me pidió”. Mira, en eso tiene razón. Si ve este plan Carmen Ordoñez los ahoga. Otra cosa no, pero ella en la miseria económica ya procuraba no caer “a mi plín, yo soy Ordoñez Dominguín”. Divinamente.

    Y el batiburrillo. Ojito que Lourdes Montes va a llamar a su primogénito, si es varón, Francisco. OTRO. Francisco alegre y olé. ¿Cuántos van ya en la familia? Hagamos recuento que para eso me he criado a los pechos del ¡Hola! y tengo una considerable cultura rosa que debo mostrar en cuanto puedo: Francisco Rivera padre (Paquirri), Francisco Rivera hijo (Fran, ex de Eugenia, vamos), Kiko Rivera ‘Paquirrín’, el hijo de Paquirrín…y, ahora, el que viene. Imaginen las reuniones caseras y esa llamada desde la otra punta de la casa. Qué tiempos cuando le dio a la gente por llamarse Borja Mari, Kevin Corner…

    E Isabel Preysler, con ese tamiz de pixeles, anunciando que vuelve al mercado “no hay que cerrarse a lo sentimental, la vida sigue, todo es posible…”. Por no hablar de la puñalada que le pega a su hijo Julio José, “quiere volver a la música aunque viendo lo que vende su hermano yo me habría dedicado a otra cosa”. Preysler siempre ha sido una gran mujer de negocios, una avezada mujer empresaria aún sin darse de alta como autónoma. No le ha hecho falta. E insoportable, otra vez, Lara Álvarez en ¡Hola! Esta vez contando cómo ha llegado donde está ahora a los alumnos de un Máster deportivo en la Universidad en la que estudió (ahora se oyen las risas muy fuerte, lo sé). No sale ni el nombre de la Universidad, así pasan menos vergüenza. Y olvídense de ¡Hola! esta semana. Un repaso a la última gala de los Oscars, la más fea en tiempos. Y con Irina, ex de Cristiano Ronaldo, en portada con la media esa que se subió demasiado, hasta el cuello, el otro día. Irina, que las medias no hay que estirarlas tanto, hija mía…

    Si queréis más, sigo en Twitter @NievesJemezB

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook