Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 24
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Gente

    La tiranía del eufemismo

    Esta semana seguimos con variaciones temáticas por repetición y doble salto con tirabuzón. Portada de ¡Hola! interesantísima, Letizia y su nuevo corte de pelo. Y su musculada espalda, como define la revista la huesuda anatomía de la Reina, en páginas interiores. Letizia aparece hierática como siempre, como si posara para las monedas continuamente. Y pura vigorexia. De Aznar vigoréxico marcando abdominales -o abdominadas, como dice Casillas- a la Letizia más Madonna musculosa. Si las juntas a las dos hay más venas, músculos, ligamentos y tendones que en la plantilla del Real Madrid de este año, con Bale y Ronaldo a la cabeza. Qué manía con quitarse las camisas y las mangas.

    También tenemos otra encantadora crónica de aristócratas en Sevilla. “Elegancia y glamour”, -no se les cae de la boca el titular, menudo comodín-, en un cumpleaños celebrado en Casa de Pilatos, de Rafael Medina. Acudieron, entre otros, Tamara Falcó sacada de la clandestinidad de la Biblia a las fiestas se ve que abrasada de su papel de devota religiosidad y Carmen Martínez Bordiú, “notablemente más delgada”, ¡Hola! no da puntada sin hilo, oiga. Saltando de una página a otra recibes unas guantazos de realidad y de crueldad epatantes. Mientras Belén Esteban intenta superar con la ayuda de su madre, su Andreíta y sus amigas la ruptura con ‘el Migue’ Isabel Sartorius, que no tiene miedo a las palabras “cumplí el medio siglo en enero”, confiesa estar enamorada: “Enamorada es una palabra muy fuerte”. Ella prefiere tirar de eufemismo –vamos, que se lo ha inventado-. Para decir los años, no, pero para el amor tres vueltas de tuerca, “estoy despertando de nuevo a la posibilidad del romanticismo”… ni Cospedal con lo del diferido.

    Con el visionado de las revistas se despierta un revoltillo en mi interior de sentimientos encontrados. Eva González posando en bikini, odio tremebundo; la espalda de Letizia, grima; ver a las pseudo aristocráticas Tamara Falcó, Vicky Martín Berrocal etc, subidas a tacones como andamios sobre el empedrado de Casa de Pilatos, dolor de pies (vale, no son sentimientos) pero, la ruptura de Belén Esteban con ‘el Migue’ ¿qué sentimiento debe despertarme?

    Por Vanitatis nos enteramos de que el rey Juan Carlos también le fue infiel a Corinna. Esto ya es peor que Melrose Place o Gran Hermano pero en plan lujo o deluxe. El monarca aparece más envejecido pero la evocación de sus aventuras amorosas y sus correpasillos palaciegos me recuerdan a aquella conversación de Lady Astor con Lord Castlerosse (leed La Doncella de Lady Astor, hombre ya): “Mire el volumen de su estómago. ¿Qué diría si eso lo encontrara en una mujer?”. “Hace media hora estaba en una”, le contestó él. De verdad que hay jardines de los que es imposible salir. Tenemos a un monarca desocupado, al que aún no le ha dado como a Bill Clinton cuando dejó de ser presidente de EE.UU. y dice todo lo que piensa, “aunque nadie me escucha”. Ay, si tuviéramos el humor que se gastan los ingleses…Parker Bowles sabiendo que el príncipe Carlos era amante público de su mujer se refería a él como “My husband in law”. Y, ojo, Bárbara Rey, la pieza del ajedrez que amenaza siempre en la sombra y a la que me imagino con un mohín caprichoso acariciando sus gatos, se deja caer con “todavía hay muchas cosas que contar”. Como Casillas (parece que estoy un poco obsesionada con el portero del R. Madrid, no?) cuando dijo aquello de “Sara podría contar muchas cosas del vestuario, más de las que la gente piensa”. Esto de tirar la piedra y esconder la mano (y no me estoy refiriendo a la obra política de Quevedo) no está bonito. Debe ser un virus porque Carmen Tello le da forma distinguida e ilustre a lo de ‘dejar caer’ pero viene a hacer lo mismo, “me han propuesto escribir un libro sobre Cayetana de Alba pero hay cosas que compensa más guardarse para una misma”. La gran Lauren Bacall le dijo un día a Frank Sinatra que lo que tenía que hacer era callarse y cantar pero, ¿a éstas qué les dices que se pongan a hacer? Demasiado desocupadas.

    Por cierto, a ¡Hola! le ha dado todas las semanas por mostrarnos a Victoria Federica con sus múltiples habilidades y facetas. Que si Victoria Federica amazona, Victoria Federica fotógrafa… Deben pensar que ya que de Froilán no hacemos carrera a ver si por la niña la Monarquía va tomando algo de glamul con las generaciones venideras. Lo de los calcetines es lo que Victoria Federica no supera, ya no lo lleva en la mano todo el día, ahora se los planta de calentadores a lo Flashdance. A modo de Forrest Gump la vida y la Casa Real son una caja de bombones o borbones, yo qué sé… vamos a ver con qué hobbies nos sorprende un día Leonor.

    Tita Cervera posa en Villa Favorita contando la pena que le produce desprenderse del casoplón y ameniza con sus recuerdos junto al barón cuando, en realidad, es la versión lujo del portal de venta inmobiliario. Obviamente se trata de atraer compradores –lleva semanas con la venta. Ya está vendida-. Las imágenes son un poco ‘Los otros’, grandes estancias decoradas en madera con vistas al lago de Lugano entre cipreses y las gemelas con Tita sentadas sobre un sofá cubierto con una gran sábana blanca. La soledad era esto. Grande el juego de declaraciones que maquilla ¡Hola! en plan Dowton Abbey –los herederos, manuscritos, el museo, las obras impresionistas, la revolución rusa…-   para no llegar a la conclusión de que la baronesa está acuciada por las deudas y Andorra es su destino económico-fiscal. Seguimos con lo eufemístico. Para ¡Hola! también es un notición que Alicia Koplowitz se haya reencontrado con su ex Alberto Cortina en la boda de su hijo Pelayo. Para mí es noticia que el vestido de seda azul celeste le esté tan ajustado y que las costuras parezcan a punto de estallar. Alberto Cortina ya no es aquel del tupé que armó el tango con Marta Chávarri –ChavarriGate-, ahora podrían hacer un remake de Los gozos y las sombras.

    Lecturas dice que Sara Carbonero e Iker Casillas están cada vez más cerca de irse al extranjero. Ahí lo dejo, madridistas. Los niños de Miguel Bosé “descubren que su papá canta” –ah, ¿pero eso es cantar?- Y, hombres del mundo, Elsa Pataky ha dejado sus chanclas de playa y su caterva de mellizos subidos a su cintura y ha ido a la peluquería. Ya posa, de nuevo, como la niña de 'El exorcista' retorciendo el cuello hacia atrás en su célebre posado. Aprovecho, ahora que estáis con la Pataky dando vueltas de alegría en la montaña verde, como Julie Andrews en ‘Sonrisas y lágrimas’, para mandaros un cordial saludo. La semana que viene, más.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook