Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 21
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Gente

    La primera dama de la literatura

     

     

      La primera dama de la literatura

      Carolina Cerezuela ha grabado un disco. Y lo va a presentar. En febrero. He tenido que abrir con esto porque la cosa en España se está poniendo peor de lo que imaginamos. Y estoy avisando. Os recuerdo que en febrero, también, tenemos que elegir canción para Eurovisión. Y, también, es el mes de los enamorados y tíos con ramos de rosas corriendo por las calles. ¿Puede ser febrero el peor mes del año? Yo digo sí. Pla escribió en El cuaderno gris que “la mediocridad tiene el mismo gusto y el mismo color del café con leche”. Y no me gusta el café con leche.

      Al lío. Lecturas se ha despachado dedicándole un reportaje a Jorge Javier que, de vacaciones, en bañador y mirando lontananza cuenta su diario de a bordo en la playa. O esto es porque Jorge Javier tiene algo importante que no quiere que se sepa y es un chantaje o este lucimiento de carnes por gusto no hay quien lo entienda. Él, que siempre se mira en pantalla en su programa y pregunta, constantemente, a todos si lo ven más gordo. Y luego critican a Kiko Rivera porque sale en camiseta y con la espalda más velluda que Jar Jar Binks. Tom Ford se dejó caer un día diciendo que la gente está más guapa sin ropa que con ella. Hombre, Tom, depende. Crimen y castigo soportar a Jorge Javier desnudo, oye. Pero, Jorge, opérate esas protuberancias, como si no tuviéramos bastante con la tetas de Boris Izaguirre o con las de Rajoy cuando se pone el polo Lacoste . Yo había leído a Irina Shayk decir que estaba enamorada de su cuerpo pero veo que JorgeJa se adora. Desde luego el presentador no sigue las pautas del Papa veraneando en Castelgandolfo. Las fotos no son una caricia de espuma blanca y rumor de caracola, no, aquí es un tsunami hipohuracanado semejante a los decibelios que emiten Monedero o Pedro Sánchez cuando se emocionan en el mitin y empiezan a reñirnos. JorgeJa mira al infinito como aquellos Diez Mil de Jenofonte “¡Thalassa, Thalassa!” (“¡El mar, el mar!”). Las fotos son más dignas del Cuore y sus famosos ‘aaaaaargh’. Y es que enero es el nuevo agosto. Como el niño de El Sexto Sentido sólo veo gente en bikini. Permanentemente. Bustamante y Paula Echevarría están abonados a la playa. Bustamante sigue también expandiéndose como el universo. La desgracia para el cantante es que Diez Minutos no gasta de Photoshop y esta semana aparece al natural, con una frondosidad de pelo en el torso que ni Alf, nada que ver con las imágenes de Hola de la semana pasada. Camarero, tengo un pelo en la sopa. Coco Chanel decía que cada día es un desfile y el mundo es la pasarela. Que se lo digan a Isabel Preysler y a Mario Vargas Llosa. Perdón, Isabel Preysler, no, la primera dama de la literatura como la denomina Hola. No quiero imaginar qué pensarían señoras de las letras como Camen Balcells o Laforet, por poner un poner, de estos titulares y este ridículo que está haciendo ya Vargas. ¡Cuán goloso es el papel couché y el estar, permanentemente, en primera línea del postureo! Hay gente perfectamente capacitada para introducirse y adaptarse al medio e Isabel Preysler es una de ellas. Para triunfar, según Mark Twain, se necesitan dos cosas: ignorancia y confianza. E Isabel puede presumir de ambas. Lo mismo hablaba de Economía y de Egipto con Boyer, que de vinos con el Marqués de Griñón, que de literatura, ahora, con Mario. No sé si también durante cinco horas. En las fotos aparecen Vargas, Isabel y Varguitas (el hijo del Nobel; y no, éste no es el que fuera novio de Genoveva). El trío Las Vegas, vamos.

      Leer ya no es lo que era. Leer está sobrevalorado. No sé cuándo se empezó a ir todo a freír espárragos. No sé si fue aquel verano cuando al comprar el libro de Federico Moccia -Perdona si te llamo amor- regalaban unas chanclas o cuando destacaban en las revistas a Sara Carbonero en sus vacaciones con Casillas, tras el Mundial, leyendo sin cesar en la tumbona Los secretos de la roja. Que pensaba yo, pregúntale los secretos a tu novio, melona, que lo tienes al lado. Borges imaginaba el paraíso como una biblioteca…bueno, me voy a callar que él tiene con lo de Kodama también otro Hola. Decía Mikhail Baryshnikov, el bailarín ruso que apareció en Sexo en Nueva York, que no le importaba ser más conocido por la serie que por la danza. No sé si a Vargas le estará dando igual ser archiconocido ahora por ser el novio de Isabel. Esto es para irse una santiguándose y murmurando “madre del amor hermoso”. Señor, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que sí puedo, y la sabiduría para reconocer la diferencia. Sobre todo ahora que viene la gala de los Goya y la pareja aparecerá entregando un cabezón. La que no sé es cómo aceptará este viraje de flashes hacia los recién llegados a la alfombra verde o azul Penélope Cruz. Pero la pareja literata es ahora el combustible perfecto de esta feria de las vanidades. Por lo pronto, Tamara ya estuvo el otro día en un convento echando un ojo y Ana ya puso alquiler de piso de por medio para vivir con Verdasco más feliz que una perdiz. Respecto a la portada de Hola y los embarazados Baute y Astrid no merece la pena. Ambos vestidos iguales y con jersey de cuello vuelto a lo Mijatovic. Todo tan cándido, tan inofensivo, tan huevo sin sal. Carlos aparece más maquillado que su mujer. Y canta a la barriga embarazada. Que me recuerda cuando tuve que entrevistar a un entrenador de fútbol que, además, era aficionado a la música y, entre respuesta y respuesta, sacaba la guitarra y me dedicaba unas bossa-novas. Agonizante. ¡Pare usted ya con la guitarra, hombre ya! Finalmente, Rocío Carrasco sigue haciendo amigos entre su familia. Si ya sus hijos pasan más temporadas con su padre que con ella ahora su hermana, Gloria Camila, le escribe una carta en Facebook que ganas le dan a una de meterse en una cueva. Como decía Samuel Butler, los padres son las últimas personas en la tierra que deberían tener hijos.

    @NievesJemezB

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook