Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 04
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Gente

    En tierra hostil...pero con señorío y Borsalino

    En verdad os digo, queridos hermanos, que con esto de repasar las revistas rosas van a terminar por canonizarme y tendrán que empezar a contar mi vida con un ‘Nieves B, una santa de su tiempo y mártir de nuestros días’. Sólo deciros que lo más emocionante que me ha pasado en esta semana de pasión fue cuando se me cayó la Pepsi Cola (sí, para colmo no tenían Coca-Cola, todo es susceptible de empeorar en mi vida) en el pantalón. Por suerte, logré salvar el ¡Hola! , que no cunda el pánico. Sirvo para Salvamento también, amigos.

    Ante la falta de aventura en mi vida lo más epatante de las cuatro publicaciones del corazón es el relato narrado, en primera persona, por Carmen Martínez Bordiú en Omán (gracias, Carmen). Carmen deja sus tacones, sus años de lucha por una melena digna y sus visitas al botox para vivir una aventura de las de toda la vida, de las homologadas con cocodrilos, mosquitos, selva, sed o días sin ducha. Y nos cuelan el dramón, de ‘strangis’, entre Genoveva Casanova en plan mística (así estará hasta que se case, qué cruz) y el Baile de la Rosa de Mónaco. Y vosotros enganchados a En Tierra Hostil o Encarcelados y he aquí un trabajo periodístico y de investigación, de meterse en sitios peligrosos. Carmen rememora “los momentos de intranquilidad que vivió durante su reciente viaje SOLA a Omán”. Eso sí, siempre con Borsalino. Para haceros con la idea os ayudará que pongáis de fondo la voz de Gloria Serra para darle mayor intensidad. Esto es mucho más emocionante que el especial ‘Incendios provocados por hornos o lavadoras’ que emitió un día la televisión autonómica.

    “El chófer del hotel no había ido a recogerme, así que me encontré sola a las cuatro de la madrugada, con todo cerrado y rodeada por cuarenta o cincuenta hombres. Desesperada me pregunté, ¿qué hago? qué hago?”. Por lo que a mí respecta la respuesta me la callaré porque he ido a un colegio de monjas y luego que si tal....

    “Me vinieron a buscar y cuando íbamos por las montañas y ya casi amanecía, de repente, el conductor detuvo el coche. Y yo, que iba tumbada y medio dormida en el asiento trasero, pensé: “Igual me secuestran”. Igual, Carmen, igual. Lo de dedicarse a la buena vida y no dar un palo al agua ha sido todo circunstancial en la Bordiú, en realidad llevaba un Miguel de la Quadra-Salcedo dentro. Ni Rudyard Kipling narrando, amigos.

    Tico Chao nos regala otro momento hilarante (como un bonus track), por si la cosa no había tomado suficientes tintes dramáticos ya:

    –“Veo que tienes un ojo (a la virulé…), no me digas q te lo hiciste en Omán?”

    -No, fue un domingo que no tenía nada que hacer y le dije a una amiga, “vamos a El Corte Inglés que tengo que comprar unos maquillajes. Con un probador debí arañarme el ojo por dentro y comencé a sangrar. Mi amiga horrorizada. La chica q me estaba atendiendo casi se desmaya…”

    Lo que prueba, amigos, que nunca sabes dónde se esconde el peligro. Ella temerosa de una noche cerrada entre cuarenta (o cincuenta) hombres en Omán y resulta que casi se desangra en El Corte Inglés con un maquillaje. Ella pasa de sufrir en soledad, “así empatizan conmigo”, pensará.

    Que me estoy riendo con el relato pero en realidad es para llorar todo el rato.

    Por cierto, no sé cómo no he sido informada antes de esto pero Carmen tiene un blog en ¡Hola! también epatante. Sus post son sólo de cinco líneas y 5845648394755040 fotos para rellenar. Magnifica. Os dejo un ejemplo maravilloso: “Madrid está precioso e intento sacar alguna foto que me guste… Pero este domingo sufrí un pequeño percance que me obligó a desplazarme a las urgencias de la Seguridad Social, y tengo que deciros que funciona todo maravillosamente bien, que lo sepáis. Os dejo unas fotografías de mis paseos por Madrid ¡y de mi paso por urgencias!”.

    Pues nada, madrileños, la Sanidad bien, eh, que lo dice Carmen. Y Cristina Cifuentes estrujándose los sesos preparando el programa sanitario para la campaña electoral…

    Otro: “Preparando la maleta para irme a León. Me pararé para comer morcilla en La Bicha, en el barrio Húmedo…”. Os aviso, el blog es adictivo. No sé si acabaremos con la corrupción en este país… pero lo que es con los tontos lo veo complicado.

    Y si creíais que ‘problema’ era no tener la vida resuelta Luis Medina os abre los ojos. Él se creía conde San Martín de Hoyos y, por lo visto, su tío -duque de Segorbe- ¡zas! arrebatándoselo de un mandoble. Luis “se defiende” pero no como los nobles con señorío de antaño ante el Tribunal de la Santa Inquisición o en un duelo “a la primera sangre”, “a muerte” o “a pistola”, no , en ¡Hola! que es más rápido y limpio.

    “Mi abuela Mimi (ojo, Mimi era Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa. Lo de la economía del lenguaje, bien) me había dicho personalmente, en una conversación privada, que le gustaría que yo llevase ese título”. Luis no conoce el concepto ‘firmado ante notario’. Luis no sabe que a algunos les molesta oír verdades, que se piden explicaciones y luego a la gente no le gustan. Todo un drama familiar. Yo sé por lo que está pasando, a mí en mi casa no me dejaban llevar los vaqueros rotos. Otro dramón. Respiro un poco porque nos aclara que, “aún no me había hecho la papelería con la corona y no me había bordado las camisas. Nada”. ¡Qué? ¿Cómo se os queda el cuerpo?

    Y termino con una entrevista en Lecturas a María José Campanario algo críptica, “con esta historia (Belén, Andreíta…qué os voy a contar yo a vosotros) habéis tenido una telenovela, con un bueno, un malo, un feo, una guapa…”. (Me está costando ubicarlos… el bueno, la guapa…)

     –"Y en esta telenovela, tú eres?”. - “La chunga”. Finísimo todo, como veis.

    Como estamos en Semana Santa definiré las publicaciones rosas de esta semana con un concepto precioso y muy ad hoc para la época, PESTIÑO.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook