Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 12
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Gente

    El arte del relleno

     

      La periodista del corazón Paloma García Pelayo tardó poco en soltar, en cuanto le dejaron el micrófono que, “justo al ir al baño me he encontrado, frente a frente, con la Infanta e Iñaki , caminado hacia mí. Ha sido cosa del destino, indiscutiblemente”. Paloma siempre aparece en sus declaraciones como una iluminada, todo se lo encuentra por casualidad. Como aquella vez que perseguía corriendo a Urdangarín por las calles de Washington. Cristina e Iñaki llegaron sobre las 8.15. Las cadenas aún andaban con sus informativos. La Sexta fue la única que, desde las nueve de la mañana, estuvo al frente del más mínimo detalle mañanero judicial. Fue el arte prodigioso del relleno. Con la pantalla partida, con imagen fija en la sala donde se celebraba el juicio y el resto un constante flashback de rampas y declaración de 2012, declaraciones del juez Castro, declaraciones de Diego Torres…Si le dejan, creo que Ferreras debe andar ahí todavía. Esta vez, no había rampa para hacer más largo el paseíllo con el que escrutar cada resquicio y cada sombra en sus angulosas caras. Iñaki, que ya no es no es esa imagen de rubio (no rubiasco, como decía Ruano de Di Stefano) alto y ebúrneo, es un hombre pegado a una cara desencajada. La entrada fue a paso ligero. Urdangarín bajó del coche ejecutando su gesto mecánico abrochándose el botón de la chaqueta e introduciendo su mano izquierda en el bolsillo. Cristina, con expresión más avejentada, como si hubiera huido despavorida de Sangri-La de Horizontes Perdidos, se acomodó su bolso y entraron juntos, sin risas absurdas esta vez (Diego Torres y su mujer, en cambio, llegaban cargados de maletas y carteras de mano). Mirándoles, sentados, escuchando el relato de los delitos más que pensar qué cara más dura tienen pensabas que, para superar ese trago, tenían que tenerla de criptonita. Cogiendo una frase de David Bowie “no hay nada que aprender del éxito. Todo se aprende del fracaso”. Fue como en un acto oficial, pero al trote. Llegada en coche a la misma puerta del juzgado. Comentan que alrededor de 15 personas se envolvían en banderas republicanas manifestándose, pero no se notó nada. A las 10.00 comenzaban los magazines diarios. Ana Rosa abría con la llegada del matrimonio; Susanna Griso, en mangas de camisa y corbata como un jefe de diario sufriendo los estragos del cierre de una redacción, con lo del domingo de Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat. Entre conexiones y totales comenzó la pedantería de los tertulianos. En Antena 3 uno, con flequillo rebelde, se refería a Urdangarín como el jugador de ‘handball’ del FC Barcelona. Y Mari Ángel Alcázar, en Telecinco, que “la llegada a pactos está en la ‘pole position’ de actividades”. La periodista de Antena 3, desplazada al juicio, aclaraba que “todos tenemos un sitio enumerado”. A ver si destrozamos el castellano un poquito más.

      En el receso de veinte minutos, Ferreras aprovechó para conectar con Inés Arrimadas; valor seguro, no se fuera a ir la audiencia a otro sitio. La mañana era trepidante de flashes y cámaras de televisión, Puigdemont acudía a la alcaldía de Gerona a renunciar a su cargo e Ignacio Escolar, en La Sexta, nos informaba de algo sin lo que no podíamos vivir sin conocer, “es independentista desde pequeño”. Mariló Montero, por su parte, trató superficialmente el tema y pasó rápidamente a hablar del colesterol. Eso sí, antes le preguntó a Ónega que a qué se refería con que alguien del juicio tenía una vinculación con la Casa Real. Yo ahí ya me fui a limpiar la plata que no tengo porque me veía venir lo peor. Dicho y hecho. En Telecinco, su reportero se había desplazado a Vitoria: “A la madre de Urdangarín sólo se la ve cuando sale a comprar el pan”. La gente de Vitoria mostrando una discreción de lo más elegantísima, nadie había visto a nadie, nadie conoce a nadie. El reportero pensó que había que resarcirse de alguna manera de aquello y entrevistó a las puertas del juicio a uno de los ciudadanos a los que habían permitido entrar a la sala. El joven hablaba tal como Sema y lucía una coleta a lo Iglesias (Dios, ¿se está poniendo de moda?) y con unas aparatosas gafas negras dejaba unos argumentos de peso, esta juventud me deja cada vez más epatada, “no tenía nada que hacer y pensé, voy a ver esto que nunca he estado en un juicio así. Estoy aquí desde las 4.00 de la mañana”. Pues para ir por gusto, menudo madrugón…José Cabrera, el psiquiatra forense de cabecera de Ana Rosa, se expresaba, por lo visto, con el lenguaje nuevo de la nueva política “la Infanta ha llegado seria, no, lo siguiente” y “vemos que tiene ojeras, eso es que ha dormido poco la noche anterior”. Sí, hijo, sí. Luego dicen que en el cine están siempre los mismos; pues claro, almas de cántaro, como en los juzgados, como en las series, como en los tertulias y como en el Hola. Dicen que Hacienda somos todos y el rey Juan Carlos dijo que todos somos iguales. Entonces, cuando Dolores Ripoll, jefa de la Abogacía del Estado en Baleares, soltó lo de “Hacienda somos todos es sólo una frase publicitaria” deja la pelota en el tejado de Montoro, es decir, si todos no somos iguales, tampoco todos son Hacienda. Cuando Miquel Roca despertara de ese sueñecito que se echó en la sala ¿procesaría convenientemente el argumento? Ganas te dan de no pagar ya este año. Cuando pensé que la cosa ya no podía ir a peor puse La 1 y Sonia Ferrer (ex de Álvaro Escassi) opinaba sobre El Chapo Guzmán. Al final, le tuve que dar la razón a Évole “yo no sé exactamente nada, yo me baso en intuiciones”. Vamos, como todo el que pasó por televisión ayer. El arte del relleno.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook