Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 30
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Después de Corinna...el Rey

     

    Este es el último post del año 2013. La semana que viene estaremos en 2014 y seguro que las revistas me traerán nuevas víctimas que despedazar.  Ya vamos enfilando las fiestas y tanto reportaje de arbolitos de Navidad y bolas, en estas dos semanas, me ha provocado echar de menos un posado de Raquel Mosquera, la verdad.
    No me sorprende nada la portada de ¡Hola! Era el miembro de la Casa Real que faltaba. Si por esa páginas han pasado los Príncipes, de marcha nocturna, cenando en kebab; Letizia comiendo pipas en plena calle; la Reina apoyando a Urdangarín en Washington y hasta Corinna calificando su relación con el protagonista de la portada de hoy de “entrañable amistad”, ¿de qué nos extrañamos al ver al Monarca?  Yo veo al Rey D Juan Carlos, posando a lo Alessandro Lecquio, hecho todo un it girl con jersey cuello cisne y chaqueta a cuadros (torso trabajado y estómago para dentro, como nos ha enseñado a todos a posar Ana Obregón). Mirando la portada no pude evitar, eso sí, que se apoderara de mí la nostalgia al ver cómo pasa el tiempo, con el 70 cumpleaños del ¡Hola! pero, observando detenidamente, he de decir más bien ¡cómo no pasa el tiempo! ¡Qué juventud! El photoshop que le han hecho al Monarca provoca que mire con pena mis desastrosas poses y caras en las fotos almacenadas en mi móvil. Me pido ya un Photoshop para 2014.
    Además de los almibarados pies de foto dedicados a nuestro Rey, Eduardo Sánchez, director de ¡Hola!, también nos avisa de que las fotos están realizadas ante el mirador a los montes de El Pardo de los jardines de la Zarzuela, “una de las vistas más desconocidas del Palacio”. A ver, no tan desconocidas. Me sabe mal llevar la contraria a ¡Hola!, que para mí es ley, pero todos recordamos la pedida de mano de Elena y su paseo junto a Marichalar por esos jardines llenos de vegetación que, traicioneros, le plantaron una hoja que voló de sus árboles a tan realísima cabeza. Don Jaime no estuvo ahí rápido para quitarle semejante adorno para las fotos. Ya empezaba torcida la cosa. ¿Cómo vamos a olvidar esos jardines? Memoria histórica que tiene una. No comentaré nada de las fotos del Rey, bastante se está hablando ya. Sólo que el jersey de cuello y apretado sigue el estilismo de los ‘90 a lo Mijatovic, veo que es imposible erradicar esa moda. Desisto. Y, el pesado cinturón. Ese cinturón debe tener una historia. Lo repite. El año pasado apareció en otro reportaje luciéndolo también. ¿Un mensaje oculto? Por lo pronto, parece uno de esos complementos que se coloca George Bush, hijo, acorde con sus botas texanas.
    Otro tema. Desde aquí lo pido y lo imploro: Que Sara Carbonero vaya a parir ya. No aguanto otra semana más de reportajes sobre Sara Carbonero con las sempiternas botas Ugg, que se las va a tener que quitar el médico a tirones, y Casillas con su bolso sobaquero y pañuelo al cuello. Por favor, que se encierren ya en casa a criar.
    Otro tema que no termina de desentrañarse y no le encontramos la punta es el del lío amoroso en MasterChef. Mientras Eva González aparece otra vez y otra y otra… con Jordi Cruz saliendo a fumar (con lo malo que es el tabaco y se están hinchando con el jodío fumeque, que diría nuestro paisano Rabal en ‘Juncal’) y tan muerta de risa que se le llegan a ver los empastes de las muelas, Cayetano sigue deteriorándose. Si lo ve Armani no le vuelve a hacer otro traje de luces. Para colmo, como si no tuviera ya bastante el pobre,  tuvo que acudir a la cena de Nochebuena en la casa materna de Lourdes Montes junto a Sibi, la cuñada de Fran, Julián Contreras con el intenso Julianín, perdón, Julianón Contreras, y un Fran Rivera cada vez más pequeñito. Parece que Francisco Rivera está cruzando ese umbral en el que comienza el declive varonil corpóreo. Como diría Francisco de Quevedo, "miré los muros de la patria mía, si un tiempo fuertes ya desmoronados" La retirada de los ruedos, a estos hermanos, no les está sentando nada bien físicamente. Mentalmente, no tengo ni idea. No se pierdan las imágenes.  
    Y, si Cayetano es la cruz, la cara en el amor nos la da Terelu. Hemos pasado de ‘los desvelos de Terelu por su aspecto físico’ a ‘Terelu se reencuentra con su exnovio piloto’. A Terelu no le contaron eso de “niña, disimula, que se te nota una jartá”; lo agarra con las manos  -y lo que es peor, con su mirada-, tan fuerte que al piloto le es imposible alzar el vuelo y salir huyendo de nuevo. La vuelta de Carlos Pombo a su vida siempre será para bueno, sobre todo porque evitará que Terelu pierda la cabeza,  de nuevo, y salga a la calle con estas galas. Carlos, vuelve con ella.
    Por último, ¡Hola! introduce un género nuevo: la Autoentrevista. Además de que Lolita se ha unido al club Benjamin Button, ya casi es la hermana pequeña de su hija, madre e hija se autoentrevistan. Elena queda como una chica muy madura y muy leída  -vamos, una pesada- que da lecciones a su madre. Elena se ha destapado como una Juliancita Contreras en mujer. Habrá que juntarlos un día en uno de esos anuncios de conversaciones Banco de Sabadell.
    El resto de las publicaciones, tediosas. Diez Minutos no quería ser menos monárquica que ¡Hola! y trae a la princesa del pueblo, Belén, superventas de libros, Esteban. Entre otras cosas, cuenta que su hija quiere conocer a Justin Bieber. Imaginen, Andreíta, dentro de unos añitos, en las portadas con Justin. Creo que eso ya significaría y sería la señal definitiva del fin del mundo. Belén va a mandarla a estudiar a Estados Unidos así que ya estará más cerquita del cantante. También aparece Sara Carbonero detrás de una gran barriga. Algún día, Sara debería comentar, en su exitoso blog, qué ha estado comiendo durante su embarazo porque no es normal.
    Lecturas sigue erre que erre avisándonos de que la vida no es tan bella ni llena de lujo y felicidad como ¡Hola! nos quiere hacer creer y trae, entre otros relatos más dignos de El Caso: las fotos de la exhumación del cuerpo de Mario Biondo, el que fuera marido de Raquel Sánchez-Silva. Mario Casas, en la presentación de la película Ismael, con un traje espeluznante que debería analizar Iker Jiménez en Cuarto Milenio y, ¡ojo!, la ‘dulce’ Neus, aquella que en los ´80 incitó a su hija de 14 años a matar a su marido y que hoy nos vuelve a la palestra casi en la indigencia, enferma , sola y sin dinero. Lo dicho, El Caso.
    No sé de qué os quejáis y por qué criticáis a la prensa del corazón. Las revistas son la última trinchera de liberación para las lenguas más sueltas además de las más democráticas. Sin distingos. Sin discriminación. Hoy aparece el Rey en su portada. Antes fue Jesulín con la Campanario y Kiko Rivera con Jessi embarazada. Mañana será la hija de la Pantoja con su bebé y el padre del mismo, Alberto Isla. ¡Todos podemos ser Hola!
    ¡Feliz Año a todos!
    ¡Nos vemos el año que viene!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook