Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 08
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De plañideras, amor y lujo

     

       Si lloramos al nacer es porque llegamos a este escenario de dementes, dejaba escrito Shakespeare. Qué razón tenía. Ya lo decía Bukowski, “a no ser que salga espontáneamente de tu corazón, de tu mente, de tu boca y de tus tripas, no lo hagas” y, añado yo, no te sometas a hacer el ridículo en las revistas del corazón. Pero, para algunos, es más grande el ansia del colorín. Está claro, amigos, uno de los riesgos que acompaña a esto de vivir es hacer el ridículo.
       Esta semana asistimos a un cambio de papeles extraordinario. El reportaje más recomendable es el dedicado a Mariló Montero, en Lecturas, apuntándose un tanto por encima de ¡Hola! y su bodorrio con Olivia de Borbón. No tanto por su interés, pero sí por su singularidad. Muchos hablan de ella, ahora es ella la que habla. Se defiende. Mariló es el Casillas del corazón. Si Iker se mostró como toda una plañidera en la entrevista con Gabilondo “todo el mundo estaba en mi contra, yo era el malo siempre, parecía como si tuviera la peste”, la presentadora de La 1 se descuelga con “vivo un linchamiento brutal e injusto”. Luego que le eche un vistazo a las hemerotecas. El reportaje, de 11 páginas, realizado en su casa, es un Guerra y Paz de una glosa laudatoria portentosa. Ahora, las fotografías son un lujazo. Es un bellezón la de Estella. En la misma revista, que curiosamente pone a parir semana sí semana no a su hija Terelu, María Teresa Campos, con los brazos en alto por la calle a lo Julie Andrews en S,onrisas y Lágrimas, se exhibe haciendo un canto al amor, “le había echado siete candados a mi corazón”. Infructuosa tarea, como hemos visto. De ahí que, queridos amigos, lo de los candados en los puentes es una solemne chorrada y ya va siendo hora, aprovecho la ocasión, de que os dejéis de destrozar los dichosos puentes, por favor. Por suerte, María  Teresa tiene el don de la palabra y para explicar la felicidad que la llena toda en sí misma no nos suelta lo de Jaime Ostos: “Soy un hombre feliz porque soy un hombre que siente la felicidad a través de la gente que sea feliz”, así, valga la redundancia. Siempre la felicidad nos espera en algún sitio, pero a condición de que no vayamos a buscarla. Por su parte, Raphael, que va a rodar una película con Alex de la Iglesia, por enésima vez nos dice que no le gusta que le llamen abuelo. Los nietos tendrán 20 años y seguirán oyéndole la frasecita cuando ninguno habrá mencionado semejante palabra en casa en toda su vida. Por cierto, la revista termina con un especial recetas con las mejores de chocolate de la mano de Samantha Vallejo-Nágera, de MasterChef. No os digo más…
       Como os decía, ¡Hola! sigue con la temática bodas. Esta semana, Olivia de Borbón. Por fin. Una menos. Mira que le ha costado. La de reportajes estúpidos que nos hemos tenido que tragar antes hasta llegar al altar. Lo único que salva al presente, argüía Pickman, es su propia estupidez, porque lo inhabilita para interrogar al pasado. Como Houellebecq que en “El mapa y el territorio” concluía con que no hay que buscar sentido a lo que carece de él. Ay, el amor…“¿Que hace aquí colgada de un látigo  la palabra amor?”, decía el poeta Cadenas. El amor, ese sátiro que les doblega y les hace caer…en el cheque de la exclusiva. Divertida y cosmopolita boda, describe ¡Hola! Para mí, un trucho de enlace. El traje de la novia, eso sí, precioso. Con un peligroso escote cada vez que se empeñaba en agacharse, pero bonito. Una boda a la que asisten Fiona Ferrer, Ana Obregón, Susana Uribarri, Cari Lapique…- que de aquí a nada las veremos con el rostro tan cambiado que parecerá que tengamos ante nosotros a Raymond Massey, el de Arsénico por compasión-, y Juan Peña  “el alma de todas las fiestas”, define ¡Hola!, perforando los oídos de los invitados, es el peor de los castigos. Si P.D.Woodehouse decía que “la única cura para las canas fue inventada por un francés: se llamaba guillotina”, me apuntaría la misma sentencia con las arrugas de los rostros del corazón. El Photoshop tendrá un límite, digo yo. Según Chesterton, la inteligencia que hace a uno ganar un montón de dinero también incluye la estupidez de quererlo. Parece todo una metáfora estrafalaria  de todo lo que contemplamos en la televisión. Dentro de unos añitos veremos a Chabelita en ese plan…Veo a cualquiera de esos invitados dirigiendo el próximo anuncio de cerveza Voll Damm o el de Mahou. Cansinos.  
       Y seguimos con la gente non gratis. Y seguimos con el lenguaje metafórico. Si, ayer, Marina Castaño –viuda de Camilo José Cela-  aseguraba que ha vivido toda su vida de su trabajo, hoy Lourdes Montes y su hermana Sibi que, como todo el mundo sabe, han abierto su estudio de diseño y son diseñadoras de moda gracias a su trabajo también, reciben a otra que tal, Marta González. Marta González, recién llegada a todas las fiestas de Madrid, sin que sepamos muy bien cómo ni por qué, acompañada de su hermana y Juan Peña –sí, otra vez, Juan Peña. Es un peñazo ya todo esto, lo sé-. Esto es una mezcolanza más propia de una Thermomix, veréis cuando estalle…el Big Bang será un chiste comparado con esto. Si alguien tiene el cuajo de vestir con uno de los diseños de las Montes que me guarden la cría…en el pecado llevan la penitencia. Ya afirmaba Elizabeth Taylor: “Si alguien es lo suficientemente estúpido como para pagarme un millón de dólares por hacer una película, no seré yo tan tonta como para disuadirle”. En ¡Hola! deben preguntarse ¿A quién mandamos a hacer el reportaje chorra de dos  páginas con un texto sin fuste totalmente publicitario? A Marta, que sabe mucho de moda también, por eso escribe en una revista sobre Hípica.  Muy coherente todo. La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás, contaba alguien. Por lo demás, Diez Minutos destaca en portada a Jesulín y Campanario y los definen como dos actores de éxito.  Qué poca vergüenza, Diez Minutos. Supongo que a Meryl Streep o Robert Redford, actores, les habrán salido sarpullidos hoy… y, lo peor, sin saber la razón. Por último, Semana dedica la portada a Martín, hijo de Sara Carbonero e Iker Casillas. El portero y la presentadora pidieron hace un tiempo que no se publicaran fotos del pequeño o se pixelaran. Semana se pasa por el forro la  petición. Claro que, Casillas ya se podía estar quieto y no sacar fotos, en Instagram ,del nene tan de primerísimos planos, hijo mío. Que ya sabes cómo funciona esto…
       Os dejo. Como decía el general Weyler, “para dormir se necesita sueño” y eso es porque no había leído las revistas del corazón. Así que marcho a espabilarme tras la dura lectura del colorín. Os espero en Twitter  @NievesJemezB

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook