Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 02
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Core 'ngrato

     Tenemos nuevo axioma a acuñar en el universo del cuore: "Ni que fuera Paris Hilton...", qué pantojazo, qué patá a la cola del vestido. Parecía difícil pero, Isabel Pantoja, sin pretenderlo, ha desplazado el belenestebaniano "Ni que fuera yo Bin Laden” al rincón. Surgió en el AVE, el sitio de las grandes declaraciones que ya inaugurara, brillantemente, Rocío Jurado con aquello de “no vuelvo más nunca al AVE”…Lo q nos estamos perdiendo por estas tierras murcianas con la ausencia del tren bueno. Isabel Pantoja explotó con un “estoy triste”. Total, todo por unas peleas familiares, unos niveles altos de testosterona, chica conoce chico, partos, paridas, el tito Agustín, hija vengativa… argumentos, todos, muy insólitos que no hemos visto nunca en una peli de Antena3. Con unas gafas de sol  más grandes que la vida. La suya, claro: tonadillera, mujer de Paquirri, viuda de España, imputada judicialmente por culpa de la hormona del amor que la dejó ciega y, ahora, madre abandonada. Otra vuelta de turca más a lo Henry James aunque la trama perfecta se viva en ‘Washington Square’, llevada al cine como ‘La Heredera’ de William Wyler, en la que la moza se despacha con “puedo ser muy cruel, me han enseñado buenos maestros”. Qué cruel. Cría cuervos. Y ahora es cuando sale Junior, de Los Soprano, cantando aquello de ‘Core ‘ngrato’. Si ya lo decía la gran Ana María Matute, “los premios no cambian la vida, la cambian el dolor, las lágrimas”. Porque Chabelita no se ha enterado de que la discreción, el pudor, incluso el misterio, son una manera magnífica de elegancia. Pero ella no, ella coge Twitter y lo convierte en altavoz. E Isabel persignándose por la casa y gritando aquello tan lorquiano de “¡niñas, corred las cortinas!” (aquí Raquel Bollo, Luis Rollán...). Vamos, que yo no me veo a Chabelita adquiriendo el alias de Felipe II, El Prudente. Como diría Elena Valenciano no hay gente tonta, hay gente con tontez. Chabelita es un espíritu libre, sin faja y sin sostén,  -ahora que se ha operado-, es la naturalidad de los 18 años. Y ya imagino a la Pantoja, cuando la tenga cara a cara, en plan Luis Aragonés con Romario, “míreme a los ojitos” y broncazo. Es que no me extraña que la tuviera encerrada en Cantora diecisiete años sin salir, visto lo visto. Recordemos que su intención era ir a estudiar a Cambridge…como Tamara Falcó, “Comuniqueisions”. ¿En qué momento de tu vida decides darle una patada a Cambridge para convertirte en la imagen de la dieta de la alcachofa y fundirte la Visa en Dolce&Gabbana? Cuánta gloria da España. Aunque podría haber sido peor, podría tener de hijo a A. J. de Los Soprano…bueno, me voy a callar mejor. Y, a estas alturas, a ver quién es la guapa que se arrepiente. Porque, Pantoja, en Perú, podría haber aprovechado para navegar por el Titicaca o hacer la ruta Camino del Inca... pero no, ella prefirió traerse a Chabelita. Pero es que arrepentirse de algo es modificar el pasado, que contaba Juan Marsé, y no, a lo hecho pecho y a lanzar indirectas con la copla, que ya sabemos que  “la poesía es una arma cargada de…” Retomo, que Pantoja agarró la copla “tú a mí no me vas a hundir.. te juro por mi madre… te apuesto lo que quieras, tú no me vas a hundir”, en el concierto que ofreció en el Casino de Aranjuez, el pasado viernes,  y se quedó desahogada como una reina. Con la garganta destemplada y en carne viva, que escribiera León Felipe. Obrando de intención, ya primera, ya segunda…como Gracián.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook