Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 23
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PRIMER ANIVERSARIO

    Estamos intentando localizar a Ana Mato, para ver si ella, nos puede recomendar alguna empresa de esas que organizan celebraciones, porque si nadie lo remedia, el próximo miércoles, 25 de septiembre de 2013, el “Blog del Funcionario” cumplirá un año.

    Mientras tanto, si para hacer tiempo, echamos la vista atrás y repasamos lo escrito en este periodo, tendremos que reconocer que ha sido un año duro, muy duro, para todos los españoles/as y de manera muy significativa, para las empleadas y empleados públicos de nuestro país.

    Es curioso comprobar cómo, en el equivalente a un curso académico (de septiembre a septiembre), el Sr. Presidente del Gobierno y sus muchachos/as han conseguido darle la vuelta al país y ponerlo todo “patas arriba”. Con la excusa de la maltrecha economía, la necesidad del rescate a las entidades financieras, el exceso de gasto público, la deuda externa, la presión financiera, la prima de riesgo o las exigencias de nuestros “aliados” europeos, el gobierno del Partido Popular la ha emprendido sin piedad, contra todo y contra todos.

    Han destruido puestos de trabajo, reducido salarios, dejado sin derechos a los trabajadores/as, aumentado los impuestos, congelado las pensiones y se han cebado como siempre, con los más débiles. Porque, como ellos saben sobradamente, son los ciudadanos/as económicamente más débiles, los que más sufren sus agresiones, cuando reducen o privatizan los servicios públicos, cuando recortan las prestaciones sanitarias, educativas y asistenciales, cuando aumentan las tasas judiciales o cuando reducen las becas de estudio y endurecen los requisitos para acceder a ellas. Los poderosos tienen otros mecanismos para obtener estos servicios por la vía privada, pero el resto, dependemos de los servicios públicos para poder mantener dignamente un mínimo de calidad de vida.

    Por nuestra parte, los empleados públicos, que ya veníamos “recortados” por Zapatero, hemos visto como el nuevo Gobierno, no contento con mantenernos el recorte socialista, congelando nuestros salarios, nos daba una nueva “vuelta de tuerca” y la emprendía contra nuestra paga extraordinaria, nuestros derechos laborales, nuestras vacaciones, nuestros días libres, nuestros horarios o nuestras jornadas. Los interinos y contratados laborales se han quedado en muchos casos sin trabajo, gracias a un Gobierno que prometía crear puestos de trabajo mientras destruía el empleo público, reducía a cero la tasa de reposición de efectivos o congelaba las plantillas.

    Como consecuencia de todos estos recortes, podemos decir que ha sido un año de movilización continua, con concentraciones, marchas de protesta, manifestaciones, huelgas sectoriales e incluso dos huelgas generales, de las que en su mayoría, nos hemos hecho eco desde aquí.

    Unas movilizaciones a las que, por cierto, han hecho oídos sordos nuestros gobernantes, que dejándose llevar por la soberbia y la prepotencia y amparados en su mayoría absoluta, han hecho y desecho a su antojo, de espaldas a la ciudadanía y pensando más en sus propios intereses que en los de las personas a las que representaban, como también hemos intentado denunciar desde este espacio de opinión.

    Ha sido además un periodo en el que hemos vivido en todo su esplendor la corrupción en todos sus niveles, política, sindical, empresarial, judicial e incluso “nobiliaria” con Duque de Palma incluido, que han generado descontento, desengaño y frustración entre la población. Ya nadie sabe de quién fiarse y todos desconfiamos de todos.

    En resumen, podemos decir que ha sido un “curso bloguero” de los complicados, donde hemos pasado momentos buenos (menos de los deseados), regulares (la mayoría) y malos (unos cuantos), pero que todavía no ha conseguido agotar nuestras fuerzas, por lo que intentaremos seguir cumpliendo años, mejorar todo lo que podamos y seguir “dando caña” a quien se lo merezca y mientras el cuerpo aguante.

    Felicidades y nuestro agradecimiento a los que todavía nos leéis y besos (como siempre).

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook