Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 18
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PRESUNTOS

    Les propongo un experimento sociológico: Cojan papel y bolígrafo, enciendan la televisión y esperen a que comience el informativo de alguna cadena nacional “seria” (ya entienden a lo que me refiero). Cuenten las veces que escuchan la palabra “presunto” en cualquiera de sus acepciones (presuntamente, presunta, etc.) o sinónimos (posible, supuesto, hipotético, etc.) ¿Cuántos han contado? Seguro que, como diría un andaluz, “una jartá de presunciones”.

    Todo lo que pasa en este país, especialmente si hablamos de corrupción y corruptela política, es presunto ¿No estaremos abusando de la dichosa palabreja? ¿No empieza a ser cansino utilizarla tanto?

    Resulta que según los papeles que publicó el diario El País, que presuntamente pertenecían a Bárcenas (presunto implicado en la trama Gürtel), el Partido Popular presuntamente recibió donaciones irregulares de empresas y empresarios como presunto pago de favores a la hora de adjudicar contratos públicos y que este dinero, presuntamente se utilizó para financiar de manera ilegal el partido.

    Resulta además, que parte de ese presunto dinero recibido, presuntamente se utilizó para pagar sobresueldos a altos cargos del partido y que otra parte, presuntamente se marchó a Suiza, a la cuenta personal de Bárcenas.

    Nos explican que el presunto pago se realizó presuntamente en sobres que contenían distintas cantidades de dinero que presuntamente no se declaraban a Hacienda como ingresos extras, por lo estaríamos hablando además de un presunto delito fiscal.

    En cuanto al presunto delincuente Bárcenas, al que presuntamente despidieron a mediados de 2010, con una presunta indemnización en diferido que se ha venido abonando mensualmente hasta 2013, nos cuentan que presuntamente siguió trabajando en el PP como asesor y cobrando la presunta cifra de 21.300,80 € brutos mensuales, (incluido el prorrateo de la pagas extras), y que presuntamente, siguió utilizando su despacho en los locales de la calle Génova (sede del Partido Popular).

    ¿Se dan cuenta? En unos cuantos párrafos, hemos incluido la palabreja un sinfín de veces y lo que es más grave, no nos atreveríamos a quitar ni una sola “presunción” por si acaso la Sra. Cospedal se entera y cumple con su amenaza de denunciar a quien pueda atentar contra el honor de su Partido.

    La duda que me surge (puestos a divagar) es si se estará utilizando bien el calificativo. Si nos fijamos, todas las presunciones son en negativo (presunto culpable, presunto delito, presunta chorizada) cuando en teoría, lo que se intenta proteger es la “presunción de inocencia”. ¿No sería más fácil explicar las cosas como son y terminar diciendo que “hasta que se demuestre lo contrario ante un Juez, todo el mundo es inocente”?

    Pero sigan analizando. En la sección de deportes del informativo también se habla de presuntas manos dentro de área, presuntos penaltis, presuntas lesiones, presunta alineación indebida de jugadores o de presuntos equipos de gala…

    La cosa se desmadra. Nada es real, todo es presunto, nadie se moja ni afirma nada, porque a todo le añadimos la famosa coletilla y nos quedamos tan panchos. ¿Estamos ante un presunto cambio social? ¿Tanto miedo nos dan las “presuntas” demandas que ya no nos atrevemos a llamar a las cosas por su nombre, sin añadir la dichosa presunción?

    Un consejo para terminar: Cuando vean que en el tiempo nos informan de una presunta borrasca, que entrando por el norte de la península, provocará presuntos chubascos y vientos presuntamente racheados, les recomiendo que apaguen la tele y cojan una buena novela, donde los asesinos no son presuntos, a los que roban, se les llama ladrones con todas las letras y al final, todo se aclara y cada uno/a responde de sus actos, aunque cualquier parecido con la realidad sea presuntamente, una mera coincidencia.

    Besos

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook