Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 03
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LUCES

    Luces, todos vemos luces en algún momento de nuestra vida. A veces, son luces que pasan desapercibidas para el resto y como sólo nosotros las vemos, las interpretamos a nuestra manera. Luces que para otros, son simplemente destellos, reflejos accidentales o imaginaciones, sin más importancia.

    Vemos luces en el cielo por la noche, en medio del bosque, en el interior de cuevas, en casas abandonadas, en la oscuridad de nuestra habitación o en los lugares más insospechados, incluso hay quien habla de luces al final de un largo túnel.

    Algunos, le buscan significados religiosos o exotéricos, relacionándolas con apariciones de vírgenes, santos, espectros o visitantes de otros planetas y esa “luz al final del túnel” la interpretan como el paso a una nueva vida, tras la muerte física. El resto, los que no vemos esas luces o en caso de verlas, no les damos importancia, nos mostramos escépticos, dudamos de ellos y de sus interpretaciones, e incluso podemos llegar a pensar que se han vuelto locos, o que nos intentan tomar el pelo.

    Algo parecido nos pasa a muchos con la luz que, metafóricamente, dice ver al final del túnel, el Ministro Montoro. Ese largo túnel de la mala situación económica que estamos atravesando y esa luz que simbolizaría el final de la crisis y que al parecer, sólo ven unos cuantos.

    Tan convencido está el Ministro de su “iluminación”, que hasta se ha atrevido a asegurar que el próximo año saldremos del túnel y comenzaremos la tan ansiada recuperación económica. Casualmente, en 2014, el mismo año que se celebran las Elecciones al Parlamento Europeo y coincidiendo con la primera oportunidad que tendremos los españoles y españolas de valorar en las urnas la gestión de este Gobierno del Partido Popular.

    Donde la mayoría vemos sombras y tinieblas, el optimista del Sr. Montoro y sus amigos, ven la luz. ¿Se habrán vuelto locos? ¿Nos estarán tomando el pelo?

    Supongamos por un momento que tienen razón y que, cegados por nuestra miopía de "radicales de izquierdas", no vemos esa luz tan evidente de la recuperación económica y que en uno o dos años, nos comunican oficialmente que la crisis ha terminado. ¿Qué panorama nos encontraremos entonces?

    Puede que, en las fechas previstas por el Gobierno, la situación económica del país haya mejorado, pero con los salarios rebajados que tendremos, los niveles de desempleo alcanzados y las nuevas modalidades de contratación, ¿En qué situación se encontrarán las economías familiares? ¿Dónde estará nuestra clase media? ¿Habrá sólo ricos y pobres?

    Algún día, cuando salgamos del túnel de Montoro, puede que cesen los recortes en los Servicios Públicos, entre otras cosas, porque ya estarán todos desmantelados o privatizados ¿Quién nos devolverá entonces el estado de bienestar perdido? ¿Qué sanidad tendremos? ¿Qué sistema educativo habrán dejado? Cuando la salud o la educación dependan de nuestro nivel económico, ¿Quién podrá pagar estos servicios?

    Nos venderán que gracias al esfuerzo de todos y por supuesto, a su buena gestión, hemos salido de la crisis y volverán a pedirnos el voto en otras elecciones. ¿Cómo piensan recuperar la credibilidad perdida? ¿Quién podrá fiarse de los políticos? Tendremos una sociedad resignada y acomplejada, sin derechos y sin ilusión, que seguirá siendo una sociedad en crisis, aunque ellos digan lo contrario.

    Cuando veamos el solar en el que se ha convertido nuestro estado de bienestar, cuando los pocos servicios públicos que dejen, se utilicen a modo de beneficencia, cuando comprobemos que nuestros derechos laborales y salariales han retrocedido décadas, entonces estaremos seguros de que efectivamente, estaremos saliendo del túnel (del túnel del tiempo). Entonces, puede que sea demasiado tarde, aunque el Ministro vea luces.

    Besos

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook