Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 28
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    INTERINOS AL PARO

    Últimamente hemos visto, leído y oído un sin fin de declaraciones de los distintos portavoces del gobierno, tanto central como autonómico, celebrando el descenso del número de desempleados al finalizar el mes de mayo de 2013 y relacionando este descenso con las virtudes de su Reforma Laboral. La cifra mágica de estos datos es la de 98.265 parados menos respecto al mes anterior (3.840 en nuestra Comunidad Autónoma).

    Datos que celebramos, como imagino, le ocurrirá a cualquier ciudadano/a. Es una buena noticia y una luz de esperanza que, pese a lo mal que lo están haciendo nuestros gobernantes, la sociedad haya sido capaz de reaccionar y hacer frente a esta crisis. Que no nos vengan con monsergas, ni con oportunismos demagógicos, porque su Reforma Laboral (impuesta por los poderes fácticos nacionales y europeos) es un fiasco. No ha generado empleo, sino todo lo contrario, ha contribuido a destruirlo, facilitando despidos generalizados y beneficiando a empleadores sin escrúpulos frente a trabajadores/as honrados a los que ha dejado sin derechos.

    La parte negativa de estos datos es que siguen quedando casi cinco millones de parados en España y esta cifra sí que pone los pelos de punta. Este Gobierno que prometía crear empleo, de momento sólo ha conseguido reducirlo y precarizarlo.

    Un ejemplo claro de destrucción de empleo que es responsabilidad directa de nuestros gobernantes lo tenemos en la Administración Pública. ¿Se han parado a pensar en cuántos puestos de trabajo han desaparecido en las distintas administraciones gracias a sus recortes en los Servicios Públicos? Pues sumen entre interinos y personal laboral despedidos, o entre sanidad, educación y servicios sociales, o los despidos en administración central, autonómica, local y resto de organismos públicos. ¿Se imaginan cuantos parados menos podríamos tener? Y a estas personas, no las ha despedido un empresario despiadado y oportunista, sino sus propios gobernantes, esos en los que confiaron e incluso votaron, en muchos casos, para que salieran elegidos.

    El razonamiento que les hago a continuación quizás sea muy simple, incluso discutible por expertos (aunque dudo mucho que los expertos pierdan el tiempo leyendo esta columna de opinión), pero pienso que un interino, al fin y al cabo, es un trabajador más, que cobra de fondos públicos, presta unos servicios a la ciudadanía, paga sus impuestos directos y consume (compra, invierte, ahorra), con lo que también paga impuestos indirectos y genera riqueza para su entorno. Sin embargo, un trabajador interino despedido, sigue cobrando de los fondos públicos (desempleo) pero ni trabaja (se empeoran los Servicio Públicos), ni cotiza, ni paga tantos impuestos (directos ni indirectos), ni consume, con lo que no genera riqueza.

    Como comentaba, igual un experto en economía me podría salir con las grandes cifras, con la deuda del sector público, con la reducción de gastos en plantillas y con las gaitas que, por si no se han enterado, al trabajador medio, nos importan eso, una gaita.

    Lo que de verdad preocupa al ciudadano es que se cierren comercios por falta de ventas, que despidan a sus empleados/as, que se hundan las empresas, que tengan que aplicar EREs indiscriminados, que no les atiendan cuando tienen una enfermedad, que sus hijos e hijas no reciban una educación de calidad, que nuestros mayores no estén cuidados, que nuestros familiares dependientes no tengan calidad de vida, y un largo etcétera que en mi opinión, no se garantiza destruyendo empleo público.

    ¿No se dan cuenta? ¿No quieren darse cuenta? ¿No será que nuestros gobernantes están tan ensimismados con la macroeconomía y las grandes teorías económicas que no ven la realidad cotidiana? ¿Es tan fácil el razonamiento que lo descartan por simple? Igual el simple o el ingenuo soy yo, pero como somos tantos y tantas los que pensamos así, nos cuesta razonar de otra forma.

    Besos

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook