Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 21
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    INCONGRUENCIAS Y PEROGRULLADAS

     

    Se dice que una afirmación o una pregunta es de Perogrullo o una perogrullada cuando es tan evidente y tan notoriamente sabida, que resulta trivial realizarla.
     
    Por su parte, la Real Academia Española, nos define incongruencia como “dicho o hecho faltos de sentido o de lógica”.
     
    A partir de estas dos definiciones, propongo realizar una reflexión sobre algunas de las medidas de recorte que, fundamentadas en el ahorro y la austeridad, se han tomado desde nuestra Administración para sacarnos de la crisis, que me parecen de lo más incongruente y que son fácilmente rebatibles con verdades de Perogrullo (aunque seguro que los expertos en economía sabrían explicárnoslo mejor).
     
    El origen de la crisis y las medidas generales
     
    Parece ser (o así nos lo hacen creer), que los españolitos y españolitas hemos vivido durante un tiempo por encima de nuestras posibilidades. Dicen que hemos comprado coches de alta gama, casas de lujo para vivir y casitas en la playa para veranear, a partir de créditos bancarios y de hipotecas que posteriormente no sabemos cómo pagar, y por tanto no pagamos, con lo que nos acusan de habernos cargado el Sistema Financiero Español y provocado esta crisis.
     
    También nos han hecho creer que, en unos casos porque somos malos administradores y en otros, porque nos hemos dejado llevar por la codicia de la especulación inmobiliaria, los españolitos y españolitas, nos hemos dedicado a comprar viviendas que pensábamos vender revalorizadas y hacer el negocio del siglo, lo cual (nos cuentan) ha ocasionado una burbuja inmobiliaria que ahora nos ha explotado "en todo el morro" y agravado la situación económica del país.
     
    Los bancos dicen que no pueden cobrarnos, (aunque se quedan con nuestras casas si no pagamos y no nos perdonan a cambio la deuda de la hipoteca) y que no pueden prestarnos más dinero para que compremos más casas o recompremos la que previamente nos han embargado porque han perdido liquidez.
     
    El Estado, ante esta situación, sale al rescate con el dinero de los españolitos y españolitas y gasta lo poco que tiene, (y lo que le prestan los otros Estados Europeos), para salvar a los bancos, dotarlos de liquidez y permitir así que se mueva el dinero y se fomente la inversión para recuperar la economía española.
     
    Pero claro, los banqueros que no son tontos, tienen ya “el rabo pelao” con lo que les ha pasado anteriormente y además, puesto que son entidades privadas, piensan antes en recuperar pérdidas que en prestar más dinero, “cierran el grifo” y apenas conceden préstamos o hipotecas.
     
    Como ya no hay dinero en las arcas públicas (porque se lo han gastado) y encima, el Estado tiene que pagar la deuda contraída con Europa, decide tomar medidas de ahorro y austeridad (también conocidas como RECORTES) que afectan a la totalidad de la ciudadanía: Subida de impuestos, subida de precios, abaratamiento del despido, recortes en servicios públicos, rebaja de salarios, etc.
     
    Preguntas de Perogrullo: Si antes no podíamos hacer frente a nuestros créditos e hipotecas porque vivíamos por encima de nuestras posibilidades, ahora, cuando hemos perdido poder adquisitivo, todo nos cuesta más caro, pagamos más impuestos, nos privatizan servicios que antes eran gratuitos y cobramos menos al mes, ¿Cómo esperan que paguemos lo que le debemos al banco? ¿Cómo vamos a mover el dinero que no tenemos?
     
    Más preguntas de Perogrullo: ¿Por qué no se obliga a los bancos a renegociar o conceder nuevas hipotecas y préstamos que fomenten la inversión y salven pequeños negocios familiares con el dinero del rescate financiero? ¿Por qué se les concede dinero público a entidades privadas sin un mínimo de exigencia en cuanto a los fines a los que deben destinar ese dinero? ¿Por qué ese dinero no se emplea en rescatar a las familias que no pueden hacer frente a su hipoteca, para que éstas paguen a los bancos y así recuperen liquidez? ¿Por qué no se emplea ese dinero en salvar pequeños negocios familiares que no pueden pagar los préstamos que pidieron y ahora se ven abocados a cerrar?
     
    CONTINUARÁ: Tenemos más incongruencias y perogrulladas que iremos poniendo en sucesivas entradas al blog para no cansar al personal.
     
    Besos

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook