Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 08
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HISTORIAS DEL PARAÍSO

    Según la tradición católica, el primer pecado de la Humanidad fue cometido por Eva cuando, engañada por Satanás disfrazado de serpiente, comió el fruto del árbol prohibido y convenció a su compañero Adán para que también lo probase. Ambos, como castigo divino por el pecado cometido, fueron expulsados del Paraíso.

    Dejando aparte el machismo casposo que destila este pasaje del Antiguo Testamento, y centrándonos en su sentido metafórico, tendrán que reconocerme que viene “al pelo” para definir la situación de corruptela política casi generalizada, en la que por desgracia, estamos inmersos. Siempre hay algún (o alguna) Eva, que mal aconsejada por la culebra de turno, decide hincar el diente (de manera ilegal) al fruto prohibido (generalmente económico) y que además, convence a sus más allegados/as para que también participen en la mordida. ¿Conseguiremos echarlos algún día del paraíso en el que viven?

    Continuando con el Antiguo Testamento, podemos encontrar la historia de Caín, que según nos cuentan, fue el primer fratricida de la historia y por celos, decidió cargarse a su hermano Abel. De hecho, en la actualidad utilizamos el término “cainismo” para referirnos a la “actitud de odio o fuerte animadversión contra allegados o afines” (RAE) o a la “actitud vengativa contra los propios familiares, compatriotas o amigos”.

    De nuevo podemos relacionar un pasaje bíblico con la situación política actual. Dentro del mismo partido hay facciones de poder, grupos de presión y rivalidades políticas dignas del mismísimo Caín, que se alegran de las derrotas y critican a su propio partido, por la simple satisfacción de dejar en evidencia a un compañero/a y si es posible, que “caiga” para poder ocupar su puesto. ¿No es cainismo la actitud de los Aznaristas con Rajoy o la de Rubalcaba y su equipo con los que en su momento apoyaron a Chacón?

    Si alguien se lleva la palma cuando hablamos de cainismo político, es la incombustible Esperanza Aguirre. Cuando no se pelea con Gallardón, critica al partido, a Mariano Rajoy o a la intocable Ana Botella. El caso es repartir estopa, segar cabezas en la cúspide, poner en evidencia a los que mandan y postularse como alternativa.

    Pero no hay que irse tan lejos para detectar posturas cainistas dentro de los partidos. En Murcia, es sabido la poca sintonía y los “torpedos” que se lanzan entre Miguel Ángel Cámara y Ramón Luis Valcárcel o el vacío y ninguneo que practica el socialista González Tovar con los que en el último Congreso Regional del PSRM, apoyaron a otros candidatos a la Secretaría General de su partido.

    ¿Recuerdan íntegro el pasaje bíblico? Dios le preguntó a Caín por su hermano (cuando ya se lo había cargado) y la respuesta de éste, rebosando cinismo e hipocresía, fue la de “¿Acaso soy yo el custodio de mi hermano?”.

    Original frase y muy descriptiva. ¿Acaso era Rajoy el custodio de Bárcenas? ¿Acaso debía saber Cospedal lo que hacía el tesorero del partido? ¿Acaso era Ana Mato el custodio de su marido? ¿Acaso la Infanta sabía lo que hacía Inaki? ¿Era Cámara el custodio del urbanismo murciano?

    Al final, ya saben, Dios que no era tonto y sabía lo que había pasado, castigó a Caín a vagar por la tierra (no a vaguear), y le plantó una marca en la frente para diferenciarlo del resto de mortales. Se admiten propuestas sobre la marca que podríamos ponerles a las políticas y políticos cínicos y cainistas para diferenciarlos de los demás.

    Tendremos que acostumbrarnos a leer la Biblia si queremos entender la política española. Yo, por mi parte, ya he empezado y estoy desando llegar a lo de Sodoma y Gomorra, el aeropuerto de Pisa y el diluvio universal con “agua para todos”.

    Besos

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook