Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 03
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    BALONES FUERA

    Primero la culpa era de Zapatero, que no había sabido aplicar las políticas económicas adecuadas y había llevado este país a la ruina. Posteriormente, como la situación era generalizada y en otros países, donde no gobernaba Zapatero, también estaban igual o peor, la culpa se la achacaron al sistema financiero internacional, a los bonos basura y a los grandes lobbies extranjeros, que habían generado una crisis mundial, pero que en España tenía mayor incidencia, por culpa del Gobierno anterior.

    Cuando se centraron un poco, la culpa se le achacó a la burbuja inmobiliaria, la especulación generalizada y a la ciudadanía en general, que “habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades”, sin olvidar a las grandes potencias europeas que influían de manera interesada en la famosa prima de riesgo, por lo que nos impusieron “esfuerzos extras” para solucionar el problema.

    Aprobaron la reforma laboral, como medida infalible para solucionar el desempleo que se había generado. Al parecer, la culpa era ahora de los trabajadores/as por cuenta ajena que como tenían tantos derechos y costaba un riñón despedirlos, nadie se atrevía a contratarlos. Además, se tuvo que rescatar a los bancos porque éramos unos morosos que no pagábamos nuestras hipotecas.

    Posteriormente, la culpa era de los funcionarios/as, que habíamos aumentado desmesuradamente el gasto público y hundido la economía española ya que se habían creando demasiadas plazas en Sanidad, Educación, Dependencia (con la dichosa Ley de Zapatero) y aprobando un Estatuto Básico del Empleado Publico que todavía nos daba más privilegios, así que también nos metieron mano a los empleados/as públicos.

    Casi a la par, subieron los impuestos porque “había españoles/as que no los pagaban” y eran los responsables de que entrara tan poco dinero en las arcas públicas como consecuencia de la economía sumergida.

    Como la sociedad empezó a calentarse con tanta medida de recorte y protestaba por todo, se culpabilizó a los “perroflautas” desestabilizadores y subversivos de izquierdas de dañar la imagen del país y no generar confianza en los inversores europeos, que al parecer, estaban deseando invertir en España y se asustaban con tantas manifestaciones y protestas.

    Se diseñó una amnistía fiscal para facilitar que los grandes inversores españoles que por miedo a la mala política económica de Zapatero, habían depositado sus ahorros (sin declarar) en paraísos fiscales o en grandes cajas de caudales, los declarasen y regularizasen.

    Viendo que la cosa no se arreglaba, culparon a los pensionistas y al abuelo Patxi de derrochar medicinas y cobrar demasiado, a los estudiantes de no rendir lo suficiente, a los universitarios de pasear libros, a los funcionarios/as de ser unos privilegiados y a los sindicalistas de subversivos, por lo que también les aplicaron a todos sus medidas de austeridad.

    Ahora nos hemos enterado por el Ministro Montoro que los verdaderos culpables de que el Gobierno tenga que hacer “ajustes” (léase recortes) en los servicios públicos son los actores (“los de la ceja” principalmente), que no pagan sus impuestos en España y que también se escaquean algunos diputados (los de la oposición, claro).

    De los sobres, el tesorero del PP, las cuentas en Suiza, la financiación del partido, Bankia, la Gürtel y demás “presuntos” no han aclarado mucho de momento (al menos, no nos han dado explicaciones claras y convincentes), pero me temo que al final, también será culpa del de siempre (el maligno ZP).

    El caso es que este Gobierno, se ha apuntado a la futbolera y defensiva fórmula de “balones fuera” y en vez de hacer autocrítica y reconocer sus errores, nos culpabiliza de esta crisis a todas y todos los españoles (repasen las “negritas”).

    Besos

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook