Blog 
El Blog del Funcionario
RSS - Blog de Alfonso Ros Campos

El autor

Blog El Blog del Funcionario - Alfonso Ros Campos

Alfonso Ros Campos

Cartagenero, de la cosecha del 63, funcionario en la Universidad de Murcia y sindicalista.

Sobre este blog de Sociedad

La actualidad de nuestra Administración y la cruda realidad en la que desarrollamos nuestro trabajo las Empleadas y Empleados Públicos, desde un punto de vista irónico, malintencionado y totalmente subjetivo


Archivo

  • 11
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A CUERPO DE REY

    Toda la vida deseando que me toque la lotería para vivir “a cuerpo de rey” y ahora (a la vejez viruelas), empiezo a plantearme si no me interesaría más vivir a cuerpo de príncipe, de reina, de princesa o de infanta. Igual había elegido mal, porque según la Casa Real, vivir a cuerpo de rey en España, a la larga, sale poco rentable.

    Bueno, poco rentable es un decir, entiéndanme, porque cobrar 323.194 euros brutos anuales, repartidos en 12 pagas (unos 27.000 euros al mes), no está nada mal. Pero si de la cantidad bruta descuentan el IRPF, el sueldo se le quedaría en unos 200.000 euros, de los cuales, al parecer, nuestro monarca se gastó más de 165.000 euros en las tres operaciones quirúrgicas del año pasado. Vamos, que si es verdad que las hospitalizaciones se las paga él de su bolsillo (cosa que no llego a creerme), resulta que le quedaron sólo 35.000 euros para vivir todo el año. Con lo caro que debe ser eso de gobernar y lo que hay que aguantar, por ser el cabeza de familia real.

    Claro que, si tenemos en cuenta que los gastos de sus viajes los pagó el Ministerio de Asuntos Exteriores e Iberia, que la seguridad corrió a cuenta del Ministerio de Interior, los vehículos oficiales de Hacienda, el mantenimiento de los palacios de Patrimonio Nacional y parte de la plantilla a su cargo, de la Administración General del Estado, tampoco es que tuviera muchos gastos que afrontar, salvo los regalos de sus nietos y nietas, que ya sabemos que tiene muchos y que, como todos, están siempre pidiendo.

    Comparando, creo que preferiría vivir a cuerpo de príncipe, que aunque cobra justo la mitad que el de rey, tiene menos obligaciones. Al menos no tiene gastos de hospitalización (salvo accidente esquiando) y el puesto de trabajo a ocupar, además, tiene buenas expectativas de promoción. Aunque pensándolo bien, con tanto viaje oficial (sustituyendo al rey, que está siempre de baja), y viajando en ese avión que falla más que una escopeta de caña, hace que se me enfríe un poco la idea.

    Descarto vivir a cuerpo de infanta, porque en España, si eres infanta, o te apartan de la Casa Real (y no cobras un euro), o trabajas a destajo (cobras por lo que produces) y con un límite de 25.000 euros. Para eso, no me cambio de sexo.

    Nos queda el cuerpo de reina, pero el ejemplo que tengo más cercano, la nuestra, está ya muy mayor. Vivir a cuerpo de reina, aguantando al marido, los yernos y la nuera, temiendo que de aquí a nada, empiecen los achaques de la edad, cobrando sólo el 45 % de lo que cobra el rey, la mitad de este sueldo, en incentivos (por actos en los que participes) y sin posibilidades de promocionar, la verdad es que parece poco, en comparación con otras posibilidades.

    Visto lo visto y analizada la situación, he decidido que, a partir de ahora, si me toca la lotería voy a vivir a cuerpo de princesa. Aunque el sueldo sea más pequeño (el 35 % del que cobra el suegro), tiene sus ventajas. Viajas menos, la mayoría de las veces, acompañada por el príncipe (que trabaje él), como eres joven, el hospital sólo lo visitas de vez en cuando, para alguna reparación de chapa y pintura (la imagen es muy importante siendo princesa) tienes prácticamente el mismo reconocimiento y los mismos privilegios que tu marido, que por cierto, como tiene un buen sueldo, te deja que gastes el tuyo en tus caprichos, y en menos que canta un gallo, cuando tu príncipe promocione, te mejora el cuerpo y te lo pone de reina.

    Además, cuando ascendiese a reina, podría influir en el rey para que distribuya mejor el presupuesto de la Casa Real (7,77 millones de euros para este año), sin esos repartos machistas y trasnochados que se hacen ahora y asignarle un buen sueldo a cada hija, que no están las cosas para gastar bromas y más vale dejarlas bien colocadas, por si acaso.

    Creo que ya lo tengo decidido, así es que me voy a comprar lotería y a esperar que me toque, para vivir como siempre me he merecido, a “cuerpo de princesa”. A ver si ahora, con tanta metedura de pata real, España se va a volver republicana y me chafan la idea.

    Besos

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook