Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 03
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tienes un email: A/A S.M. el Rey

        Señor,

        Quería decirle que escuché su discurso con muchísima atención y que lo hice rodeado de algunos miembros de mi familia, algunos de mi generación y otros de la siguiente. Le escribo para contarle las reacciones de unos y de otros porque cada vez veo más claro que, en España, de la edad que tenga cada uno depende bastante su consideración a la institución que usted representa.

        Como usted probablemente sabe, aquí casi nadie es monárquico en el sentido puro de la palabra. A diferencia de los británicos, por ejemplo, que haga lo que haga su familia real, al final, es eso: ‘la suya’ (le recuerdo la famosa frase referida a la familia real inglesa dicha por alguno de sus súbditos: ‘they may be sons of a bitch, but they are our sons of a bitch’ – ‘pueden ser unos hijos de puta pero son nuestros hijos de puta’ -), nosotros, en general, somos adeptos a su persona, incluso a la de su esposa, la Reina, pero muy pocos tenemos digerida la idea monárquica y sucesoria como algo nuestro. Siguiendo con la comparación inglesa, si hubiéramos oído que nuestro Príncipe le decía a su amante casada que ‘le gustaría ser su támpax’, como ocurrió con Carlos de Inglaterra, aquí el tal príncipe estaría ahora retirado en un emirato árabe y absolutamente destrozado psicológicamente por haber tenido que soportar la rechifla de todo los españoles que lo hubiéramos machacado sin la más mínima piedad.

        Su discurso estuvo muy bien y así lo manifesté a los que me rodeaban en  Nochebuena. Creo sinceramente que es el mejor que le he escuchado en cuanto a ser receptivo a la situación política y económica en la que nos encontramos. Sus alusiones al paro, a ETA, a la igualdad de todos ante la ley, y a que, el que la hace, la debe pagar, sea quien sea, me parecieron justas y oportunas, porque lo de su yerno, si se confirma, clama al cielo. Pero observé, y esto es lo que más llamó mi atención, que los de la siguiente generación a la mía no opinaban lo mismo, sino que se enzarzaron en un alegato en defensa de la República y en contra de la Monarquía. ‘Él lo ha hecho bien, pero ¿por qué el siguiente, porque sea su hijo, lo va a hacer igual de bien? ¿Qué tiene que ver la sabiduría política con la herencia? Yo quiero elegir a quien vaya a representar a mi país’, decían estos jóvenes.

        Sin embargo, yo, que he vivido el horror de la dictadura, que he visto como usted le daba la vuelta a la tortilla y la ponía del lado democrático, que he asistido a aquella noche de horror que fue la del 23F y a su reacción ante ella, valoro mucho más su labor como Jefe de Estado y pienso además que parece que su hijo puede seguir bien esa trayectoria, sobre todo, en compañía de la doña Letizia, que me parece una mujer lista y capaz de acercarles algo más los sentimientos del personal porque ella es puro personal de la calle. Además, que si he de pensar en algún político de los actuales para Jefe del Estado, me dan ganas de salir corriendo.

        Le deseo un buen año, y a ver si vamos teniendo más cuidado a la hora de elegir con quien se casan las chiquillas.

        Un respetuoso saludo,
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook