Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 08
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tienes un Email: A/A de los padres con hijos jóvenes

    Estimados,


    Os escribo porque sé que, al conocer lo que ha sucedido en el Madrid Arena, se os han puesto los pelos de punta. Todos vosotros, cuando veis a vuestros hijos e hijas salir por la noche, os quedáis con el alma en vilo hasta que vuelven a casa, y es el tal el grado de felicidad que se experimenta al oírlos llegar, que incluso perdonáis que a veces vuelvan con signos claros de haberse pasado bebiendo alcohol o tomando quién sabe qué sustancias. Están allí y eso es lo que más importa.


    Como tengo cuatro hijos, –ahora mayores y casados - os comprendo perfectamente, pero quisiera deciros algo: si pensáis que cuando sean como los míos esa angustia se va a acabar, estáis muy equivocados. Ahora ya no salen de juerga con los amigos para volver al día siguiente más o menos perjudicados, pero viajan en coche, acuden a un concierto de The Killers en Madrid porque todavía les interesa o se van con un grupo de matrimonios a pasar el fin de semana en una casa rural. Y tú siempre estás inquieto, no vaya a sucederles algo malo, porque desde el momento que tienes un hijo ya lo de la preocupación por ellos no se acaba nunca.


    Recuerdo muy bien cuando eran adolescentes, sobre todo, en verano, cuando estábamos en la playa. Ellos opinaban que la única opción posible para divertirse era desplazarse a otros lugares, sobre todo a La Manga, y había que ir en coche. Enseguida se ponía sobre la mesa el tema de la conducción: ‘¿quién va a llevar el vehículo?’, ‘¿Fulanito?, ¡pero si ese bebe bastante!’, y cosas así. Al final, había que dejarlos porque era lo normal, porque tampoco puedes convertirlos en unos asustados que no son capaces de hacer las cosas con responsabilidad, pero la primera vez que vi a uno de mis hijos con síntomas de haberse pasado con el alcohol por poco me da un repente. Lo que pasa es que luego recordé la cara de mi padre cuando me vio a mí en las mismas circunstancias y comprendí que aquí todos hemos pasado por eso, que lo importante es que no sea un hábito y que la decisión de no hacer esto o lo otro ha de salir de ellos, a través de sus propias experiencias y de la formación que hayan adquirido, en su casa y fuera de ella.


    A los hijos hay que inculcarles la sensatez, la posibilidad de elegir entre varias opciones, pero, a esas edades, difícilmente van a aceptar la que tú les sugieras. La formación de sus caracteres es algo mucho más global, y nosotros, los padres, haremos lo que podamos por conseguir que sean responsables Pero no tenemos otra que apelar a la suerte, a la de que devengan en personas que no van a hacer estupideces, que no van a poner su integridad en peligro, y a la fortuna de que no se les cruce la desgracia, que siempre está por ahí suelta y dispuesta a convertir las vidas en infiernos. Pobres chicas las del Madrid Arena, pero, sobre todo, pobres familias.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook