Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 03
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tienes un Email: A/A de los lectores

    Queridos amigos,
     
    Ya sé, ya sé que no podemos pasarnos la vida mirándonos el ombligo porque este periódico ha cumplido 25 años, pero permítanme que le dedique unas líneas más a tan estupendo acontecimiento. En el artículo del aniversario (qué guapo quedó el cuaderno, ¿verdad?) decía que lo más importante para mí del hecho de escribir en LA OPINÓN  ha sido y es el contacto con ustedes, los lectores, y quisiera hoy recordar aquí algunos de esos momentos en los que esa línea unidireccional entre el que escribe en un periódico y los que lo leen tuvo respuesta. No pondré nombres, pero sí explicaré las ocasiones y los porqués, y manifestaré mi agradecimiento.
     
    Nunca olvidaré una carta que me escribió una chica joven que compartía sus estudios, desde el viernes por la noche al domingo por la mañana, con el cuidado de un anciano postrado en la cama. Por entonces, yo escribía aquí unos artículos llamados ‘Cartas de Vanesa Luisa’ y me decía que, cada mañana de domingo, cuando era sustituida por un hijo del enfermo y salía a la calle, lo primero que hacía era comprar LA OPINIÓN y leer aquello, y que el fresco de la mañana y ese texto iban borrando de su cabeza la terrible experiencia de curar heridas, de asear al anciano, de ver lo que era el fin de una vida. ‘Me reconcilio con todo, llego a sonreír o a reír a 
    carcajadas y vuelvo a ser yo’, me decía.
     
    Otro momento a recordar es cuando escribí esas crónicas del juicio de la parricida de Santomera. El cuarto día, mientras estaba en la sala observando lo que ocurría, un ujier del juzgado vino hacía mí y me susurró al oído que la jueza y el fiscal querían hablar conmigo después de la vista. Pasé a verlos, y, en un despacho, ambos me 
    dijeron que a la Justicia le hacía mucha falta que alguien de los medios asistiera a los juicios y le contara a la gente cómo se trabajaba allí, y me agradecieron que mi periódico, a través de mi trabajo, lo estuviera haciendo. 
     
    Un día, no hace mucho, me escribió una antigua alumna que vive en Madrid de la que no sabía nada desde hace más de treinta años. Leía lo que escribo en la edición digital y me contaba que leer los ‘apuntes’ de los domingos la conectaba con esta Región, con la gente y las cosas de aquí, y lo disfrutaba. En esa misma carta me contaba 
    que había perdido una hija en el atentado del 11M, y que cualquier cosa que la hiciera sonreír, como a veces le pasaba con esa miscelánea, la agradecía mucho. Fue realmente impresionante.
     
    Y otros momentos de esos que nos suben la autoestima, que buena falta hacen: 
     
    Cuando uno de mis hijos me trajo un examen final de Lengua en COU del centro donde estudiaba con un artículo mío como texto a analizar, y otros artículos propuestos como trabajos en una asignatura de Sociología de la UCAM, o en Sociolingüística de la UMU, o cuando leí el domingo que a dos taxistas de Murcia les gusta lo que escribo.
     
    Y muchos más que provocaron emoción. En fin, que gracias, señoras y señores lectores. Lo que hacemos siempre va por ustedes. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook