Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 29
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tienes un Email: A/A de los ejecutivos de empresa

    Señoras y señores:

        Les escribo porque he observado una gran inquietud en ustedes. Ya sé, ya sé que aquí está inquieto hasta el gato en lo que al puesto de trabajo se refiere, pero, sin duda alguna, su situación es aún más delicada que la de otros que ocupan escalones más bajos en el organigrama empresarial.


        Veamos: en primer lugar está lo de la edad. En general, andan ustedes por los cuarenta y bastantes o los cincuenta y pocos, llevan una trayectoria larga en su puesto de trabajo, o abandonaron otro porque fueron fichados para este por una organización rival. Hasta hace muy poco, disfrutaban de haber llegado a donde están a base de tesón y de trabajo. Fue difícil destacar entre sus iguales para que los jefes se fijaran en ustedes y los promocionaran a puestos de mayor responsabilidad. Muchos tuvieron que hacer grandes esfuerzos en esta lucha por subir, como abandonar un poco la vida privada y centrarse en la profesional como primera prioridad, dejándose a veces en el camino, algún marido o alguna mujer que se hartó de que la empresa fuese prioritaria ante la familia.

    Algunos también, aunque espero que sean pocos, hicieron cosas en el camino de las que no se sienten muy contentos, como pisar a algún compañero o subirse encima de él para tomar impulso y ascender, hacer la pelota descaradamente, o incluso perder algo de dignidad en el intento. Pero quiero creer que la mayoría de ustedes están ahí por méritos personales.


        El problema que no les deja pegar ojo es que en muchos casos ven venir que, a lo peor, la empresa en donde trabajan, que está en crisis como casi todas, podría decidir que uno de ustedes también sobra, al igual que sobraban todos los que ya han despedido en estamentos más bajos del organigrama, porque, si cualquiera lo tiene difícil a la hora de buscar un nuevo empleo, ustedes, con su edad, con la absoluta especialización de su puesto, realmente lo tienen aún más complicado.


        Y la sensación de frustración es realmente importante. Tantos años dedicados a llegar a donde están, tantos sacrificios, estudios, horas, días y meses entregados a la empresa para conseguir lo que tienen, y ahora podría suceder que se encontraran en la calle sin saber a donde ir. Porque, ¿va a buscar un puesto de administrativo si era el jefe de personal?, ¿va a colocarse de camarero si era director de marketing?


        No quiero aceptar como significativo que, desde esos puestos, hicieron cosas con sus subordinados, por salvarle la cara a la empresa, de las que se arrepienten ahora que los pueden despedir a ustedes, porque, imagino, eso les haría sentirse peor. Prefiero pensar en ustedes como unos heridos más en esta cruenta guerra que estamos viviendo. Y manifestarles mi comprensión y mi pesar por verlos así.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook