Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 18
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pintando al fresco: La Entrevista

        Ya me lo dijeron quienes estaban conmigo: ‘¿Es que vas a ver la entrevista de Rajoy? Pero si, ya lo conoces, no dirá nada’, y yo dale que te pego, que no hay más remedio, que tienes que estar informado, que es el presidente del Gobierno, etc., etc. Y ellos que joder qué rollo (ya ven ustedes de qué personas me rodeo, que dicen ‘joder’), y nada, como soy el cabeza de familia aunque jamás me haga nadie el mínimo caso, pues que insistí y los convencí, y allí estuve, como los hombres, lleno de valor y de lo que hay que tener para tragarte una entrevista al Presidente en la nueva Televisión Española, ahora ya limpia de polvo y paja, sean estas dos palabras dichas sin connotaciones sexuales, aunque quién sabe con tanto rojo como estos dicen que había allí metido y lo aficionados que son ellos a la cosas del querer, según cuentan.


        La primera impresión fue mala. Soy absolutamente partidario de que cada uno haga con su cuerpo lo que quiera, y por lo tanto con su pelo, pero ya, si eres el Presidente, dar la oportunidad a la gente de que opine si llevas el tinte recién puesto, o si se te empiezan a ver las canas, es una cosa que infunde poco respeto. Además, te haces preguntas como: ¿se lo teñirá él?, ¿se lo teñirá su mujer?, ¿irá a la pelu?, porque, si lo llevara así como dejándose unas canas por aquí, y unos mechones por allá, pues que disimula la cosa. Pero cuando la opción es modelo ala de cuervo cobrizo, es que no puede uno distraerse un día porque se monta el desastre. Y más él: que si va a venir la Merkel y yo con estos pelos, que si voy a la tele y ya llevo raya. Por Dios qué esclavitud.


        Bueno, pues que empezó la cosa de las preguntas. Yo, ante la que se ha liado con el principio de curso en Educación y los temas sanitarios que están tan en boga en conversaciones particulares – se dice cada cosa, oiga – esperaba alguna pregunta al respecto, pero no la hubo. Más bien se trató de lo del rescate en lo que todos los periodistas presentes insistían como si en ello les fuese la vida. Y, ya ves tú, el Sr. Rajoy  dijo que no sabe lo que va a hacer, que no ha hablado con nadie del tema, ni con líderes europeos, ni con sus ministros, ni siquiera consigo mismo porque no puede distraerse de su objetivo fundamental en la vida: crear empleo para los españoles, bien sabe Dios que hasta ahora con un éxito más bien cortito. Después nos hemos enterado –al final todo se sabe, Mariano – que la Merkel le pidió por sus muertos que no lo solicite porque eso a ella le costaría perder las elecciones allí en su pueblo de la Alemania esa, y que Rajoy le contestó que si la prima de riesgo se mantiene bajita y puede financiarse en los mercados no solicitará rescate alguno, pero que, si se desmadra y el Banco Central Europeo no compra deuda española a raudales, en veinticuatro horas está pidiendo el rescate con las condiciones que sea. Caiga quien caiga. Incluso él.


        El tema de las pensiones salió varias veces y no he visto en la vida a una persona humana tratando de decir que no a algo pero a la vez dejando una puerta abierta a que sea que sí. Es decir, que me apuesto el millón de euros que me ha sobrado este mes de mi pensión a que alguna dentellada nos pegan en el gaznate a los pobres ancianos (así lo dijo él, que los de setenta y cinco u ochenta años no estamos en las mismas condiciones para buscar trabajo que los jóvenes). Y, oye, la verdad es que yo mismo podría buscarme unas clases particulares por ahí. No he estado cuarenta años enseñando inglés a los críos, pues a ver si no voy a poder explicar el verbo to be hasta que exhale el último aliento.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook