Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 07
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pintando al Fresco: Intolerable

        El lunes, asistí a la apertura de curso de las dos universidades públicas de la Región en la UPCT. También estuve el año pasado en ese mismo acto que se intentó celebrar en la facultad de Económicas de la UMU sin conseguirlo debido a la actitud de unos manifestantes. LA OPINIÓN ha dado cumplida cuenta de lo que ha sucedido en Cartagena este año, pero me gustaría contarles mi impresión de cómo fue aquello puesto que estuve presente.
     

        En primer lugar les diré que, cuando llegué a la puerta del antiguo Hospital de Marina donde se halla el paraninfo de la Universidad Politécnica y vi al grupo de chicos y chicas que se manifestaban con sus pancartas y sus insultos a los políticos, lo primero que pensé es que cómo era posible que solo hubiera 21 personas. Tengo la impresión de que la Educación en toda España está siendo maltratada por el Gobierno nacional y que hay un ambiente de malestar en todo este colectivo. Pero allí se daba una realidad indiscutible: quienquiera que hubiese convocado esta manifestación había sufrido un fracaso total. Si en la UPCT hay cerca de ocho mil alumnos, y en la UMU más de treinta mil, ¿qué hacían allí estas veinte personas?, ¿a quiénes representaban? Supongamos que ellos convocaron esta manifestación y que obtuvieron ese resultado; ¿no hubiese sido lo normal aceptar que el colectivo, por cualquier razón, no los secundaba y decidir que lo mejor que podían hacer es liar las pancartas e irse a sus quehaceres?
     

        Cuando estaba a punto de comenzar el acto, el grupo de jóvenes entró gritando en el paraninfo. Los dos rectores, José Antonio Franco, de la UPCT, y José Antonio Cobacho, de la UMU, intentaron dialogar con ellos. Les ofrecieron la posibilidad de hablar al público y les pidieron que permitieran que el acto tuviese lugar. Uno de los manifestantes ya le había gritado varias veces a Cobacho ‘¡Muérete!’ en las escaleras, lo que, sabiendo todos que es  una persona que acaba de pasar por una grave enfermedad, aquello nos resultó absolutamente intolerable y nos puso aún más en contra de estos muchachos cuyas reivindicaciones sobre las tasas y las becas muchos de los que estábamos allí hubiéramos compartido. Su actitud, sobre todo la de un joven con gafas negras que habló después quitándole la palabra a una de sus compañeras, no cambió. Ante el intento conciliador de los rectores hubo más gritos, insultos y peticiones de dimisión, y el rector Cobacho, espoleado por todo aquello, soltó su famoso: ‘Me iré cuando me salga de los cojones’.
     

        Es indudable que un rector debería llevar puesto un chip que saltara y le impidiera decir lo que yo también habría dicho en su situación, pero lo que está claro es que si hay personas que estén luchando por la Enseñanza Pública, por defender la calidad y la pervivencia de sus universidades, José Antonio Franco y José Antonio Cobacho son dos de ellas, y de las más aguerridas. Con respecto a Cobacho, me consta que ha tenido todo tipo de enfrentamientos con los políticos gobernantes cuando ha hecho falta, mientras que ha usado la inteligencia y la flexibilidad cuando ha sido necesario para conseguir algo para su universidad. Ser rector de una universidad con más de treinta mil personas es, como me dijo una vez un colega suyo: ‘como ser alcalde de un pueblo donde todos los habitantes tienen una opinión culta y formada: muy peligroso’, y en esa gestión el ha tenido sus más y sus menos, -personalmente creo que sus más -, pero lo que nadie duda es que ha defendido a muerte la Enseñanza Pública, y que no se le puede decir a nadie lo que le dijeron a él el otro día porque puede saltar de cualquier modo.

    Y es que otro, a lo mejor, se hubiera liado a porrazos con él, lo cual yo hubiera comprendido perfectamente porque aquello fue intolerable.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook