Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 24
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pintando al Fresco: Independientes

      Antiguamente, es decir, en los diez o quince primeros años de esta democracia que disfrutamos, lo más de lo más en política era ser independiente. Ocurría en los partidos donde fichar para unas listas, o para un cargo de responsabilidad, a una persona no afiliada y con un cierto prestigio en su ámbito profesional o social era un logro por el que todos se felicitaban. Se decía que una lista de estas o de las otras elecciones estaba más completa y brillaba mucho más cuando aparecía un nombre conocido por ser un buen empresario, un artista popular, un ser humano implicado en acciones de ayuda social, etc., que no militaba en ningún partido.

     

    Desde hace años, las listas a las elecciones vienen definidas por unos seres humanos que ya nos suenan familiares a todos por estar o haber estado en esta función política o en la otra. En esta Región, pongamos por caso, el baile de los mismos nombres de siempre llega a agotar al más templado. En absoluto quisiera yo mostrar aquí un desprecio por la experiencia, pero fatalmente aburrido queda el encontrarte que los que estaban por aquí siguen por aquí, y uno o dos que estaban por allá aparecen por acullá. Nadie parece plantearse ya aquellas ideas que estuvieron tan de moda cuando, en una reunión de responsables de un partido, se decía: ‘deberíamos buscar a alguien que supiera de agua, alguien que conozca a fondo el tema en esta Región y mandarlo a Madrid a que lo explique en el Congreso, pero no desde la perspectiva partidaria y convenientemente política, sino desde la experiencia y el conocimiento de la gestión del asunto’. Y quien habla de agua, habla de Cultura, habla de comunicaciones, habla del mundo empresarial específico de Murcia, como la exportación, la oferta turística o la agricultura.

     

    Quizás lo de los independientes se agotó por dos razones, una de tipo general: que los no militantes, por muy buenos que fueran en los suyo, no sumaban más votos a las listas que los de sus familiares y amigos, y no todos, y otra de tipo específico: que cada puesto que ocupaba un independiente era uno menos del que disponer los que hacían las listas para ellos mismos. Este caso, cuando se tienen perspectivas de pocos resultados positivos les resulta incluso absolutamente angustioso. ‘¿A ver si por poner a este aquí, no voy a salir yo?’ Ya ven ustedes: muy angustioso.

     

    Y en los que detentan la mayor parte del poder, o están a punto de lograrlo, aunque haya mucho que repartir, también es cierto que hay muchas boquicas abiertas que saciar. El mantenimiento de la paz en un partido político, el que nadie salga echando los pies por delante y que congresos y asambleas se conviertan en una balsa de aceite para los dirigentes está basado últimamente en que cada uno haya recibido lo suyo, y, a veces, hasta lo de sus parientes y deudos. Aún así, algunas de esas boquicas, que han estado convenientemente alimentadas durante lustros, cuando se les ha apartado de su cosa, van por ahí echando pestes de sus líderes porque hay gente que se vuelve realmente insaciable.

     

    Algunos de los designados llegan a tal grado de agradecimiento que se pasan besándole el culo al líder y llega un momento en el que éste debe apartarlos porque le hacen moratones con tanto beso. Está claro que eso no ocurriría con independientes, pero, ya les digo, están absolutamente pasados de moda, así que el que quiera estar que milite, y, si no, que le vayan dando con lo de la independencia.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook