Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 20
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pintando al Fresco: Es lo que hay

    La crisis esta, a la que Dios castigue con todas las penas posibles en los infiernos de todas las religiones (a sus responsables, quiero decir), ha creado dos tipos de afectados en nuestro país: los que se han hundido en la miseria, imposibilitados por su carácter, o por las circunstancias que los rodean, para desenvolverse en este nuevo y espantoso mundo del paro, que va, desde el aguante de los primeros meses, con los subsidios o las ayudas de la gente cercana, hasta los desahucios, los comedores sociales y los bancos de alimentos, recorriendo toda la gama de putadas posibles. El segundo lo compondrían los que intentan luchar, los que no se han rendido ante las adversidades que están sufriendo y tratan de buscarse la vida, a la caza de cualquier empleo, sea parcial, total, legal, en la economía sumergida o en la emergente; en cualquier oficio, aunque no tenga nada ver con el suyo, sea manual o intelectual, bien pagado, mal pagado o sencillamente explotado. Son los que suelen dar esta respuesta cuando te interesas por su situación: ‘Es lo que hay, hermano’.

    Entre los luchadores hay muchos que han tomado el camino de hacerse ‘autónomos’, o se han convertido en los así llamados ‘emprendedores’. Los autónomos son unas señoras y unos señores que pagan cada mes alrededor de 250 euros al Estado, ganen ellos lo que ganen, es decir: tengan o no tengan trabajo o beneficios suficientes para pagar esa cuota. Si uno se pone enfermo y el médico le da la baja, recibirá un subsidio de 400 euros mensuales, pero, ojo al parche, ha de seguir pagando su cuota de los 250, así que, para vivir, si está el pobre en la cama, o en un hospital, y no puede trabajar, le quedan unos 150 euros. Hay otras situaciones colaterales en las que no entraré por falta de espacio, pero, al menos, citaré una que sé provocará en los autónomos que lean esto un gesto de asentimiento y una sonrisa algo amarga: ellos facturan y cobran el IVA que han de ingresar cada trimestre, pero, como suelen ir tan apretados por retrasos en el los cobros de las facturas y otras historias, muchos se gastan ese IVA en sobrevivir, y, cuando llega la hora de pagar, han de aplazarlo, con los gastos extras que eso supone. En fin, que suele ser duro ejercer de autónomo.

    Por otro lado, están los emprendedores: en pocas palabras, los que idean una posibilidad de negocio y lo ponen en práctica. Pocas personas son más dignas de admiración que ellos porque hay un dato estadístico con el cual se han de enfrentar desde el principio: solo el 17% de estos valientes tiene éxito. Ustedes lo habrán visto igual que yo: pequeños comercios que abren, bares, peluquerías, sucursales de una firma, academias de esto y de lo otro, cosas ideadas desde y para Internet, etc. etc. En una misma calle, abren unos llenos de ilusión y cierran otros tras unos meses decepcionantes. El primer reto al que han de enfrentarse estos emprendedores es la Administración, conseguir licencias y certificados, pagar tasas, ir de un lado para otro buscando el papel, el famoso papel, que les hace falta. Cualquier posibilidad de encontrar financiación en un banco es una pura entelequia, así que suelen invertir lo que tengan, ellos y, a menudo, sus familias en el soñado proyecto. Muchos se meten en actividades que no conocen, pero el valor no les falta, aunque la realidad suele ser esa del 17% de éxito.

    Y, ante este panorama, ¿qué hace nuestro Gobierno actual? ¿ayuda?, ¿promueve?, ¿libra de impuestos a los que empiezan?, ¿toma medidas para facilitarles el camino?, ¿cambia la situación de las bajas de los autónomos, que es sencillamente sangrante? En pocas palabras: sienten estos hombres y estas mujeres que tienen detrás una Administración que los apoya, como ocurre en Francia, en Alemania, etc?

    Una leche sienten. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook