Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 17
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pintando al Fresco: Cuenta de gastos

        No sé si ustedes habrán trabajado alguna vez para una empresa teniendo entre las condiciones de ese empleo la de poder presentar una cuenta de gastos que les sería abonada mediante la presentación de las facturas correspondientes, por ejemplo, los gastos de un viaje realizado por gestiones para esa firma. Yo sí he estado en esas circunstancias. Durante doce años presté servicios a una entidad que me hacían viajar a menudo a distintas ciudades de España. Cuando esto ocurría, y yo tenía que ir a Santander, por ejemplo, y ellos me proporcionaban los billetes de avión, o de tren, me buscaban los hoteles donde iba a pernoctar y me entregaban la documentación correspondiente. Después del viaje, yo presentaba las facturas de los gastos que había tenido: comidas, taxis o alquiler de coche, etc., y ellos me lo abonaban en mi cuenta del banco.


        A veces, no presentaba ciertos gastos, por ejemplo un bocadillo o un café que me había tomado en un aeropuerto, porque me daba vergüenza pasar una factura de dos o tres euros. Un día comenté esto con un directivo de la empresa, y él me dijo: ‘Tú haz lo que quieras, y allá tú y tus apuros, pero yo, cuando viajo para la empresa, si ceno un bocadillo, paso el gasto’. Desde entonces, hice lo mismo, pero quiero reseñar aquí, que en los doce años que realicé ese trabajo, presenté centenares de tickets y facturas y nunca me llamaron de los servicios económicos de la empresa para decirme que un gasto había sido excesivo, o que no estuviera lo suficientemente justificado. Nunca.


        Escribo esto aquí hoy porque estoy absolutamente asombrado ante lo que se ha publicado sobre los directivos de Bankia y sus famosas tarjetas negras. ¿Cómo pudo Rafael Blesa pasar un gasto de 10.000 euros en vino a la entidad donde trabajaba? ¿Y los demás? Un tal Rodríguez - Ponga cargó a esa cuenta un viaje por Navidad de 25.000 euros. Otro, José Antonio Moral Santís, sacó 365.000 euros en efectivo de los cajeros automáticos, y, dado que estos no dan cantidades muy altas, podemos intuir la cantidad de veces que tuvo este hombre que ir al cajero. Por ejemplo, sacando 100 euros diarios, estuvo obligado a meter la tarjeta en la ranura todos los días durante diez años, domingos incluidos; si sacaba 200, cinco años, y así sucesivamente. El caso es que, a 500 euros, que sería el máximo, tuvo que hacer viajes al cajero casi setecientas veces. Qué lata, ¿no?


        En total, Blesa cargó 436.000 euros a esa cuenta; el tal Moral (qué apellido tan mal llevado) 456.000; Otro, que se llama Morado (este apellido ya le va mejor por cómo se puso) 450.000, de los que 360.000 también los sacó en efectivo de los cajeros (otro yendo y viniendo al cajero a diario), y así hasta sumar los quince millones de euros que esta gente se llevó de rositas, y encima sin declarar nada a Hacienda porque en Bankia contabilizaban este dinero en la cuenta de ‘Quebrantos’, que es la de pérdidas por impagos y cosas así.


        Ahora alguna de esta gente anda dimitiendo por ahí, otros ponen excusas peregrinas como la de que ‘hacían lo que les habían dicho que hicieran’ y la expresión: ‘qué poca vergüenza’ es la más repetida por los españolitos estos días. Cuántos, como yo, le habrán dado vueltas a una cuenta de gastos antes de entregarla, por si acaso había algo que pudiera provocar que alguien pensara mal, mientras este atajo de presuntos delincuentes buscaban la forma de robar un poco más cada día.


    Tienen que devolver hasta el último céntimo, tienen que tener un castigo ejemplar porque nuestra capacidad de aguantar corruptos está totalmente superada. Es que ya no podemos más.
       
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook