Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 17
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pintando al Fresco: Comenzando el curso

        Por allí va una madre camino de la tienda de deportes. A su hija le falta la camiseta de gimnasia y en el colegio le han dado la dirección a la que ha de acudir porque solo la tienen allí. Un tal Juan, empleado en una gran superficie, que tiene dos hijos en edad escolar, está comprando los libros de Lengua y Cono, que se habían agotado, y los críos iban a clase preocupados y nerviosos. La arrancada de curso le ha salido por más de cuatrocientos euros y él también está nervioso. No se queja porque gana algo más de mil euros. ‘Otros están mucho peor’, piensa.


        Los padres de Elenita, que comienza 1º de Derecho, están firmando el contrato de alquiler del piso que su hija va a compartir con dos amigas. Viven en Mula, y, aunque al principio pensaron que la nena podía ir y volver cada día, al final, han decidido que se quede en Murcia, porque ella ha dicho que, a lo mejor, pierde mucho tiempo en los viajes y no puede estudiar lo suficiente. El padre está algo mosqueado porque el novio de la chiquilla también se viene a la universidad, pero la madre lo ha tranquilizado con la frase: ‘no te preocupes: ella tiene mucho conocimiento’, y ha accedido. Entre matrículas, libros, ropa y otras cosas, se les ha ido un pastón, pero fueron precavidos y su hija tiene una libreta de ahorros, desde que hizo la primera comunión, donde han ido metiendo algo de dinero para cuando llegara este momento de la universidad. Así que están más o menos tranquilos.


        Juana se dirige en este momento a Cáritas. Va a pedir ayuda para el comienzo de curso de sus tres hijos. En el colegio, le han proporcionado casi todos los libros, porque tienen un ‘banco’ donde, cada curso, los alumnos que terminan dejan sus libros usados. Pero necesitan más cosas: una mochila, material escolar, etc., y, con los cuatrocientos euros que entran en la casa cada mes de la ayuda estatal, no llega para nada. Paco, su marido, está en el paro ya cinco años, y aunque hace chapuzas y pequeñas tareas en la economía sumergida, si no fuera por Cáritas y los bancos de alimentos, estarían en la calle pidiendo limosna. Ella también limpia un par de casas a la semana y va sacando algo. Si consiguen la beca de comedor para los críos, seguirán tirando. ‘Es lo que hay’, dice Juana.


        Pedro, que es médico de familia en la Seguridad Social, está en su despacho. Ha acabado de ver a los treinta y ocho pacientes que tenía esta mañana, y se ha puesto a sacar cuentas. Mari Paz, su hija, comienza segundo curso de Medicina en la universidad privada – no le dio la nota para entrar en la pública – y cada mes la cosa le cuesta un pastón. Él y su mujer han suprimido los viajes, las salidas a cenar, y han recortado en todo, pero es que este año, Pedro José, su hijo, que está en segundo de bachiller, en el instituto, necesita preparar el inglés a fondo, y, en verano, lo quieren mandar a Irlanda un mes. Han pensado que no tiene más remedio que mejorar el idioma, que hoy es absolutamente necesario. Hay que añadir a los gastos habituales la clase de inglés. ‘No voy a tener más remedio que buscar algo por las tardes. Con esto solo, no me llega de ninguna manera’, piensa.


        Paco, al que solo le faltan veinticinco créditos para acabar Económicas, está sirviendo copas en el pub donde trabaja. A la vez que prepara un gintonic, piensa que este año lo tiene mejor que el pasado en el restaurante porque trabajar de noche le quita menos tiempo para asistir a clase y para estudiar. Además, aquí se liga mucho más. ‘Esa rubia cae esta noche’, piensa mientras la mira. Está contento, aunque perdió la beca el año pasado, porque está consiguiendo hacer la carrera pidiéndoles muy poco a sus padres. Tiene tres hermanos menores, y entra solo un sueldo, mediano, en la casa.


        En su despacho, el ministro Wert está pensando en el curso académico que comienza con su ley. De pronto, recuerda a sus hijos: lo que van a hacer este año, lo que estudia cada uno. Todo está solucionado. Sonríe tranquilo.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook