Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 05
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Entrevista a Alberto Garre: Y, ¿quién es él?

           
        Imaginaba yo, en mi ignorancia, que este año que queda de legislatura iba a ser, a nivel político regional, una maratón entre Juan Carlos Ruiz y Pedro Antonio Sánchez para ver quién llegaba antes y en mejores condiciones físicas, mentales y de apoyos en su partido a la meta de la nominación para encabezar las listas del Partido Popular en la Región de Murcia, y, Alberto Garre, un presidente de transición que aceptaba el papel que la historia le había reservado como ocupante del sillón de San Esteban, durante un año, templando gaitas, templando ánimos y templando un poco a los dos jóvenes candidatos antes citados no vaya a ser que acaben resolviendo quién es el elegido en un duelo al amanecer.


        Pero, una vez más, y, como casi siempre, en política no doy una. Ya Garre había dejado caer por ahí que él, de presidente bisagra, nada, pero es que ayer, cuando le pregunté si optaba seriamente a ser él el próximo candidato, me contestó: ‘¿Pero, es que tú también eres de los que opinan que, porque tengo sesenta y dos años, soy viejo para el puesto?’, a lo que yo me apresuré a responderle que no, que yo soy mayor que él, que casi podría ser su padre, y sin embargo me encuentro activo y en buena forma, a nivel de cabeza, que de otras cosas ya habría que discutir.


        Pero es que, además, antesdeayer, se fue con su mujer a una tienda y se compró un traje nuevo, y, oiga, eso sí que es un síntoma de que opta, porque hacía ocho años que no ocurría semejante acontecimiento en la vida del ahora Sr. Presidente. Que se iba arreglando el hombre con los que tenía. Enterado de esto, le dije que, ya que estaba, también podría haberse comprado unas corbatas, porque nosotros, los del pueblo, acostumbrados a las muy coloridas corbatas de Valcárcel, vemos también la necesidad de que Garre cambie de estilo en este capítulo, y se quite las que lleva, que no sale del fondo azul marino, o gris oscuro, con unos puntitos blanquecinos que no colaboran a resaltar el parecido de nuestro presidente con Sean Connery , al que creo que le puede sacar más partido, sobre todo en los carteles electorales, si es que él fuera el candidato.


        Pero no seguiré hablando más de la imagen del nuevo líder, si no me pagan, y ahora voy a referirme al talante, que parece eso del talante es una exclusiva de Zapatero, y aquí tiene talante hasta el gato. Alberto Garre ha sido siempre una persona amable y educada, y, en la semana que lleva en esto de la presidencia, todavía no ha cambiado. Aunque llegamos a entrevistarlo a la una de mediodía, y estuvimos hasta pasadas las dos y media, no presentó síntomas de querer mandarnos a tomar viento, y eso que llevaba en el cuerpo siete horas de trabajo (cuando nos atendió a nosotros acababa de terminar una reunión con empresarios y sindicatos) y la tarde la tenía completa.


    El flamante Presidente está defendiendo sus hábitos y costumbres como puede,  aunque, claro, el día anterior había estado en Mula tocando el tambor hasta las tantas, y eso no lo hacía antes.    Pero, sea la hora que sea cuando acaba, a mediodía, se va a comer a su casa – ayer, cocido, que, dice, a su mujer le sale buenísimo -. Él es de salir a andar, a diario, durante una hora y media, y, al menos, está tratando de escaparse una hora, y, digo escapar, porque, si puede, se va sin séquito, como lo ha hecho siempre, por las zonas en las que la gente anda en la ciudad de Murcia, saludando al personal que conoce, como uno más. Al decirle que había miembros en el anterior equipo de gobierno que, últimamente, parecían estar huidos y no se les veía por ninguna parte, me respondió excusando a Valcárcel, porque, con lo de Europa y tal, no tenía tiempo para ir al supermercado, ni para tomarse un café en la plaza de las Flores, pero que él, en lo posible, sí seguiría tomándoselos, en esa plaza, donde cualquier ciudadano ha podido verlo, habitualmente, hasta ahora.


        Pero, miren, un hombre que, de pequeño, viajaba con su padre y sus dos hermanos en un Biscuter (el que no sepa lo que es que lo busque en Internet), desde Balsicas a Archivel (cinco horas tardaban en aquel vehículo por las carreteras de la época) a mí me merece bastante confianza. Y lo que es seguro es que sabe cómo están las cosas de mal en esta Región (yo le recordé algunas: los niños con problemas de alimentación, la falta de trabajo, de perspectivas para los jóvenes, etc.) y él insistió una y mil veces en que el gran problema es el paro, y que va a dedicar hasta el último esfuerzo a luchar contra esa lacra. Ya veremos.   


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook