Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 17
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crónica de un instante: Reacciones

        No me gusta nada la idea de darles a ustedes el día con esta foto, pero me impresionó tanto el verla que he decidido ponerla aquí. Es cierto que la escena nos llega desde bastante lejos, de Uruguay, y que la situación raramente se daría por estas tierras. Los sudamericanos son más temperamentales que nosotros y suelen tomarse las cosas más a la tremenda, como este señor, que, perdido su trabajo en una compañía de autobuses y agotados los medios legales para conseguir su readmisión, decidió, en compañía de otros, clavarse en una cruz y coserse con alambres la boca como protesta por su despido.


        Pero, aunque en España no se den estas situaciones, – aquí a lo máximo que llegamos es a una huelga de hambre, a quemar algunos contenedores o a apedrear unos cuantos bancos – de estos crucificados por el paro, tenemos cinco millones y creo necesario que no olvidemos que siguen ahí, muchos de ellos sin esperanza de encontrar trabajo. Más de dos millones no tienen ya ayuda alguna del Estado, y tres millones de sus hijos están bajo el umbral de la pobreza. En estos momentos, en los que algunos políticos tratan de vendernos que nuestra economía está subiendo como la espuma, es menester que no perdamos la perspectiva de que el gran problema de nuestra sociedad es el paro: los despedidos porque han cerrado sus empresas, y los que no han podido siquiera comenzar a trabajar porque no han encontrado dónde.


        Como les decía, aquí no suelen crucificarse, pero muchos si se desesperan, cogen unas depresiones de caballo, se hacen alcohólicos, delinquen de alguna manera no muy excesiva trabajando en lo que encuentran, en la economía sumergida, haciendo algo de contrabando, o robando un poco. El año pasado, un hombre de mi barrio me dijo un día: ‘cuando me veo robando melones por la noche en el campo de Cartagena es que no me reconozco, yo que era incapaz de quedarme con nada de nadie’. Hace tiempo que no lo he visto, así que no sé seguirá con eso, estará en la cárcel, o habrá encontrado algo para poder darle de comer a su familia sin tener que robar.


        Estos días una ONG está haciendo una campaña para recoger material escolar para los niños a los que sus padres no pueden comprárselo. Quizás lo hagan para evitar que algún padre, avergonzado de no poder ofrecerle a su hijo ni siquiera eso, se ponga a robar melones. Porque hacer lo que ha hecho el de la foto, aquí no creo que ocurra.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook