Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 03
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crónica de un instante: Paisaje urbano

        Es por la mañana en un pueblo o ciudad turística de nuestra costa. Los veraneantes, extranjeros que han venido para quince días, jóvenes de fin semana, matrimonios con hijos pequeños que pasan sus vacaciones por aquí descansan. Todos duermen porque han trasnochado, unos de juerga en discotecas y bares, otros viendo en la tele hasta altas horas de la noche partidos de fútbol o películas de medio pelo porque no hay que levantarse temprano.
        Pero a algunos sí se les puede ver en la calle. El hombre del banco está en el paro. Perdió su trabajo hace más de un año y no ha encontrado nada, pero, aún así, sigue levantándose temprano, como lo ha hecho toda la vida, y se va a la calle, aunque sea a sentarse en un banco y a charlar con alguien que se encuentre. Fíjense ustedes en su ‘torpe aliño indumentario’: polo de rayas para un lado y bañador de rayas para el otro, zapatos de cuero y calcetines. Está claro que se ha puesto lo primero que ha encontrado, que nada le importa su aspecto exterior. Bastante tiene con lo que tiene encima.


        El barrendero, sin embargo, va perfecto: uniforme completo, chaleco reflectante, guantes y cómodos zapatos deportivos. Es un profesional. Si observan ustedes el suelo que acaba de barrer verán que es una persona concienzuda y que ha hecho un trabajo de primera clase. Todo está como los chorros del oro, y ahora puede pararse a charlar un rato con los conocidos del barrio.


        Al joven inmigrante de la bicicleta le va bien. Llegó hace diez años, en patera, con su madre, y ella trabaja en una empresa de lavandería, con contrato y papeles. Él estudia en el instituto, tiene un curro por la noche repartiendo pizzas en esa bicicleta y se ha comprado un smartphone con el que va siempre conectado a través de los auriculares. Oye mucha música de su tierra porque la echa de menos. Cada verano, él y su madre viajan a ver a la familia. Su padre murió, y por eso se vinieron a España él y su madre, a la desesperada, pero han tenido suerte.


        Tengo dudas sobre la mujer del fondo. No sé si va a misa o a trabajar. Y me he dejado para el final lo mejor de la fotografía. El niño que está detrás del hombre del banco. ¿Han visto ustedes qué cara tan bonica tiene? Se parece a uno de mis nietos.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook