Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 02
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crónica de un instante: Lo bien hecho

        Hay por ahí un dicho inglés que es, más o menos, como sigue: ‘Si merece la pena que algo se haga, es que merece la pena hacerse bien’. Se refiere a las cosas que se hacen por los demás, los cargos o encargos que pueden llegarte en la vida, que durarán un tiempo, y que luego dejarás, porque se acaban, o  para que otro lo continúe. Este tipo de trabajos, a veces, tienen un reconocimiento inmediato, y otras se quedan como latentes en el tiempo y luego reaparecen muy vibrantes en algún momento de la historia. En España, esto suele ocurrir a la muerte del que hizo aquello bien hecho porque merecía la pena hacerlo.


        Adolfo Suárez llevó a cabo uno de los encargos más importantes de la historia de España de todos los tiempos: convertir aquella repugnante dictadura en la que vivimos 40 años, en una democracia. El rey Juan Carlos fue el que le pidió que lo hiciera y él creyó que merecía la pena hacerlo bien, aunque le costara, en unos pocos años, salir de la política española por la puerta de atrás, lleno de reproches que venían tanto de la derecha como de la izquierda. Durante un tiempo, el silencio lo rodeó, pero, poco a poco, a lo largo de los años, su figura fue adquiriendo grandeza hasta llegar a este momento de su muerte en el que se le está haciendo el gran reconocimiento que su trabajo merece.


        La figura de Suárez se agiganta ahora aún más, por puro contraste, cuando tenemos a unos políticos enfrentados, incapaces de llegar a acuerdos en nada, encastillados en sus ideas, con un desprecio casi total a las aspiraciones y necesidades de los ciudadanos, gobernando solo para una parte de la sociedad, para los mercados y para los grandes intereses económicos. Así que este primer Presidente de la democracia, que consiguió sentar a todos en una mesa y hacer que cada uno cediera algo para lograr ese todo que pedía el pueblo, nos parece aún más grande, aún más importante. Y sentimos su pérdida.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook